Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 2 2005 15 Garzón, partidario de una comisión de la verdad sobre crímenes contra la humanidad del franquismo Tres marroquíes muertos en Murcia al estrellarse con el coche en el que huían de una patrulla policial nidos por integrar grupos de apoyo a ETA encargados de llevar a cabo la estrategia de la kale borroka Con vigor cívico contagioso el Foro de Ermua presentó su campaña En Euskadi no estamos todos Pretende aglutinar a los más de 300.000 vascos expulsados de su tierra Segunda prueba: la financiación En un zulo de la fábrica Sokoa, en Hendaya, donde ETA ocultaba su contabilidad la Policía francesa encontró datos sobre la financiación de la banda a sus tramas políticas. En el escrito de acusación, el fiscal del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra la trama juvenil se hace eco de una partida de dinero que destinó la banda a Jarrai y cuyo documento aporta ABC. Se trata de un presupuesto mensual que incluía sueldos de 160.000 pesetas a cuatro jarraitxus que trabajaban como liberados así como de 120.000 pesetas a otros tres captados después. Para la infraestructura de la organización juvenil, que incluía pufos material interno y propaganda, ETA destinaba 120.000 pesetas. Asímismo, había una partida de 700.000 pesetas para la adquisición de un coche. En resumen, se indicaba: gasto mensual: 400.000 pesetas una entrega fija: 700.000 pesetas Fernando Savater, Mapi de las Heras, Mikel Buesa, Mikel Azurmendi y José María Calleja en el acto de ayer en Madrid Tercera prueba: las amenazas Portavoces de Jarrai como Ana Lizarralde, David Plá, Joseba Camio o Mikel Zubimendi se han prodigado en amenazas a funcionarios de prisiones, ertzainas, políticos o periodistas, con advertencias como donde las dan, las toman si quieren guerra, la van a tener o la juventud no está en tregua En enero de 1999, Jarrai envió cartas a varios concejales del PP del País Vasco con la amenaza: Hoy más que nunca estás en nuestro punto de mira Por otra parte, en abril de 1998 esta organización juvenil tomó el pueblo de Oyarzun para realizar una akampada de jóvenes. Durante varios días algunos de los asistentes extorsionaron a comerciantes y hosteleros del municipio. Tras la denuncia, el portavoz Plá aseguró que por encima de los perros con pistolas se volverían a reunir al año siguiente. La diáspora denuncia un censo vasco mermado por ETA y el nacionalismo TEXTO: B. TORQUEMADA FOTO: EFE Cuarta prueba: la devoción por ETA El 1 de septiembre de 2000, el portavoz de Haika, Igor Suberbiola, declaraba al periódico alemán Die Welt que las acciones de ETA son la respuesta a la violencia estructural del Estado y que ETA crea las condiciones marco para la implantación democrática de nuestro derecho a la autodeterminación Como remate, añadía que es legítimo y comprensible que algunos se decidan por la lucha armada en referencia a la incorporación de jarraitxus a la banda terrorista. MADRID. La convocatoria de ayer en la Casa de América fue sólo el comienzo. El manifiesto leído por el antropólogo Mikel Azurmendi en nombre de la Diáspora Democrática Vasca trasladó a los medios de comunicación la determinación de organizar un movimiento cívico frente a ese plan Ibarretxe que invoca una voluntad popular mermada y deformada tras la marcha forzosa de miles de ciudadanos, 300.000 según el Foro de Ermua. Con las víctimas de ETA en primera línea de su declaración de intenciones, los convocantes denunciaron una vez más la perversión del Estado democrático en el País Vasco, convertido hoy en un estado de excepción nacionalista La estigmatización po- lítica y social de los no nacionalistas, la falta de libertad y la conculcación sistemática de su derecho a circular libremente por el territorio español fueron algunas de las cuestiones enumeradas con concisión y contundencia. Pero, sobre todo, ante las elecciones autonómicas y la anunciada consulta popular sobre el plan secesionista, el manifiesto hace hincapié en que el censo electoral vasco ha sido gravemente alterado por procedimientos terroristas y coactivos, lo que afecta de raíz a todo el proceso político Un dedo en la llaga de las palabras del lendakari cuando habla de los vascos y las vascas ¿Qué vascos y qué vascas? Desde luego, el auditorio, ayer, estaba a rebosar de muchos Quinta prueba: ETA como padrino El 23 de abril de 2000, durante un mitin de Haika celebrado en la localidad vasco francesa de Cambo, se difundió un comunicado en el que la banda quería dar ánimos a estos jóvenes que son los retoños del movimiento abertzale y luchan también por la independencia del País Vasco El mensaje fue recibido con gritos de gora ETA mientras dos encapuchados exhibían una pancarta de la banda. y muchas a quienes no se da vela en el pretendido entierro de España. Entre los intervinientes, Ramón Martínez Arocena, guipuzcoano con plaza de aparejador por oposición en el Ayuntamiento de Rentería, quien tuvo que dejar el pueblo por no plegarse a entregar cinco millones de pesetas a los extorsionadores etarras. Habló también el periodista José María Calleja de cómo los medios aventan los atentados pero no el goteo de exilios forzosos, que continúa. El profesor Joaquín de Paúl explicó que tuvo que dejar de ser decano en la Universidad del País Vasco por limitarse a ejercer su función con transparencia y no regalar el aprobado a etarras que no se presentaban a los exámenes. Jorge Knopf, que fue concejal del PP en Zarauz, expuso cómo aguantó en el cargo hasta que, tras el asesinato de su compañero y amigo José Ignacio Iruretagoyena, los etarras estuvieron a punto de volar el cementerio de la localidad con quienes honraban al difunto dentro. Fernando Savater recordó en qué punto nos hallamos: Cualquier elección en el País Vasco es a la iraquí. Se mata a la oposición y se le impide la normal celebración de sus actos Mikel Buesa, sentado junto a la viuda de Fernando Múgica, Mapi de las Heras, confió en que el referéndum no se llegue a celebrar: Sería una ilegalidad Detrás se dejó ver la ex ministra Loyola de Palacio. Por último, el profesor Carlos Fernández Casadevante expresó a ABC un deseo: Que los exiliados sigan empadronados en su ciudad o su pueblo. Es la clave