Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 2 2005 Espectáculos 63 SOPHIE OKONEDO Actriz. Protagonista de Hotel Rwanda Hotel Rwanda Saber ir más allá de lo que eres es lo que hace a un gran actor La británica Sophie Okonedo se ha colado en el quinteto de candidatas al Oscar a la mejor actriz de reparto por su interpretación en Hotel Rwanda una película que recuerda el terrible genocidio sucedido en aquel país africano hace unos años TEXTO: ABC Schindler sin dobleces FEDERICO MARÍN BELLÓN ¿Cómo fue su primer encuentro con la película y con el director? -Cuando leí el guión, me enganchó inmediatamente. Dice mucho sobre el espíritu humano, sobre la vida en una situación traumática, sobre el amor. Entre Tatiana y su marido, Paul, hay un vínculo muy fuerte mientras luchan desesperadamente para mantener unida a su familia durante la sucesión creciente de horrores. Me reuní con Terry George y con Alex, el ayudante de dirección. Me puse muy nerviosa cuando los conocí, porque estaba deseando participar en la película. Era algo que a uno no se le presenta a menudo, era... Pensé: es una historia que tiene que ser contada ¿Cómo se fue acercando a la historia o cómo se apoderó la historia de Hotel Rwanda de usted, una vez le eligieron para hacer el papel de Tatiana? -Traté de comprender el mundo de Tatiana, el mundo de Paul en aquel momento. La película parte de una situación bastante feliz, una familia... Todo es precioso, los niños, el jardín... Lo que era ser ruandés, vivir en Kigali y criar a sus hijos. Cuáles eran sus tradiciones y también el contexto político, social y emocional de Ruanda. Hice montones de preguntas acerca de su familia e intenté saber lo que les ocurrió, para sentir que ocurriría durante el rodaje. Porque, como persona... con corazón, creo que sé responder con sinceridad a esas situaciones. ¿Cómo describiría al personaje que interpreta y qué papel cree que desempeñó una mujer como Tatiana al lado de Paul Rusesabagina durante el genocidio? -En la película, cuando vemos por primera vez a Tatiana y a Paul, parece que sus vidas son perfectas y que todo aquello por lo que han trabajado se ha materializado. Tatiana era enfermera pero ahora es madre a tiempo completo, mientras que Paul persigue con éxito su carrera como gerente de un hotel. Tatiana está muy orgullosa de Paul. Es un pilar de la comunidad, y cuando la gente necesita un consejo recurre a él. Las vidas de Paul y Tatiana parecen perfectas. Entonces, cuando tiene lugar el genocidio, Tatiana tiene que recurrir a su fuerza interior. Si le hubieran preguntado al principio si creía que podría aguantar lo que se le venía encima, habría dicho que no. Pero a la hora de la verdad, es increíblemente fuerte y tiene una gran compasión. ¿Fue así como llegó a construir el Nick Nolte Director: Terry George Intérpretes: Don Cheadle, Sophie Okonedo, Nick Nolte, Cara Seymour Nacionalidad: Canadá, GB, Italia, Suráfrica. 2004 Duración: 121 minutos Calificación: A Terry George le gusta meter el dedo en las llagas más recientes. Tras desnudar el conflicto irlandés con los guiones de En el nombre del padre The boxer y En el nombre del hijo (esta última también la dirigió) ha encontrado una guerra aún más cruenta y absurda, el genocidio de un millón de personas en Ruanda (en una población de ocho millones) entre dos razas que no se distinguen ni entre ellas. La ONU no sólo miraba a otro lado allá por 1994, sino que huyó en medio de la tragedia. En este escenario, George fue capaz de hallar a un hombre bueno, el gerente de un hotel que salvó a un millar de personas gracias a su astucia, su mano izquierda y su coraje. El personaje principal, por el que Don Cheadle podría ganar un Oscar, es conocido como el Schindler africano, aunque Paul Rusesabagina nunca se lucró con sus acciones, ni jugó en el equipo de los malos, ni lloriqueó porque podría haber salvado a dos personas más si hubiera vendido la grifería. Su mayor bajeza fueron innumerables sobornos para acumular favores en la cuenta corriente. Por eso y porque George no es Spielberg, el personaje es menos rico. Pero el principal defecto del filme es cierto tufillo a telefilme, un acercamiento a la realidad similar a la de esos telediarios que tanto nos resbalan por más muerte que vomiten. Quizás el guión entra a saco en el conflicto y no prepara al espectador con una estructura dramática mejor planificada, más tramposa incluso. Con todo, se trata de una obra eficaz, muy bien interpretada (la verdadera maravilla son los ojos de Sophie Okonedo, que sí tiene alguna posibilidad de ganar una estatuilla) y esclarecedora de lo mal organizado que está este planeta. Sophie Okonedo, junto a su compañero de reparto, Don Cheadle AC Creo que a los que vean la película les escandalizará y sorprenderá lo que ocurrió en Rwanda y que se preguntarán cómo se consintió personaje de Tatiana, con el corazón? -En cierto modo. Me metía de un modo intenso en el papel mentalmente. Conocía muy bien el guión antes de empezar. Leí un montón de cosas, todo lo que caía en mis manos en Ruanda, incluso sentí la necesidad de visitar el Museo del Holocausto de Berlín. Cuanto más leía sobre el genocidio, más sentía la necesidad de saber cómo reaccionaría una ruandesa corriente, con una vida corriente cuidando de sus hijos, ante semejante horror. Cuando conocí a Tatiana en Bélgica, no quise preguntarle nada de esto, sino sólo hacerme una idea sobre ella. Sin embargo, pese a toda esa información que asimilé durante el proceso de búsqueda de mi per- sonaje, durante el rodaje opté por ser fiel al guión y me di cuenta de que mis reacciones se convertían casi en instintivas. Me concentraba en el papel, anulaba todo lo demás y luego veía qué pasaba. Unas veces improvisábamos un poco y, otras, dejábamos que las cosas ocurrieran por sí mismas. Prácticamente no era consciente de lo que hacía, me dejé llevar por el personaje que se había instalado en mí, pero supongo que mirándolo en retrospectiva diría: Yo tomé esas decisiones Pienso que saber ir más allá de lo que eres es lo que hace a un gran actor. Buscar constantemente la verdad... Es lo que hace Don. Y además lo que le interesa es narrar la historia, la historia es más importante que él como persona. ¿Cree que Hotel Rwanda ayudará al menos a poner la mirada sobre un continente como África o sobre otros países del tercer mundo? -Creo que al público le escandalizará y sorprenderá lo que ocurrió. Creo que, igual que yo, se preguntará cómo se consintió. Confío en que sirva para animar a la gente a poner en entredicho y profundizar más en lo que pueda estar ocurriendo fuera de su entorno inmediato.