Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Espectáculos VIERNES 25 2 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO NICOLE KIDMAN Actriz. Protagonista de Birth. Reencarnación La escena con el niño en la bañera no tiene carga sexual Promete ser una de las películas más polémicas de la temporada. Una joven viuda ve en un crío de 10 años a su marido y sueña con rehacer su vida TEXTO: TONI GARCÍA Hoy llega a las pantallas Reencarnación donde la ex de Tom Cruise interpreta a una viuda convencida de que su vecino, un niño de 10 años, es en realidad su marido reencarnado. La película ha dividido a la crítica en los EE. UU. y ahora llega a nuestras pantallas. ¿Qué pensó la primera vez que leyó el guión? -Que era maravilloso y fascinante. De hecho pensar en una historia tan extraña sin que te parezca absurda ya era muy importante. También le di importancia a que Jonathan Glazer fuera a dirigirlo porque me parece excepcional. ¿Conocía al director antes de hacer Reencarnación -Bueno, había visto algunos videoclips suyos y me había encantado Sexy beast pero lo cierto es que hasta que no hablé con él por primera vez no pensé: Voy a hacerlo porque va a ser estupendo Lo que me gusta de él es su capacidad para hacer dos películas tan diferentes como las que ha hecho sin perder ni un ápice de su estilo. ¿Se sintió cómoda en el papel? -Supongo que no se trata tanto de sentirse cómoda como de aceptar el hecho Me sorprende que la violencia sea algo tan aceptado y que en cambio puedan escandalizarse ante películas como ésta Cuando aparece el niño y dice soy tu marido ella quiere creerlo, porque eso da sentido a su vida Birth habla de cómo te sientes cuando pierdes a tu primer amor, del dolor por la pérdida de un ser querido de que todos podemos vernos inmersos en ese mundo de sentimientos contradictorios. No hablo de que tengas que creer que un niño de 10 años es la reencarnación de tu marido, sino de cosas mucho más sencillas, como cuando pierdes a tu primer amor y crees que nadie más te amará, o del dolor por la perdida de un ser querido. ¿Cree en la reencarnación? -No, en principio no. Lo que pasa es que en ese sentido soy un poco bipolar, hay veces en las que después de leer un libro sobre el tema quiero creer en ello; y hay otros momentos en los que pienso que sólo son tonterías. De todas formas creo que muchas veces no se trata tanto de fe como de necesidad: cuando de veras quieres creer en algo aunque en el fondo pienses que es imposible. ¿Eso es lo que le pasa a su personaje en la película? -Bueno, está claro que Anna no ha superado la muerte de su marido. Sigue enamorada de él con cada célula de su cuerpo, así que cuando aparece el niño y dice soy yo, soy tu marido ella quiere creer que es cierto, necesita creerlo porque esa da sentido a su vida otra vez. Es así de simple. ¿La mayor baza de la película es la credibilidad? -Espero que así sea. Como puede suponer, si el espectador no se cree la historia de amor entre Sean y yo, no hay película, así que es vital que ese romance pueda entrar por los ojos de quien está mirando la película. Lo que es seguro es que si miras la película y ves a un niño y a una mujer adulta, y sólo ves eso, entonces la película no va a gustarte. ¿Alguna vez ha sentido una sensación semejante? ¿Tan intensa? -No en el sentido de la película, pero sí que he vivido experiencias muy dolorosas que me han hecho sentir muy vulnerable. Creo que todos hemos pasado por ese tipo de situaciones alguna vez... -No es una película típica... ¡No! Eso es lo mejor de Reencarnación que no tiene nada de típico. Su- pongo que por eso me gustó el proyecto, porque va más lejos de lo que se podría llegar con un precepto tan sencillo. A veces es interesante explorar y creo que Reencarnación lo hace de una forma muy elegante. -Hay muchas películas de este tipo en su carrera. ¿Por qué? -Pues no sé, lo debo llevar en los genes. Me encanta- -no sólo como actriz sino como espectadora- -ese tipo de cine que te deja huella, que te remueve, que te obliga a pensar. Siempre me ha gustado el cine que no te deja indiferente. Creo que he sido siempre así, desde que empecé en el mundo del cine.