Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 25 2 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO La historia de amor entre un tenista en sus horas bajas y otra jugadora en pleno éxito es la columna vertebral de Wimbledon una nueva película con el deporte como fondo Wimbledon punto, set y película TEXTO: JULIO BRAVO MADRID. El deporte ha sido, para Hollywood, un escenario propicio para mostrar las virtudes del sacrificio, la perseverancia o la superación personal. Wimbledon -subtitulada El amor está en juego -puede incluirse en esa estantería de películas con el deporte como telón de fondo. Dirigida por Richard Loncraine, es un filme localizado en uno de los grandes torneos del circuito tenístico. Narra la historia cruzada de un veterano jugador británico que encuentra en Wimbledon una última oportunidad para enderezar su carrera y la de una joven estrella del tenis femenino internacional. El amor, la ambición, el ansia de victoria son ingredientes que se mezclan para trazar la historia, de la que dice su director que no es una película de tenis únicamente; nunca se pretendió eso. Es una comedia romántica acerca de dos personas enamoradas. Pero eso no quiere decir que las secuencias tenísticas no deban estar bien hechas Buena parte del rodaje de la película se realizó en las propias pistas de Wimbledon durante quince semanas. Paul Bettany, el protagonista junto a Kirsten Dunst, recuerda a propósito del rodaje del partido final, con público de verdad Lograr verosimilitud fue una obsesión para el equipo de la película, y por eso se envió el guión a tenistas como Pat Cash o John McEnroe y en la pista central, que nunca había vivido nada parecido. El ruido era atronador, era una sensación increíble. Después de una toma, me senté y pensé que no podría levantarme. No puedo imaginar cómo hacen para jugar un partido de cinco sets dentro Lograr la mayor verosimilitud fue una de las obsesiones del equipo de producción. Por eso le enviaron el guión a tenistas como Pat Cash o John McEnroe, que colaborarían más tarde durante la realización del filme. El australiano Pat Cash, campeón de Wimbledon en 1987, fue el encargado de enseñar a los protagonistas a comportarse como jugadores profesionales de tenis. Wimbledon incluye también efectos especiales, sobre todo en la trayectoria de las bolas, que ha sido en algunos casos alterada digitalmente para obtener un mayor dramatismo. Wimbledon El gran Bettany echa el resto JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Paul Bettany, jugador de tenis en Wimbledon ¿Han jugado profesionalmente al tenis alguna vez? No es sencillo. No se trata sólo de poseer la técnica suficiente, el físico adecuado o la determinación de ganar. Es más que eso. En el tenis de elite el problema es la mente. Pensar y pensar: en cada punto, en cómo vas, en lo que te queda, en que estás a dos puntos del juego, o dos por detrás, el aún le puedo alcanzar o estoy liquidado, no puedo remontar tres puntos y pensarlo en cada punto, continuamente. La cabeza amenaza con estallarte si no te controlas. Y luego, los vuelos, los hoteles, la soledad... Todo eso ha intentado plasmarlo Richard Loncraine en este Wimbledon de factura alegre y elegante. Sin embargo, el trayecto de pista a pista en esta hierba londinense es irregular. En el debe habría que colocar la historia en sí, previsible, trasnochada y vulgar, en plan todo va mal hasta que llega la chica a ver el partido y todo cambia, y ya soy el mejor, saco que te mueres y el malo ni las huele Pero no todo está perdido en este Director: Richard Loncraine Intérpretes: Paul Bettany, Kirsten Dunst, Sam Neill Nacionalidad: Estados Unidos, 2004 Duración: 98 minutos Calificación: Wimbledon Ese continuo maquinar individual en un deporte que es duro por eso mismo está presente en el trabajo de Loncraine, no de una manera profunda, pero sí lo suficiente como para salvar el pellejo de la película. Y tiene a Bettany, que son palabras mayores. Uno de los mejores actores de su generación, suficiente él solo para llenar la pantalla con su presencia, con su clase innata, con su calidad de actor de los buenos, elegante y genial siempre. Aquí, con un guión bastante mezquino e intrascendente, Bettany se las apaña para atraer la mirada de todos, llevar el peso del trabajo y poner la obra a salvo del naufragio total. Menudo tipo. Day Lewis ya tiene rival... Memoria del saqueo Historia de una infamia F. M. B. Ante películas así es difícil realizar una evaluación, no ya objetiva, que ninguna lo es, sino mínimamente orientadora. Si el documental versara sobre el Holocausto, ¿cómo ponerle estrellas a la muerte de millones de judíos? Lo que cuenta Pino Solanas es menos grave, obviamente, pero abarca más años y a varias generaciones de políticos. Memoria del saqueo es la historia de la infamia de un país asaltado por sus gobernantes, por sus magistrados e incluso por sus periodistas. Entre todos malvendieron el país y bienrobaron sus riquezas, hasta conseguir que cada día mueran de hambre decenas de niños en un territorio capaz de produ- Director: Fernando E. Solanas Nacionalidad: Argentina, 2004 Duración: 118 minutos Calificación: cir alimentos para 300 millones de personas al año. Es como si en Islandia la gente pereciera por el calor. El único problema del filme es que, sin buscar la imparcialidad, le falta mordiente, su relato es cansino. Es inimaginable lo que habría hecho Michael Moore con un presidente como Carlos Menem. Porque hasta para bombardear a una clase política con la artillería de los datos hace falta puntería (o gracia disparando)