Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 2 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY Que la fornicación entre ZP y Carod no ponga celosa a doña Sonsoles. La que sí puede estar celosa es una dama llamada España PAREJA DE HECHO N EL RECUADRO ANTONIO BURGOS Creía que el comité de sabios era a base El Corte Inglés, Zara, Porcelanosa y Lladró, y resulta que no es Lladró, que es Lledó. ¡Acabáramos! Un señor que ni tiene televisor en su casa LOS SABIOS DE MI COMITÉ ¿H AN visto las tres grúas, tres, como los tres banderilleros en el redondel de Gabriela Ortega, dispuestas a empezar a picotear las ruinas del Windsor, los fantasmas del Windsor y los fantasmas del Roxy si se tercian? Pues ni esas tres grúas potentísimas juntas han sido capaces de desmontar la azotea de Wyoming. Estará el solar del Windsor como la palma de la mano y Wyoming andará todavía cobrando la morterada en su azotea y batiendo marcas de bajadas de audiencia. ¿Cómo se puede pasar directamente de los 7.535.000 espectadores del partido del Barcelona a sólo 987.000, escasos minutos después? Muy fácil: con Wyoming y ese gesto como de asco sublime que pone al permitirnos ascender al elíseo capitolino de su azotea. Wyoming tiene siempre un gesto como de estar oliendo mierda. Quizá es que huela la basura con pretensiones de su estanco- azotea. Antes, tras las guerras, a los familiares de los vencedores les ponían un estanco en la Gran Vía. Ahora, tras el no a la guerra de Irak, a los amiguetes de los vencedores del 14- M les ponen una azotea en TVE. Esto tan simple no lo ve el comité de sabios, con el que he sufrido una de las mayores decepciones, por culpa de mi mal oído. Creí oír que estaba en ese comité Lladró, y me imaginé que era el emprendedor empresario que con sus figuritas de cerámica, sus arlequines y sus quijotes ha conquistado el mundo desde España. Claro- -pensé- un señor que lleva tan bien su empresa es quien mejor puede decirnos qué hay que hacer para que TVE sea digna y atrayente en contenidos y no nos cueste un congo. Como la ilusión es gratuita, y se trataba de sabios para dar su opinión sobre un negocio que va fatal, seguí imaginando. Si está Lladró, supongo que también estará Héctor Colonque, el de las porcelanas del cuarto de baño, quien con Isabel Preysler como mascarón de proa ha alicatado hasta el techo todos los Estados Unidos con azulejos españoles. Ahora, seguí imaginando, es cuando TVE va a funcionar tan bien como Lladró y como Porcelanosa. Y supongo que estará en el comité el sabio más sabio en asuntos de la pela: Isidoro Álvarez. Confiado, pensé que con el presidente del Cortinglés ya mismo sería primavera en la cuenta de resultados de TVE. A la luz de la racionalidad no podía entender ese comité de sabios sin Juan José Hidalgo, que hizo el milagro español de convertir en Viajes Halcón y sus aviones un taxi de traer de puerta a puerta emigrantes españoles desde Suiza. Sin Gabriel Escarrer, presidente de ese Imperio Meliá en el que no se pone el Sol ni el Tryp. Sin Amancio Ortega, mucho mejor ministro de Asuntos Exteriores que Moratinos, pues con sus tiendas Zara ha puesto las mejores embajadas de España en las más exclusivas millas de oro de todo el mundo. Acompañarían en el comité de sabios a Tomás Pascual, que como es la leche, no vives hoy sin tener en cada instante la constancia de su vista para los negocios. Este comité, con algunos añadidos como Rafael del Pino el de Ferrovial, o incluso con su cuota femenina en Esther Koplowitz, podía asegurarnos algo tan elemental como que se aplicaran criterios de racionalidad empresarial al derroche público de millones en TVE. Estaba equivocado de medio a medio. Eran sabios como aquel Profesor Franz de Copenhague: unos sabios del TBO, que no saben ni papa de empresas ni de hallares. Para la deuda de 7.500 millones de euros de TVE han dado solución marxista, sector Groucho: ¡más madera de dinero público, que esto es la guerra! Y quiten anuncios, para que la gente no zapee tras el partido y pueda ver la cara de asco sublime que pone Wyoming por hacernos el favor de embolsicarse la tela. Como siempre, mi gozo en un pozo. Creía que el comité de sabios era a base El Corte Inglés, Zara, Porcelanosa y Lladró, y resulta que no es Lladró, que es Lledó. ¡Acabáramos! Un señor que ni tiene televisor en su casa. Es como si le hubieran encargado la edición de la Tauromaquia de Pepe Hillo a los Verdes Ecologistas Antitaurinos. UESTRO presidente Zapatero, que Dios guarde, ha abandonado la costumbre secreta de encontrarse de tapadillo y a cencerros tapados con su cariño malo Carod- Rovira, y se ha decidido a recibirle en La Moncloa a la luz del sol para que todos se enteren de sus amores, cada vez más encendidos, cada vez más apasionados. Ahora, cuando todavía no se ha cumplido el año de su relación pecaminosa y contra natura Zapatero desea formalizar sus amores, comprometerse en la fidelidad mutua para toda la legislatura y precisar el intercambio de regalos entre la pareja. Hasta ahora, los encuentros de los dos amantes, el Zapaterito leré y el republicanito bonsái, eran acoplamientos ocasionales, puntuales como ahora se dice, y además se materializaban con el voto en el Congreso después de celebrar alguna ceremonia en la intimidad. Bueno, pues Zapatero se ha cansado del tapadillo, está harto de esconder sus arrebatados amores y quiere formar con Carod una verdadera pareja de hecho Durante dos horas largas y gratificantes, los dos amantes han mantenido un vis a vis en La Moncloa. Ya se sabe que Carod- Rovira tiene y mantiene una irresistible vocación de visitante, y lo mismo se larga a Perpiñán a ver a Miguel Antza y a Josu Ternera, para tratar asuntos del terrorismo etarra, que acude a La Moncloa para charlar amigablemente con el presidente del Gobierno de España. Es un visitante polivalente y un conversador contradictorio. Como pareja, resulta bastante incómodo, porque es muy exigente; está siempre pidiendo, que no parece sino que le haya hecho la boca un fraile. Si Zapatero le diera todo lo que le pide, quedaría como presidente del Gobierno pero sin el objeto gobernable. Mariano Rajoy, que no es ningún ingenuo, pero que a veces no le queda más remedio que simularlo, le ha preguntado a Zapatero cuál es el precio que le paga a Carod- Rovira por su apoyo parlamentario. No es que Zapatero sea muy listo, pero no será tan lerdo que se lo cuente a Rajoy. A ti que te lo voy a contar, majo le responderá por lo bajini. El precio lo iremos conociendo conforme se vaya pagando, pero ya podemos adivinar que será tan caro como la necesidad lo requiera. El Zapaterito leré dará al republicanito de pitiminí todo lo que haga falta para que el charnego reciclado siga apoyándole en el Congreso y donde haya necesidad de apoyo. Las capitulaciones matrimoniales de la pareja de hecho sólo las iremos conociendo a medida que se cumplan. Conste que cuando yo hablo de pareja de hecho de amantes y de encuentros amorosos de tapadillo o a la descubierta, lo hago en sentido político. Dicen los ingleses y repite Manuel Fraga que la política hace extraños compañeros de cama Pues ahí tenemos a Zapatero y a Carod metiditos en el mismo catre y buscándose las cosquillas el uno al otro. Claro está que no hay motivo para que doña Sonsoles esté celosa. Porque esa relación, que tiene desde luego pecado y que además es contra natura no termina en escenas de película pornográfica. Se trata de una fornicación política. La que sí puede estar celosa es una dama llamada España, Dios la tenga de su mano.