Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 2 2005 Nacional 13 LA IMPOSICIÓN DEL EUSKERA A LOS FUNCIONARIOS La experiencia de 157 profesores que han sido desplazados de sus puestos de trabajo por no poder acreditar conocimiento de euskera es que en el País Vasco hay ciudadanos de primera y de segunda. Los de primera ocupan ahora sus plazas en la enseñanza pública Maestros de primera, vascos de segunda TEXTO: M. LUISA G. FRANCO BILBAO. Seis de los profesores desplazados de sus puestos de trabajo han accedido a relatar a ABC su traumática experiencia, en la que han visto cómo nuevos profesores ocupan sus plazas en la enseñanza pública, a pesar de tener menos antigüedad y menos puntos. La diferencia entre ser vasco de primera o de segunda radica en el conocimiento del euskera. Incluso si el trabajo que estaban realizando los profesores expulsados se tiene que hacer forzosamente en castellano, como es el caso de L. D. un educador que el año pasado participaba en un complejo proyecto de diversificación curricular, en el que se apoya a alumnos con dificultades para seguir el aprendizaje normal y en el que tenía doce alumnos de ocho nacionalidades diferentes. Este profesor comenta a ABC que estaba entusiasmado con el proyecto y que este curso le habían ofrecido otro similar, pero renunció finalmente a ello para pedir la liberación que le permitiera estudiar euskera. No lo hizo a tiempo, ya que al no poder acreditar en septiembre el conocimiento de esa lengua, fue uno de los expulsados. Ahora tiene un año para aprobar el perfil uno, un reto casi imposible, con un porcentaje de suspensos del 70 por ciento. De no conseguirlo, algo que es más que probable, se habrá quedado sin trabajo, después de quince años de docencia en el País Vasco. Le pueden echar porque no es un funcionario, ya que durante los últimos diez años sólo han salido oposiciones para plazas fijas con perfil de euskera dos. Los que no dominan esa lengua han estado condenados a la realización de sustituciones y, tras muchos años y mucho esfuerzo, algunos, precisamente los expulsados, han llegado a entrar en las codiciadas listas de estabilidad. De ellas se les expulsa ahora y esto supone que las clases de inglés en la Manual para discriminar El perfil lingüístico que se exige a los profesores ahora expulsados es el máximo previsto en la Administración Pública Vasca. Supone el conocimiento absoluto del euskera escrito y para mantener una conversación Se exige a todos los funcionarios, con independencia, en este caso, de que el profesor imparta clases de castellano, francés o inglés El conocimiento del euskera es el mérito absoluto por encima de cualquier otro. De tal forma que un funcionario que domine el euskera puede acceder a una plaza para dar Historia en castellano en detrimento de otro que conoce mucho mejor esta materia pero que no domina el vascuence La política lingüística del Ejecutivo vasco cae en una contradicción: el conocimiento del euskera se exige para ser funcionario, pero no para ser lendakari Algunos de los profesores, en el encierro de protesta Escuela de Idiomas en el País Vasco que daban Susana y Mari Carmen han sido adjudicadas a otros profesores que tienen acreditado conocimiento del euskera. Estas dos profesoras, que el jueves estaban encerradas en el Instituto de Bertendona, en Bilbao, comentaron a ABC que no son las únicas que ven cómo han sido desplazadas de sus puestos de trabajo por no saber esa lengua, aunque quien ha accedido a sus clases tiene que realizar el trabajo en otra, en este caso en inglés. También está en esa situación C. O. una profesora de Lengua castellana que tenía una plaza en un proyecto extraescolar en la Biblioteca, quien no puede asimilar que la hayan desplazado de ese trabajo, que tanto le gustaba. Ahora lo ocupará otra persona con menos méritos profesionales, pero que no ha sido expulsada por haber acreditado el conocimiento del euskera, que obviamente no necesitará para enseñar TELEPRESS castellano. Los profesores expulsados de la lista de estabilidad han recibido el apoyo de PP y PSE, partidos que han calificado el caso como un hecho flagrante de discriminación lingüística, que se ha producido además por un acuerdo al que ha llegado el Gobierno vasco con los sindicatos nacionalistas ELA y LAB. Hasta para ocupar las plazas de enseñanza de inglés en la Escuela Oficial de Idiomas se necesita un alto conocimiento del euskera miento del euskera. Hasta ahora ha estado de centro en centro y aunque se ha presentado a las tres oposiciones para la enseñanza pública que se han convocado, en la primera le faltaban puntos y a partir de la segunda no se convocaban ya plazas en castellano. Curiosamente, hasta las plazas para enseñar inglés en la Escuela Oficial de Idiomas tienen adjudicado el perfil lingüístico dos de conocimiento de euskera. No basta con el uno de euskera para entenderse en inglés con los alumnos. Todo son problemas No es el primer revés que sufren los 157 profesores expulsados por su osadía de pretender ejercer su profesión en el País Vasco sin dominar el euskera. María Antonia relata cómo había conseguido entrar en esa lista de estabilidad, de la que ahora la han expulsado, hace un año, cuando ya tiene 45. Terminó la carrera en el curso 82- 83 y durante siete años esperó a conseguir una plaza, cuando por delante de ella pasaban, para plazas en castellano, profesores que acreditaban conoci-