Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 2 2005 Sociedad 47 Sanidad pretende que cuatro millones de españoles dejen el tabaco en diez años El Consejo traslada a los órganos consultivos el anteproyecto de Ley b Un estudio de la Universidad de Bares: el dueño decide El 95 por ciento de los bares y restaurantes en España tienen menos de cien metros cuadrados, según la patronal. En estos establecimientos será el propietario quien tenga que decidir si permite fumar o lo prohíbe. La decisión tendrá que plasmarse con símbolos en un lugar bien visible y de gran tamaño, preferentemente en la puerta. Los establecimientos con 100 metros cuadrados o más deberán disponer de una zona habilitada para fumadores. Estas áreas tendrán que estar separadas físicamente del resto de las dependencias. Además, deberán estar dotadas de sistemas de ventilación independientes, por lo que no se permitirá el tradicional reparto de mesas para fumadores y no fumadores. Si ejecutar esta obra es imposible por las características físicas del establecimiento se tendrá que mantener la prohibición absoluta de fumar. ba Indoor and Built Environment De 60 artículos que editó sobre el humo ambiental del tabaco, 40 llegaban a conclusiones que podían juzgarse como positivas para las tabaqueras. Además, en el 90 de los casos, uno de los autores había mantenido algún tipo de relación con la industria. Los seis miembros de los cargos ejecutivos de la sociedad que publicaba la revista en 1992 y siete de los ocho que la dirigían en 2002 tenían lazos financieros con los abogados de la industria, según el estudio australiano. Sidney revela las relaciones entre una publicación científica y las tabaqueras para impulsar estudios favorables sobre tabaquismo pasivo G. Z. MADRID. El Consejo de Ministros autorizó ayer la remisión del anteproyecto de Ley de Prevención del Tabaquismo al Consejo de Estado y al Consejo Económico y Social para su informe. Tras este trámite, el Gobierno lo enviará al Parlamento. El anteproyecto no presenta modificaciones sustanciales, a excepción de las sanciones previstas a los ciudadanos que incumplan la normativa en los lugares donde esté prohibido fumar, ya que en el borrador sólo se preveía multar al empresario que lo permitiese y no al infractor. El Ministerio de Sanidad, según su secretario general, Fernando Lamata, se ha marcado como objetivo para los próximos diez años reducir el número de fumadores en España. De los 10 millones de ciudadanos que fuman actualmente, el Ministerio busca que tres o cuatro millones dejen el tabaco. Fuman diez millones, y si tenemos mucha suerte, con todas estas medidas para no hacer más daño a los que no están fumando y para controlar o prevenir el inicio (en el hábito) de diez millones pasaremos a siete, a seis yendo todo muy bien, dentro de diez años afirmó Lamata en declaraciones a TVE. Los puntos básicos del anteproyecto son la defensa de la salud del menor, las prohibiciones de fumar en los centros de trabajo y en todos los lugares cerrados, así como el fin de la publicidad y el patrocinio. El articulado conlleva sanciones de hasta un millón de euros, por ejemplo por vender tabaco a menores o incumplir la regulación de la prohibición total de publicidad y patrocinio. En referencia a la prohibición de fumar en los centros de trabajo, Lamata reconoció que va a ser un proceso con dificultades si bien destacó la predisposición favorable hacia estas medidas por parte del 70 de los fumadores Sin consenso de las Autonomías La posición del Ministerio fue atacada ayer por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que denunció que la futura ley nace sin el consenso de las Autonomías al invadir competencias autonómicas y carecer de una memoria económica. A las críticas se sumó la Asociación Empresarial del Tabaco, que cree que la norma no debe suponer un menoscabo de aspectos constitucionales, en cuanto a la comunicación comercial y permitir la competencia entre las empresas Por otra parte, un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Sidney (Australia) que publica The Lancet considera que la industria pudo haber influido en la difusión de información favorable sobre tabaquismo pasivo, impulsando una revista científica sobre la calidad del aire en las instalaciones. En 1989 la industria, según el estudio, ayudó al establecimiento de una sociedad que publica- El anteproyecto prevé multas de hasta un millón de euros por vender cigarrillos a menores