Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 La Entrevista DOMINGO 27 2 2005 ABC Viene de la página anterior Cuando empezó la guerra en Andalucía hubo un silencio sepulcral -Andalucía celebra el XXV aniversario de su autonomía. ¿Hay similitudes entre este 28- F de 2005 y el de 1980? -Hace 25 años, el constituyente había decidido asimétricamente que a la cornisa de vascos, catalanes y gallegos se les suponía el autogobierno que ya tuvieron en la II República. Los que nos quedamos en puertas entonces, estábamos en la segunda división. En 1980, empatamos el partido a los nacionalistas. Ahora, la cornisa pega otro tirón y nosotros contestamos que esta vez no se trata de empatar el partido porque nosotros tenemos los mismos derechos que ellos y carecemos de complejos. ¿Cree que hace falta hoy otro pacto de Antequera como el de 1978, cuando todos los partidos andaluces se comprometieron con la autonomía plena? -Sí, absolutamente. La autonomía andaluza pasa por una política de unidad de todas las fuerzas parlamentarias, con un acuerdo de máximos, no de mínimos ni de promedios. Y, ¡ojo! no vale correr. Aquí hay que mirar lo que hacen otros. Yo lo explico con la técnica de la olla y 17 platos. La olla tiene que dar para que coman 17, pero nadie está obligado a comerse un plato lleno. -Chaves y el PSOE- A dicen que no hay motivo de alarma para Andalucía en el actual debate territorial. ¿Se lo cree? -Sí. -Entonces, ¿a qué viene la plataforma Andaluces Levantaos -Andalucía está amenazada y no es algo que yo Felipe González sigue siendo un icono dentro del PSOE La gente en el Carmelo se preguntará: ¿es qué están de cachondeo conmigo? Faltan dimisiones Si hoy se habla de regularizaciones masivas es porque con el PP hubo ocho años de irresponsabilidad masiva zález ahora en el PSOE? Hay cosas en las que incomoda a la actual dirección... -Felipe González sigue siendo un icono dentro del PSOE. Fíjese que dice a veces cosas fuertes. Esto último de que es partidario de la descentralización del Estado, pero no de la centrifugación es fuerte, ¿no? La gente le escucha y entiende muy bien lo que dice. Felipe González ha sido siempre bastante claro. En la presentación de un libro del periodista de ABC Gonzalo López Alba dijo delante de Zapatero que no veía clara su alternativa y ahora sale con esto de la centrifugación. Ha dicho cosas muy fuertes... Y Rodríguez Zapatero las ha metabolizado con buen talante, como diría él. ¿Tiene claro el papel de los ex presidentes del Gobierno? A veces parece que no quieren perder ripio. -Lo que pasa es que se retiran demasiado jóvenes. En cualquier país del mundo hay presidentes que se jubilan a los 65 ó 70 años. Mire el caso de Aznar... Sinceramente creo que este asunto se maneja mal y produce desajustes. ¡Cuántos echan de menos a José María Aznar en el PP o en el centro- derecha! Yo no le echo de menos, pero me pregunto ¿qué hace por ahí? Y si me lo permite, diré también que creo que mete la pata porque está marcando una política desde una Fundación. Lo que me gustaría es que los presidentes llegaran a serlo con 50 años y acabar con 60. Parece que a los 48 son viejos de caerse y eso no es razonable. ¿Hay que negociar con ETA? ¿Con ETA? Con ETA hay que acabar policialmente y no vale ninguna oportunidad. Otra cosa sería que mañana nos levantáramos y viéramos a la dirección de ETA, no encapuchada sino a cara descubierta, diciendo: Esto se ha acabado Pero sin que salgan por delante entregando las armas, ¿nosotros tenemos que hacernos la pregunta de si vamos a negociar con ellos? ¿Pero qué tenemos nosotros que negociar con esa gente? Si son criminales. No se dialoga con nadie que mata. Cada vez que se negocia con ETA lo que ocurre es que se recupera. -Imagino entonces que no comparte que Batasuna acuda a las elecciones, algo que sí propugnan el PNV o un sector de los socialistas vascos. me invente. Eso no lo dice la Plataforma, sino el Gobierno de España. ¿Quién está preocupado, Rafael Escuredo o un ministro del Gobierno como Jordi Sevilla que va a Cataluña y les lee la cartilla? Además, el presidente del Gobierno ha matizado que la reforma estatutaria será en un marco de consenso y constitucional. Y Chaves, en su declaración, emblemática, de Navidad dijo que no iba a consentir privilegios. Suscribo todo eso y añado que las demás fuerzas andaluzas no lo van a consentir. La Plataforma surgió porque se masticaba el silencio. Cuando otras Comunidades ha- cían declaraciones que eran de guerra, aquí había un silencio sepulcral. Es fundamental que, por encima de lo que un político diga, la sociedad civil presione. Se dice que el poder tiene que estar cerca del ciudadano, pero cuando te abraza, te asfixia y se convierte en tu enemigo. -Me atengo a lo que dicen los jueces, no a lo que digan unos u otros. Claro que el PNV pide que los legalicen... para hacer el copo con los votos radicales también. Pero es que están ilegalizados y es un debate estéril. ¿La vía para resolver el problema de la inmigración pasa por las regularizaciones masivas? -Si hoy se habla de regularizaciones masivas es porque durante ocho años se ha jugado con ese tema a la irresponsabilidad masiva. Este asunto, como la Constitución o los Estatutos, tenía que haber pasado por un gran acuerdo entre los dos grandes partidos. Cuando estuvo el PP, no quiso llegar a un acuerdo con el PSOE. Y ahora, cuando se trata de normalizar esa situación, ponen el grito en el cielo. Lo lógico habría sido no echarse unos a otros los trastos a la cabeza y no perder ocho años. El PP incurre ahora en cinismo. ¿Tiene razón la Iglesia cuando dice que se siente perseguida? -No veo persecución. Me parece lamentable que se diga eso. La Iglesia española no sólo no es perseguida, sino que la sociedad no consentiría una persecución. La persecución es otra cosa. El Papa lo sabe porque la vivió en Polonia... pero decir que en España se persigue a la Iglesia me parece un despropósito. La Iglesia no sólo es respetada en España, sino que está privilegiada desde el punto de vista constitucional y además me parece muy bien. -Usted ha sido presidente de un Go- bierno autonómico y, además, dimitió. ¿Cree que lo ocurrido en el Carmelo requiere dimisiones inmediatas de primeros espadas? -Sin lugar a dudas. Más claro no sé decirlo. Primero, dimitir; luego abrir una comisión de investigación; y tercero, indemnizar. Me parece muy bien lo que ha hecho el Gobierno dando por adelantado unas ayudas. Pero que haya un conseller de la Generalitat que se ponga al frente de la manifestación... El verbo dimitir es saludable en democracia. No tendrá responsabilidad personal, pero sí política. Lo que pasa es que aquí no dimite nadie... La gente se pregunta y con razón: ¿es que están de cachondeo conmigo? Dimitir no es malo; lo malo es quedarse y que a uno lo abucheen cada día.