Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 2 2005 Los sábados de ABC 99 Pertenezco a un grupo de ex espías de 12 países que informa y analiza problemas como el terrorismo En España no me toman en serio porque aquí tener un título e ir a fiestas equivale a frívola y tonta cuenta de que lo más importante es la herramienta humana. Hoy en día eso se complica porque necesitas como espías a personas del propio país, con conocimientos íntimos del lugar, y en los que puedas confiar plenamente. ¿Y a los de sus libros con los de verdad? -En que, sin duda, son mucho más divertidos. -Después del chasco de las armas de destrucción masiva en Irak, ¿aconsejaría a la CIA algún curso de reciclaje antes de meterse en Irán? -Se equivocaron y esperemos que la próxima vez lo hagan mejor. Un amigo mío, que fue jefe de la CIA durante los años ochenta, y con el que trabajé en su oficina de Langley donde tantas veces almorzábamos por falta de tiempo un simple bocadillo, aseguraba, sin pensárselo dos veces, que el mejor servicio de inteligencia es el Mossad porque puede hacer lo que le dé la gana sin pedir permiso a nadie. Yo, sin embargo, no podía hacer servicios muy buenos, le hablo de los primeros años ochenta, porque tenemos comisiones en el Senado con distintos grupos que controlan la inteligencia. Así es muy difícil hacer algo útil y eficaz. -Dedica el libro a los servicios de inteligencia españoles. ¿Qué pudo ocurrir para que se gestaran los ataques de marzo y ni siquiera los olieran? -Que los terroristas son muy inteligentes, están muy bien preparados y entrenados desde hace mucho tiempo y nada está hecho al tuntún. Creo que aún hay mucho más detrás de lo que hemos podido averiguar. Además, en España este peligro no se tomó nunca en serio, a pesar de tener desde hace tantos años a una banda como ETA. Los españoles han tenido siempre un buen servicio de inteligencia y así se demostró durante la segunda guerra mundial, como desde luego reconocieron los americanos, que éramos un desastre. El general Emilio Alonso usando para sacar información y ella, sin querer, le dio datos muy peligrosos y dañinos para los aliados; acabó suicidándose con la cabeza metida en el horno de gas de la cocina de su casa. ¿Qué diferencia a los espías de ahora con los de antes? -Durante muchos años, los servicios de inteligencia y las organizaciones pensaban que tenían que utilizar la más alta tecnología, como cámaras por satélite, para lograr información, pero ahora se han dado Manglano fue un jefe de inteligencia magnífico y desde otros países se le reconocía como uno de los mejores, un hombre muy discreto... -Pués ya ve cómo cayó. -Claro, porque tenía un empleado que le traicionó. ¿Su olfato qué le dice del estado actual de España? -No me quiero meter en la situación política, pero en lo que se refiere a la inteligencia, aunque ahora no tengo contacto con la agencia, me imagino que están muy bien, porque han pasado por una lección muy dura. Han fallado en una cosa muy grave, pero también fallaron países mucho más grandes y más poderosos. ¿Qué le inspira el hola amigo de Bush a Zapatero? (Se ríe) ¡Quería presumir de su buen español! A mí, naturalmente, el antiamericanismo me molesta; conozco las muchas faltas de los EE. UU. pero es muy difícil comprender hasta el fondo lo que ese país sintió cuando, sin provocación previa, atacaron sus dos torres. Mi nieto estaba en el edificio contiguo y escapó viendo cómo compañeros morían en el atentado. ¿Se imagina cómo nos sentimos aquí? Los americanos nunca habían sido atacados por ningún país extranjero en su propio territorio en la poca historia que tienen, y recibieron un golpe muy difícil de absorber. ¿Preparada para dar el salto a Hollywood? -En EE. UU. soy la mujer de la inteligencia americana más conocida. Tengo muchos libros sobre los servicios americanos y La trama marroquí es sólo un episodio más de mi trabajo como espía. Los estudios Universal y Kennedy Marshall, que trabajan siempre con Steven Spielberg, han comprado mis cinco libros y quieren convertirlos en super producciones. Están buscando un guionista y quieren rodar ya este verano en España. ¿Qué actriz ha pensado para condesa de Romanones? -Catherine Zeta Jones, pero me han dicho que es demasiado mayor ya que para la primera película yo tengo muy pocos años y quieren una actriz muy joven. Su idea es hacer una serie, como la de Indiana Jones, donde el protagonista vaya cambiando de edad. ¿Y quién la vestirá? -He tenido que ver mucho con la alta costura y muchas veces he estado en las listas de las mejor vestidas gracia a los modistas españoles, personas como Balenciaga y Pedro Rodríguez, que era una maravilla. Ahora, tal vez, Elyo Berhanyer sería el más adecuado, y si no, que, por supuesto, sea un diseñador español. VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE AGENDA NO OCULTA Paris Hilton, su vida es un show P aris Hilton no tenía mi número de teléfono, así que no me ha obligado a cambiarlo. Pero ya me he encargado la camiseta con la leyenda conmemorativa del pirateo de su agenda Paris made me change my number que hay que ver la prisa que se da la gente para poner la última tontería en el mercado. La rubia, que tuvo que interrumpir bruscamente lo que estaba haciendo en una playa de Aruba (o sea, nada) dice que no se explica por qué este tipo de cosas siempre le pasan a ella (recuerden que un vídeo calentorro con su novio también vio la luz de internet) Alma de cántaro, no querrás que le pase a J. D. Salinger, que no sale de su madriguera. La chica ha convertido su vida en un reality show independientemente de su participación en uno de verdad The Simple Life Su propia existencia es un libro abierto (para mayores sin reparos) Y no se explica cómo le pasan estas cosas. Perfil típico de la lerda de película de miedo que va a investigar al sótano justo cuando se ha ido la luz. Ahora ha tenido que pedir perdón por la publicidad de los números (también había fotos subiditas) Teniendo en cuenta la lista, me da la impresión de que algunos (Adrien Brody, por ejemplo) lo que han lamentado ha sido aparecer en semejante compañía. A ver, Christina Aguilera, Anna Kournikova, Victoria Gotti, Ashley Olsen o Ashlee Simpson, la mitad estudiosas de la cábala y la otra mitad de la fusión nuclear inducida. La pequeña de las Simpson es esa fina cantante que se vanagloria de saber eructar el abecedario completo. Mi letra favorita es la g. Al ser una consonante abierta logro una mayor potencia aclaró. Pero lo peor es el propio teléfono de Paris, el Sidekick II de T- Mobile customizado por NYC Peach. Claro, que acabo de ver la foto en la que a Raquel Mosquera y su marido, ambos con el traje típico de Nigeria (ella con tocado) les echan billetes de dólar por la cabeza porque el dinero es para gastarlo y disfrutarlo y ya dudo qué pueda ser peor. Además, los billetes parecen del Monopoly. En fin, si hablamos sólo de teléfonos, es el más feo que he visto en mi vida, como una gameboy recubierta de pedrería. Justo eso que lleva en la mano nuestra heroína en la foto publicada el jueves en ABC, aunque parezca un bolso. NYC Peach personaliza para sus clientes más cosas. Un mechero Zippo, una PDA, una iPod o los cepillos del pelo Mason Pearsons. Sarah Jessica Parker tiene uno de éstos. Y luego la ponen de ejemplo de buen gusto. Si la Mosquera se entera de esto, se hace con un ajuar customizado.