Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 27 2 2005 ABC RAFAEL ESCUREDO Abogado, primer presidente de la Junta de Andalucía y promotor de la plataforma Andaluces Levantaos Quien gobierne España no puede equivocarse con el País Vasco. Si se equivoca, lo jubilan Político, o ex político, como se define, Rafael Escuredo, primer presidente de la Junta de Andalucía, demócrata y socialista por principios vive a caballo entre Sevilla y Madrid a golpe de madrugones de avión o AVE y con su toga de abogado a cuestas. Muy vinculado en su momento a Felipe González y protagonista principal de la obra que concluyó hace veinticinco años con el Estatuto de autonomía andaluz, ahora se siente cómodo con el talante de José Luis Rodríguez Zapatero. Pero no así con todo el abanico del socialismo español. Maragall, por ejemplo, es superior a sus fuerzas. Ahora, ocupa sus afanes- y parte de mi sueldo -en dar cuerpo a la plataforma Andaluces Levantaos una amalgama de políticos, empresarios e intelectuales de origen diverso insatisfechos con el silencio sepulcral con que las instituciones andaluzas responden a las embestidas y declaraciones de guerra de Demócrata y socialista por principios Rafael Escuredo llevaba años de silencio. Ahora, al frente de la plataforma Andaluces Levantaos pretende denunciar otros silencios cómplices ante las tropelías del discurso nacionalista TEXTO: INMACULADA NAVARRETE, MANUEL MARÍN FOTOS: JAIME GARCÍA quienes quieren poner fin al café para todos enarbolando la bandera del nacionalismo o el independentismo. He estado callado unos años, pero ahora... voy a ser un martillo en la manteca dice en vísperas del 28- F, Día de Andalucía. ¿Cree acertada la decisión del Gobierno de abrir el debate sobre la reforma del modelo territorial? -La política es siempre oportunidad. ¿Es oportuno? La reforma de la Constitución en lo que se refiere a la prevalen- cia del hombre sobre la mujer o la reforma del Senado son asignaturas pendientes. Lo que a mí me habría preocupado es que la reforma constitucional afectara al Título VIII, a la organización territorial del Estado. Hasta ahora, lo dicho por el Gobierno es que el Título VIII no se toca por mucho que algunos hagan afirmaciones preocupantes y amenazantes. Pero no creo que se pueda abrir el melón si no está tasado. Y a día de hoy el melón está tasado. El problema es que por presiones de algunos se pueda modificar ese criterio. ¿Es eso posible? Sí lo es, pero sería un grave error que el Gobierno se saliera del guión establecido. ¿Está justificado afirmar que estamos ante un nuevo periodo constituyente? -Estamos en un momento si no constituyente, sí neo- constituyente o como se le quiera llamar y puede ser oportuno siempre que sean supuestos tasados. No lo veo preocupante. Lo que me preocuparía es que se dijera que vamos a cambiar el artículo 2 de la Constitución la unidad de España o el 137 reconocimiento de las Autonomías o a abrir el portillo del 150.2, que permite que las competencias exclusivas del Estado se repartan a gogó entre las Comunidades... Pero hasta ahora, por lo que sé, no va más allá de lo dicho. -Lo hemos visto con el plan Ibarretxe, pero ¿ocurre igual con el tripartito catalán?