Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 2 2005 Espectáculos 65 El cine rinde homenaje a José Luis Garci Coslada acogió anoche una cena de gala presidida por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en homenaje al cineasta José Luis Garci, a quien se ha dedicado la Semana de Cine de la localidad. La clausura del encuentro cinematográfico contó con la presencia de numerosas personalidades del mundo de la cultura. El acto dio comienzo con la intervención del escritor y coordinador del libro Garci, una vida de cine Fernando Alonso Barahona, al que sucedieron el concejal de Cultura, Roberto Blázquez, el alcalde de la localidad, Raúl López Vaquero, quien, junto a Esperanza Aguirre, entregó a Garci un premio conmemorativo. También asistieron Inocencio Arias, Juan Manuel de Prada, Fernando R. Lafuente, Elsa Pataki Fernando Sánchez Dragó y la presidenta editora de ABC, Catalina Luca de Tena. En la imagen, Garci, Catalina Luca de Tena y Esperanza Aguirre DANIEL G. LÓPEZ El secreto de Vera Drake Sobre la interpretación y el aborto E. RODRÍGUEZ MARCHANTE El director británico Mike Leigh no construye el cine como los demás: que un guión llene a los actores y los actores llenen una historia. Mike Leigh hace primero los actores, con ellos llena un guión y con éste construye una historia. O sea, durante meses sus actores van modelando, impregnando y dotando de su propio estilo y personalidad a los personajes que van a encarnar, cambiándolos y ajustándolos si es preciso a su modo de moverse, andar, pensar y sentir... Por eso, en las películas de Mike Leigh los actores, o los personajes que encarnan, se pueden prácticamente tocar con las manos, y por eso producen algo más intenso que el asombro cuando viven la película en la pantalla. Por eso Secretos y mentiras era una película especial y por eso All or nothing Todo o nada llegaba hasta los fondos de uno mismo. Y esto ocurre con tanta fuerza y de tal modo en El secreto de Vera Drake que, sin la presencia de su protagonista, Imelda Staunton, la película no podría ser lo que es ni tendría la complejidad moral que tiene. El hecho de que Imelda Staunton sea candidata al Oscar de este año es sólo una circunstancia: todos los actores de Leigh podrían serlo todos los años. La película se centra casi exclusivamente en un dilema moral: una mujer sencilla, volcada en su familia y en los demás, sin un excesivo voltaje de luces, que se dedica en el Londres de mitad del siglo XX a ayudar a sus semejantes necesitados y a asistir a aquellas mujeres desesperadas que quieren abortar... Ambos, Leigh y Staunton construyen un personaje muy humano y desinteresado, que ni percibe compensación alguna por lo que hace ni calcula con exactitud las consecuencias legales o médicas de sus actos y que tampoco alcanza a sospechar que algún negocio turbio se cobije detrás de su filantrópica obra. Pero, al tiempo, y he ahí la complejidad del personaje que construye la actriz, esta Vera Drake moralmente impecable e intelectual- Director: Mike Leigh Intérpretes: Imelda Staunton, Richard Graham, Eddie Marsan, Anna Keaveney Nacionalidad: Gran Bretaña, 2004 Duración: 125 minutos Calificación: mente limitada tiene la sagacidad suficiente para ocultarle a su familia sus actividades abortistas; o sea, Vera Drake cree que hace el bien pero intuye que hay algo malo, o al menos reprochable, en ello. Pues el modo en que Imelda Staunton consigue expresar ese dilema moral (hay otros de carácter social o económico también presentes en la película, pero son más tópicos y menos interesantes) entre el bien y el mal reunidos en su menuda figura es lo que puede valerle el Oscar de este año. Además aprovecha Mike Leigh esta emotiva y áspera historia para ofrecer un retrato familiar impresionante, lleno de coloridos y grisuras, empapado de época y lugar... Otra película magnífica de este director que hace un cine muy cercano, reflexivo y con demasiados matices sombríos. Otro dilema o tal vez conclusión es: sabemos cómo interpreta Imelda Staunton a una buena mujer abortista, pero ¿cómo lo interpretamos nosotros?