Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 27 2 2005 ABC ÁLVARO DELGADO- GAL RIÑA EN EL OASIS o pude ver por televisión a Maragall y compañía durante el debate autonómico a propósito del Carmelo. Lo lamento, porque hay cosas que sólo se entienden hasta el fondo, sólo se atrapan del todo, por medio de los ojos y los oídos. Sea como fuere, lo que nos ha llegado a través de la prensa es impresionante. Apretado por el escandalazo del Carmelo, el President desplazó responsabilidades y se refirió al 3 de comisión ilegal que debían apoquinar los contratistas a CiU. Mas replicó que boicotearía el Estatuto si Maragall no rectificaba. Y Maragall rectificó. Jornada bochornosa, tristísima, para Cataluña. Desde la perspectiva del nacionalismo catalán, el Estatuto en ciernes equivale a una Constitución. A una puesta de largo de las libertades catalanas. Ello ha conducido a más de uno a establecer analogías retóricas con la Constitución americana, y cosas por el estilo. ¿Imaginamos a George Washington y Thomas Jefferson haciendo almoneda de la Constitución por un asunto de dinero o prevaricación administrativa? Me parece que no. Algo anda mal en Cataluña. Y no de repente, sino desde hace muchos años. Lo que anda mal en Cataluña no es la sociedad civil, por muchos conceptos admirable, sino la política. La política ha sido en todas partes y en todo momento, lo mismo en Suiza que en el Paraguay, la lucha por el poder. En los regímenes despóticos, ésta se salda con muertes o cooptaciones sigilosas. En las democracias, la ceremonia cruenta se ritualiza y ya no hay cadáveres, sino bajas en el proceso electoral. Al tiempo, se sujeta a los poderosos activando el mecanismo de la responsabilidad pública. Ser públicamente responsable, equivale a someter la propia conducta a una serie de controles. El que no supera los controles, esto es, el que miente, engaña o roba, se tiene que ir. Por supuesto, el aparato judicial integra un factor imprescindible de la supervisión democrática. Pero no el único ni, si me apuran, el principal. En materia judicial, se es inocente mientras no se haya demostrado lo contrario. En materia política, puede que se sea culpable en tanto no se pueda acreditar que se es inocente. La percepción final de culpabilidad o inocencia se produce por acumulación de percepciones parciales, propiciadas por una prensa libre o por los avatares del juego partidario. Existe siempre el riesgo, claro es, de que el proceso se desmande. Si la prensa es sectaria y falaz, o los partidos subordinan la verdad palmaria a sus tácticas a corto plazo, será inhacedero dar un paso sin que estalle una mina enterra- N da en el suelo. La vida política, con todo, no estará a la altura que exige una democracia si no se admite un grado considerable de discrepancia y energía crítica. La democracia, incluso la democracia bien llevada, parecerá por definición una jaula de grillos al nostálgico de las dictaduras o de los regímenes autoritarios. Es esta pugnacidad dentro de límites razonables, es esta capacidad para mantener el equilibrio sobre un suelo en movimiento, lo que se ha echado en falta en Cataluña desde que empezó la democracia. El sesgo oligárquico de la política en Cataluña ha sido anormalmente pronunciado. Ello se explica por razones varias. Obviamente, la larguísima hegemonía convergente. Pero hay otras circunstancias agravantes. Quizá, la conciencia histórica de constituir una comunidad distinta, entorpecida o como neutralizada por un enemigo exterior: Madrid. En habiendo un enemigo exterior, ya se sabe, es siempre cuestión de lavar los trapos sucios en casa. Y también ha intervenido decisivamente la naturaleza bifronte del PSC. El voto socialista procede de los inmigrantes de primera o segunda generación, pero la cúpula se nutre de burgueses nacionalistas o criptonacionalistas. Ello ha suavizado tensiones civiles. En el contexto ya preterido de la lucha de clases, lo natural habría sido que el socialismo catalán reivindicara los derechos del inmigrante frente a los intereses de los estratos oriundos y propietarios. Lo que al cabo sucedió, fue una sublimación del enfrentamiento a través de un pannacionalismo transversal. Con costes, claro está. La masa latente y sin voz política de los inmigrantes se convirtió en el gran secreto de familia catalán. La omertá partidaria velaba, y a la vez ignoraba, la sociología real de la región. En este escenario, la libertad política ha estado sometida a condicionantes estrictos. Se ha disfrazado la situación enojosa hablando del oasis catalán. Por las trazas, semejaba que hubiese un gen de civilidad y tolerancia que había beneficiado a los catalanes en la misma medida que escaseaba en Castilla o, muy especialmente, en el rincón vascongado. La propia Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) durante el debate del plan Ibarreche en el Congreso, contrastó la discordia vasca con la unanimidad catalana. El jueves, penetró un soplo de aire polar en este clima idílico. El pasteleo sistemático se paga. La connivencia sistemática genera opacidad, y la opacidad crea espacios recónditos e incompatibles a la larga con la higiene democrática. Simancas, Zapatero y Blanco, durante la cena- mitin de ayer en Madrid EFE Zapatero dice que luchará contra el beneficio ingente de la corrupción urbanística Arremete contra la especulación en el suelo de Madrid pero elude la acusación de Maragall a CiU b El jefe del Ejecutivo entra en pre- campaña anunciando el triunfo del PSOE en el País Vasco para la convivencia y el entendimiento y en Galicia, para el futuro y la modernidad MANUEL MARÍN MADRID. Justo un año después de que el PSOE abriera en Madrid la campaña electoral que le dio el triunfo el pasado 14 de marzo, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reunió en Madrid a un millar de militantes en una cena- mitin ante quienes no sólo agradeció su esfuerzo por el triunfo del sí europeo, sino que reivindicó como un éxito su acción de gobierno en este primer año de mandato. Y entre el repaso de logros, dos mensajes: uno, un compromiso expreso para luchar contra la especulación urbanística y los beneficios ingentes de unos pocos a cargo de las comisiones ilegales; y dos, su garantía de que el PSOE ganará las próximas citas electorales con un cambio por la convivencia y el entendimiento en el País Vasco, y por el futuro y la modernidad en Galicia. Para explicar su primer compromiso, Zapatero aprovechó que el secretario general del PSOE en Madrid, Rafael Simancas, le había dado pie antes con ataques directos a la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, a quien acusó abiertamente de promover un urbanismo especulativo y co- rrupto provocando la dimisión del alcalde de la localidad de Majadahonda después de haber adjudicado una parcela urbanizable a una constructora en detrimento de otra que, según el PSOE, estaría avalada por Aguirre. Zapatero, que en ningún momento se refirió expresamente a la crisis generada en Cataluña por las acusaciones contra CiU a cuenta del tres por ciento de comisiones por cada obra pública adjudicada, ni tampoco desautorizó a Pasqual Maragall, sí aludió en cambio al caso concreto de Majadahonda. Tras afirmar que apoyará al Gobierno de Madrid en proyectos positivos como la candidatura olímpica, el problema generado por el incendio del edificio Windsor o la llamada operación Campamento de vivienda protegida, sostuvo que no apoyaré la especulación, ni que el suelo de Madrid se utilice para beneficios ingentes de unos pocos para que la gente no pueda acceder a una vivienda. Ni en Majadahonda, ni en ningún sitio El resto de su intervención durante la cena- mitin a los militantes sirvió para que Zapatero agradeciese al PP su trabajo en el referéndum por el sí y que lo hiciera, dijo irónico, con entusiasmo desbordante y para presumir de balance por haber cumplido las primeras promesas electorales al retirar las tropas de Irak, aprobar la Ley de Violencia de Género, regularizar la inmigración, subir las pensiones, volver al corazón de Europa o hacer de RTVE un ente no gubernamentalizado