Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional SÁBADO 26 2 2005 ABC Secuencia de fotos hecha por una pareja canadiense instantes antes de morir. De izquierda a derecha, la ola asesina va creciendo según se apróxima a la playa Un misionero baptista encontró una cámara digital destrozada en la zona del maremoto. Con paciencia y esfuerzo logró extraer la memoria. Las imágenes mostraban a una pareja de turistas canadienses que murió tras fotografiar la gran ola Souvenir mortal del tsunami TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ WASHINGTON. Christian Pilet es un misionero baptista de Seattle con una demostrada sensibilidad no sólo hacia lo espiritual sino también por lo digital. A primeros de febrero viajó a Tailandia con un grupo de clérigos para comprobar sobre el terreno los esfuerzos de ayuda humanitaria para las víctimas del tsunami. Paseando por una playa desierta- -que las mareas habían cubierto con una deprimente colección de zapatos, maletas y toda clase de pertenencias personales- -el reverendo y un amigo se toparon con una despedazada cámara digital. Al misionero se le ocurrió extraer la tarjeta de memoria de la machacada máquina de fotos. Una vez en su hotel, con la ayuda de una agenda digital Palm Pilot y un ordenador portátil, Christian Pilet pudo descorchar esta especie de botella de naufrago del siglo XXI. Una espeluznante colección de fotografías sobre las perfectas vacaciones de una pareja de occidentales en el resort de Khao Lak hasta la llegada de un brutal muro de agua que el 26 de diciembre se llevó por delante la vida de casi 200.000 personas. Incluidos los felices protagonistas de estas turísticas instantáneas. Tailandia Takua Pa Khao Lak Provincia de Phang Nga Phang Nga Bay Isla Yao Yoi Phuket Zona ampliada Foto de John y Jackie Knill, rescatada de su cámara, en la que se les ve felices y disfrutando de una día de playa poco antes de que se abatiera el tsunami porque estarían ocupados ayudando a otras personas. Con una mezcla de agradecimiento y amargura, bastante difícil de explicar, la primera reacción de los hijos ha sido preguntarse porqué, en lugar de hacer fotos, sus padres no corrieron tierra adentro al contemplar lo que se les venía encima. Según el misionero, yo he caminado por esa playa. No había realmente un lugar donde ellos hubieran podido refugiarse. En un primer momento, probablemente ni se les pasó por la cabeza que estaban en peligro. Cuando tomaron la última fotografía, quizá lo pensaron pero entonces ya era demasiado tarde Hace dos semanas, se confirmó la identidad de los restos mortales de John y Jackie Knill a través de autopsias. El cadáver de John fue encontrado el 31 de diciembre y el de su esposa, el 13 de enero, en la misma playa pero separados. Identificación de la pareja Casi seguro de su muerte pero empeñado en devolver las fotos de esta pareja a su familia, el misionero ha exprimido internet con ayuda de su esposa y el buscador Google. Al volver a casa, sus sospechas y rastreos iniciales se centraron en algún país nórdico. Pero al final, gracias a una página en la Red con retratos de desaparecidos, el reverendo ha podido confirmar que la respuesta se encontraba casi a la vuelta de la esquina de Seattle. Los protagonistas de las fotos eran John y Jackie Knill, un matrimonio de semijubilados canadienses, residentes en Vancouver. La semana pasada, tras conducir dos horas y media, el reverendo Pilet pudo entregar en persona las últimas imágenes de esta pareja enamorada de Tailandia a sus tres hijos- -Christian, 32, Patrick, 28, y David, 25- -que en un primero momento de la tragedia pensaron que sus padres no llamaban a casa Hallan 270 cuerpos más entre los restos del maremoto en la provincia de Aceh AP YAKARTA. Una agencia del Gobierno de Indonesia ha descubierto en la provincia de Aceh 270 cuerpos más entre los restos del terremoto y posterior tsunami del pasado 26 de diciembre, lo que eleva a 123.867 en número de muertos en la isla de Sumatra, situada en el oeste del archipiélago. Los 270 cuerpos fueron localizados en la capital de Aceh, Banda Aceh, y en el distrito de Aceh Besar, en sus alrededores. Del total de 123.867 muertos, 123.739 corresponden a Aceh y 128 a otras áreas de Sumatra. El número de desaparecidos ha descendido de 113.937 a 112.319, según la Oficina Nacional de Coordinación de las Ayudas por el Desastre. La mayoría de los desaparecidos están seguramente muertos, pero no se les declarará legalmente como tales hasta pasado un año. No obstante, el Ministerio de Asuntos Sociales indonesio ha presentado un balance de 127.414 muertos y 116.368 desaparecidos. El Gobierno no ha explicado la causa de estas divergencias en los datos. Mientras, la ONU ha asegurado que no tiene planes para aumentar la seguridad en la provincia indonesia de Aceh, a pesar de las advertencias desde Australia de que terroristas islamistas podrían estar organizando ataques contra trabajadores humanitarios extranjeros que ayudan a las víctimas del tsunami. Según un portavoz de la oficina de Naciones Unidas de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) Hiro Hueki, las actuales medidas de seguridad son adecuadas Somos conscientes de la situación en la que trabajamos agregó. Naciones Unidas, que coordina la ayuda en Aceh, organiza sus operaciones en un recinto próximo a uno de los principales hospitales cercanos a la capital de la provincia, Banda Aceh, y está planeando trasladarse a un lugar más seguro.