Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 2 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR ALGO HUELE A PODRIDO EN CATALUÑA IGNACIO CAMACHO se llama tres por ciento -ha desvelado de golpe el légamo de corrupción y sospecha que circula por las brillantes cañerías de una sociedad tan orgullosa de su excepcionalidad identitaria. Es cierto que este clamor latente subyace en el debate autonómico desde que lo pusiera enmarcha Carod- Rovira cuando, en otoño de 2003, se gestaba la coalición del tripartito, pero en boca del molt honorable president de la Generalitat ha sonado como un trueno en una cueva. Pero lo peor fue lo que ocurrió inmediatamente a continuación. Lejos de sacudirse la sospecha, la respuesta del líder de Convergencia, Artur Mas, vino a decir a Maragall que si seguía por ese camino él iba a tener otro problema, que se llama Estatuto de Autonomía. Y, ante la sorpresa general, el presidente de la Generalitat plegó velas con una lamentable fe de erratas, que venía a admitir que lo que le importa no es ni la corrupción, ni los desperfectos del Carmelo, ni mucho menos la justicia debida a los ciudadanos sin casa y sin amparo, sino su propio proyecto político de afirmación identitaria. Todo lo que ha ocurrido después de esta denuncia retráctil -el término es del lúcido Enric Juliana- es decir, la airada reacción de la Fiscalía, el cruce de dimes y diretes, las amenazas de querellas condenadas al fracaso por mor de la inmunidad parlamentaria y los farisaicos rasgados de vestiduras, no es más que una parodia de laevidenciareal de que Cataluñaha devenidouna sociedad plegada sobre su conveniencia. Convertida la construcción nacional en el objetivo prioritario de la dirigencia política y económica- -frente a encuestas que establecen prioridades menos significativas- un pacto de silencio y complicidad envuelve todo atisbo de disonancia, se trate de gravísimas denuncias políticas o de la clamorosa situación de un vecindario aherrojado a la calle por la quiebra de una obra pública tan chapucera como probablemente dolosa. Y ese manto de connivencia alcanza a la sociedad civil, al empresariado, a los sindicatos y hasta a gran parte del periodismo, empeñados todos en minimizar las salpicaduras de la catástrofe y reconducirlas a un marco de estricta problemática ciudadana. El fin parece ser evitar que se ponga en cuestión el modelo catalán en un momento tan delicado para sus intereses. Tapar la Maragall, con Mas al fondo, en el pleno sobre el Carmelo E. CARRERAS ciénaga. Que no trasciendan los asuntos de familia Todo esto no tendría más importancia que la de cualquiera de los episodios de turbiedad que salpican con cada vez mayor frecuende la zona, sacudiendo como un terremoto las humildes viviencia a unas autonomías convertidas, por su capacidad de distribución das del vecindario y sacando a la luz del escrutinio ciudadano las de recursos, enel reducto del nuevo caciquismo, si no fueraporque se limitaciones y ambigüedades de una clase dirigente acomodada trata precisamente del modelo político que domina en España meen la embustera invención de un territorio libre de las zafias padiante su trasplante a la alianza de poder en el Estado. La importansiones españolas cia que Cataluña tiene en este momento en la política española es Enel Carmelo, agrietadoen medio de unavergonzosa zarabancrucial, como prueba la deferencia que Zapatero concede, no ya a dade disculpas, pretextos y responsabilidades derivadas, ha queMaragall, sino al patético Carod- Rovira, un político denostado en sus dado desnuda la falaciade la democracia de losciudadanos con propias filas que se permite humillar gestualmente al Gobierno que el presidente Maragall y sus socios del independentismo remientras éste, apretando los dientes, le ofrece toda clase de alfombras publicano trataron de distinguirse del largo régimen pujolista. para que a cambio apuntale su precariedad parlamentaria. La comLos ciudadanos, los antiguos inmigrantes charnegos y sus desparación entre el tiempo dedicado por el presidente a Carod- -que cendientes catalanes de segunda y tercera generación, han sido votó no a la Constitución y apoya el Plan Ibarretxe- -y a Mariano silenciados y apartados para que su presencia reivindicativa de Rajoy- -con quien está condenado a entenderse en los grandes asuntecho y justicia y su drama de repentino desamparo no estropee tos de la agenda política del Estado- -refleja con nitidez el peso que el el holograma virtual del equilibrio catalán en un momento espetripartito ejerce en la balanza española, pese a tratarse de un clavo cialmente inoportuno: el de la discusión del nuevo Estatuto de ardiendo al que en su momento se agarró Maragall para no perder el Autonomía, supuesto modelo de convivencia que el zapaterismo último tren de su vida política. pretende convertir en eje de su nuevo pacto constitucional La vergüenza del Carmelo ha retratado, sin embargo, el reverso de He aquí, sin embargo, que el temblor de tierra del Carmelo ha ese experimento supuestamente renovador del clientelismo pujolisestremecido el régimen catalán como si la sacudida hubiese brota y del autoritarismo aznarista. Lo de menos es el origen de la catástado de las entrañas de Collserola y la tuneladora estuviese socatrofe, que Maragall ha lanzadosobre el tres por ciento sin atreverse vando los cimientos políticos de más de veinte años de artificiaa tirar de veras de una manta que acaso le esté cobijando a él mismo. les quimeras. La inesperada acusación de Maragall a sus anteceLo de menos es el mote de constructor en cap con que en la escena sores en el poder autonómico- ustedes tienen un problema que barcelonesa se conoce a algún ex alto cargo. Lo importante es la frialdad impávida de la reacción del tripartito ante la tragedia del vecin Convertida la construcción nacional dario de la colina, la desaparición por ensalmo de la proclamada deen el objetivo prioritario, un pacto de mocracia de los ciudadanos la apelación llorosa a la chequera del Estado- ¿para qué sirven los billones del presupuesto autonómisilencio y complicidad envuelve todo co? el amago de ruptura de la ficción del seny con una denuncia tan áspera como inmediatamente arrepentida y, last but not least, la atisbo de disonancia, se trate de bochornosaomertà complaciente conque la clasedirigente se haaplicado a enterrar el escándalo para que no interrumpa lo que realmengravísimas denuncias políticas o de la te le interesa: la redacción de un estatuto de nueva planta que consaignominiosa situación de un vecindario gre las diferencias de Cataluña. Una Cataluña en la que huele discretamente a podrido por mucho diseño con que se perfume su imagen aherrojado a la calle de marca. E Mensaje a navegantes Respaldado por unos resultados magníficos- -los mejores de la historia de la entidad- el presidente del BBVA, Francisco González, aprovechó la junta general para exhibir la musculatura de la compañía y lanzar mensajes a navegantes y opistas directos o inducidos sobre la imposibilidad de que alguien compre el banco. Ahora se llama 60.000 millones de euros y antes 10 billones de pesetas. N el barrio del Carmelo, en la Barcelona popular de l Horta y Guinardó, la Barcelona del charnego Marsé que trepa hacia las colinas- la que s enfila als turons según la célebre canción de Serrat- -a través de barrios de inmigrantes llegados de Andalucía, de Murcia o de Galicia, ha empezado a hacer crisis una de las mayores falacias políticas de la España contemporánea: la del oasis catalán, esa especie de zona templada desde la que Cataluña viene poniendo una suerte de distancia moral con la crispación de Madrid y desde la que las fuerzas de la opinión pública autóctonatratan de construir la ficción de una sociedad diferente, apacible, civilizada y moderna. Ocurreque, comoen La ciudad delos prodigios esepretendidooasis oculta bajo sus atractivasfrondas de buenas maneras un cenagal de ambiciones, corruptelas, clientelismos e insolidaridades. Nada que no ocurra en otras partes, desde luego, pero tampoco nada de lo que deba presumir una comunidad tan contaminada como la que más por los peores vicios de la política. Unos vicios disimulados bajo la piel de una ciudad elegante, distinguida ycortés quehan aflorado de golpea la superficiecuando la tuneladora del Metro del Carmelo ha resquebrajado el frágil subsuelo Diáspora Según el cálculo realizado por el Foro de Ermua, el terrorismo, la presión del nacionalismo y la falta de oportunidades han llevado a más de 300.000 vascos a abandonar su Comunidad autónoma desde 1978. Más de 100.000 lo habrían hecho desde que Ibarretxe llegó a Ajuria Enea, hace sólo seis años. La diáspora vasca denunció ayer su condición de perseguidos políticos, bajo el lema En Euskadi no estamos todos A no ser que uno acuda a los Balcanes es imposible encontrar en la Europa de estos días un ejemplo similar de exilio multitudinario y forzoso. Triste hito. ¿Preparando el regreso? Parece claro que con su currículum mediático Baltasar Garzón no podía marcharse de excedencia a Estados Unidos con un simple adiós Su última propuesta es crear una comisión de la verdad para investigar, dentro y fuera de España, los crímenes contra la humanidad que pudieran haber sido cometidos durante el franquismo. Previsor, quizá el juez ya esté preparando su regreso antes de coger el avión. director abc. es