Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 2 2005 Deportes 97 Geoffrey Hurst, en el centro, le marcó al alemán Tilkowski el tercer gol inglés en la final del Mundial 66, y aunque el balón no entró los británicos ganaron el título EPA Si la International Board lo aprueba mañana, el domingo se podría utilizar en la final de la Copa de la Liga inglesa un balón con un sensor para detectar si entra o no en la portería. Se pretende que los jugadores lleven chips en las espinilleras para decretar el fuera de juego GOLES QUE NO LO FUERON LUIS GARDE De Hurst a Míchel, Mista y Orbaiz Durante la actual Liga han proliferado los goles fantasmas: Orbaiz en el Madrid- Athletic; Harte (LevanteAlbacete) Mista (Valencia- Levante) autogol de Corrales (OsasunaReal Sociedad) y autogol de Gaspercic (Real Sociedad- Albacete) Históricos. Hurst marcó el 3- 2 de la final del Mundial 66 (Inglaterra- Alemania) y el balón no traspasó la línea tras golpear en el larguero. En el Mundial 86, partido España- Brasil, Míchel chutó desde lejos, el esférico tocó el larguero y cayó dentro de la portería de Carlos. No se dio el gol. En la Euro 96 el árbitro no concedió un tanto estilo Míchel a Munteanu en el Bulgaria- Rumanía. El chip caza- fantasmas TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Los errores arbitrales están a varios palmos de la desaparición en Inglaterra. Un gol que penetró un metro en la portería de Roy Carrol y que no se concedió en el último Manchester- Tottenham ha sublevado los ánimos de los británicos. Una antigua propuesta de la empresa alemana Cairos Tecnologies AG se va a someter a estudio mañana en la International Board, el organismo que establece las reglas del fútbol. Un balón con un chip incorporado, un sistema de transmisión parecido al GPS, un ordenador central y un reloj especial que recibe datos en la muñeca del árbitro. Y en menos de dos segundos, la decisión sobre si el cuero entró o no en la portería. Si se aprueba, el domingo se podría poner en práctica en la final de la Copa de la Liga entre el Liverpool y el Chelsea. Joseph Blatter, presidente de la FIFA, nada entre dos aguas. El error humano es intrínseco al fútbol dijo antes de admitir que necesitamos un sistema de control técnico para determinar si hay gol o no Frente al recuerdo melancólico de goles rocambolescos que entraron o no (el de Hurst en el Mundial 66, el de Míchel en México 86) y el avance de otros deportes (Wimbledon aplica el chip en el cuadro de saque, el ciclismo emplea un transpoinder para descifrar los resultados en la meta) la FIFA se decanta ahora por la tecnología. Los chips revelan las posiciones hasta 2.000 veces por segundo, con precisión en el centímetro ha explicado René Duenkler, del centro de estudios alemán Fraunhofer y defensor del balón inteligente. La información transcurre en décimas de segundo hasta las antenas instaladas en el campo y de ahí al reloj del árbitro, que recibirá señales acústicas o de vibración a través de códigos para descifrar si el balón estaba dentro o fuera de la portería. Los técnicos de la FIFA que han valorado el proyecto albergan una duda por encima de todo. Saber si el proceso tecnológico llegará con la suficiente rapidez del balón al árbitro sin detener el juego ni interrumpir el normal funcionamiento del partido. Los jugadores del Liverpool y del Chelsea podrían probar el balón inteligente el domingo en el estadio Milenio de Cardiff, en Gales. El experimento determinará el futuro de la FIFA en materia arbitral. La firma Adidas ha sido la encargada de fabricar el balón en colaboración con Cairos. El siguiente paso se antoja de aplicación menos inminente. Un chip en las espinilleras de los futbolistas para convertir al fuera de juego en otro error del pasado. Así funciona el chip Cámara de aire Chip 1- El chip implantado en el balón manda la señal a las antenas situadas alrededor del campo (más de 2.000 datos por segundo) Espuma 2- Los jugadores llevan otro sensor en cada espinillera, que también envía información sobre su posición en el césped (hasta 750 datos por segundo) 3- Las antenas envían ambas señales de manera conjunta a un ordenador central Más de 2.000 datos por segundo 3 4 Balón El chip pesa 12 gramos Equipar un estadio con esta tecnología tendrá un coste de 195.000 euros E. SEGURA ABC Antena 2 1 4- En una fracción de segundo, el árbitro recibe los datos procesados en un dispositivo especial de su reloj