Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 2 2005 Espectáculos 61 En 1999, Pierce Brosnan protagoniza El secreto de Thomas Crown en el que un multimillonario se daba el capricho de robar una obra de Monet del Museo de Nueva York Drexler critica que no le dejen cantar la canción con la que aspira al Oscar Gil Gates, productor de la gala, prefirió reclutar a Banderas y Santana uruguayo acusa a los productores de tener una visión reduccionista de lo que es un artista latino. Su único criterio válido es el índice de audiencia ALFONSO ARMADA CORRESPONSAL HOLLYWOOD. El intérprete y compositor Jorge Drexler no ocultaba ayer en Los Ángeles su malestar por la decisión del productor Gil Gates de elegir a dos renombradas figuras latinas en Estados Unidos- -Antonio Banderas y Carlos Santana- -para interpretar Al otro lado del río el tema incluido en Los diarios de la motocicleta que opta el domingo a una estatuilla como mejor canción. El director brasileño Walter Selles encargó al uruguayo Drexler que escribiera la canción El otro lado del río para una película sobre un viaje juvenil del revolucionario argentino Ernesto Che Guevara encarnado por el actor mexicano Gael García Bernal. Gates, preocupado por la condición de evento menguante de la ceremonia de los Oscar- -el año pasado atrajo, mientras se desencadenaba la invasión de Irak, 43,5 millones de telespectadores en EE. UU. lejos de los 87 millones que vieron en 1998 cómo Titanic arramblaba con once estatuillas doradas- ha elegido al español Banderas y al mexicano Santana para servir Al otro lado del río Aunque pudiera parecer una suerte de oblicuo homenaje a los sueños bolivarianos de una América sin fronteras al sur del imperio estadounidense, Drexler hubiera preferido otros protocolos para la primera oportunidad en que una canción en castellano es candidata a los premios más celebrados de un circuito que parece estar a punto de llegar a la saturación. b El compositor LA TRAMPA Dirección: Jon Amiel Intérpretes: Catherine Zeta- Jones, Sean Connery Nacionalidad: EE. UU. 1999 Duración: 113 minutos Atraco para dos Siguiendo la pista del robo de una valiosa pieza de arte, la agente de seguros Gin Baker convence a su compañía de que le permita efectuar un golpe junto a un gran maestro del hurto entrado en años, Robert Mac MacDouglas. Pero Mac someterá a la bella agente a una serie de entrenamientos antes de confiar en ella Como Catherine ZetaJones, además, desempeña su danza delictiva embutida en un traje de cuero o látex, sus devotos fetichistas disfrutarán doblemente con esta película gra combinar un suspense nada trivial con el fascinado homenaje a una actriz de belleza quizá algo merengosa, pero en cualquier caso arrolladora. Como, además, Catherine Zeta- Jones desempeña su danza delictiva embutida en un traje de cuero o látex, sus devotos fetichistas disfrutarán doblemente. Sean Connery, por lo demás, borda su papel, manteniéndose en una decorosa actitud de veterano que sustituye la prestación física por una calculada dosis de socarronería y perspicacia, dejando para su partenaire esos ejercicios de funambulismo que un hombre casi septuagenario no podría realizar. Sólo en el tramo final de la película que nos narra un desfalco informático en un banco de Malasia- Connery no se conforma con actuar como cerebro de la operación y ejecuta cabriolas y otros alardes saltimbanquis que no encajan con su físico (y eso que es el suyo un físico privilegiado, con excepción de esa calvicie que disfraza con un peluquín) Jon Amiel maneja con soltura los recursos fastuosos que han puesto a su disposición, insuflando corrientes de sana ironía a este trepidante engranaje de tintes milenaristas que nunca desfallece, llegando a alcanzar algunos momentos de erotismo subliminal nada desdeñables. Definitivamente, las contorsiones de la señora Douglas me han trastornado. El Oscar podría consagrar a la canción Al otro lado del río el domingo que optan a este Oscar: Believe de la cinta The Polar Express (en este caso acompañada de Josh Groban) compuesta por Glen Ballard y Allan Silvestri; Learn to be lonely de El fantasma de la Ópera con música de Andrew Lloyd Weber y letra de Charles Harp, y Vois sur ton chemin de Los chicos del coro obra de Christophe Barratier y Bruno Coulais, la película que presenta el mayor desafío a las esperanzas de Mar adentro de ganar el Oscar. También se cura Drexler en salud y deja al margen de polémicas a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood: Cuando REUTERS E La elegancia de Banderas Drexler, que ha compuesto temas para Ana Belén, Víctor Manuel, Miguel Ríos y Ketama, no ha querido plantar banderillas de fuego y menos sobre la testuz del español con más trapío en Hollywood: Quisiera destacar que Antonio Banderas ha mostrado una gran elegancia en esta incómoda situación, manifestando su disposición para que las cosas se desarrollen con el respeto y la consideración que la canción, la película y su equipo realizador merecen. Puede que para los productores de la ceremonia una canción no sea más que una oportunidad para lograr un índice de audiencia determinado, pero para mí una canción es un hecho artístico y debería haber sido tratada como tal Mientras que el grupo Counting Crows interpretará Accidentally in love el tema que compusieron para Shrek 2 será la cantante estadounidense Beyoncé la que dará voz a las otras tres melodías El cantante sostiene que una canción es un hecho artístico que va más allá de lograr índices de audiencia nominó mi canción, lo hizo a partir de una voz y un sonido determinados que no se verán representados en la ceremonia. Son los productores del show quienes tienen una visión reduccionista de lo que es un artista latino, tratándonos como un grupo homogéneo de piezas intercambiables, en el que el único criterio válido es el índice de audiencia El compositor, nacido en Montevideo hace 41 años, se muestra remiso a que le agüen la fiesta, pero espera, bolivarianamente, que esta circunstancia puede impulsar un debate cultural acerca de qué significa ser un artista latino, al margen de guetos, estereotipos y preconceptos y en línea con la pujanza de la minoría hispana en EE. UU. con más de 40 millones de almas, admite: Soy consciente de la importancia de que se cante por primera vez en la historia de estos premios una canción en español, justo en un momento en que este idioma está en plena expansión