Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura VIERNES 25 2 2005 ABC Gobierno Modificará la Ley de Patrimonio Histórico El director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, Julián Martínez García, anunció ayer en el Senado que el Gobierno modificará la Ley del Patrimonio Histórico Español, porque sólo cataloga bienes materiales y no incluye el legado inmaterial u oral. La Ley 16 1985 de Patrimonio Histórico Español comprende los bienes muebles e inmuebles, el patrimonio arqueológico y el etnográfico, los museos, archivos y bibliotecas de titularidad estatal, así como el patrimonio documental y bibliográfico. El periodista y escritor Javier Lorenzo presenta El último soldurio sobre las andanzas de este heróe de los cántabros y último caudillo que mantuvo en jaque en el norte de la península a las legiones romanas que luchaban por acabar de conquistar Hispania Corocotta, el Astérix cántabro TEXTO: JAVIER HERNÁNDEZ La Scala de Milán Mauro Meli, nuevo responsable del teatro El Consejo de Administración de la fundación que gestiona el teatro de La Scala de Milán designó ayer a Mauro Meli nuevo responsable, en sustitución de Carlo Fontana, en medio del malestar de los trabajadores, partidarios del mantenimiento de éste. Meli era hasta el momento superintendente del teatro lírico de Cagliari (Cerdeña) El origen de la salida de Fontana de La Scala se halla en las diferencias que mantenía en los últimos tiempos con el director artístico, Riccardo Muti. MADRID. Han pasado ya doscientos años desde que los romanos desembarcaran en Hispania y, sin embargo, el norte de la península sigue siendo un hueso duro de roer, un conglomerado de pueblos celtas que se resiste a los designios de Roma. Uno de estos pueblos, recio como él solo, es el cántabro, del que emerge una figura, Corocotta, que ha dado pie a El último soldurio (editorial Planeta) la primera incursión del periodista y escritor Javier Lorenzo en el terreno de la novela. El propio autor reconocía ayer durante la presentación del libro en Madrid que se sintió fascinado nada más descubrir la descripción de apenas tres líneas y media que le dedica Dión Casio, en las que este historiador romano le describe así: Irritóse tanto Au- gusto contra un tal Corocotta- bandolero hispano muy poderoso- que hizo pregonar una recompensa de 200.000 sextercios a quien lo apresase. Pero más tarde, como se le presentó espontáneamente, no sólo no le hizo ningún daño, sino que encima le regaló aquella suma Corocotta es, en realidad, Linto, hijo del jefe Corcontas, que con doce años ve no sólo la derrota de su padre a manos de Julio César, sino también cómo es apresado y llevado a Roma. Lejos de amilanarse, hace de su epilepsia, entonces la enfermedad sagrada, su pasaporte para presentarse ante el emperador y ganarse sus favores. El devenir de Linto, primero en Roma y después en terreno cántabro, le da pie a Lorenzo a forjar en 600 páginas una novela histórica pero también de aventuras Esto último, reflexiona el autor, es lo que más nos une y nos acerca a los personajes tan lejanos como él La intención de Lorenzo es lograr que en que cada capítulo hubiera algo que contar por eso se adentra también en detalles históricos de esa etapa de juventud en la cor- Un auténtico mito celta El debut de Lorenzo en la novela (antes había publicado el ensayo La España hortera simboliza la eterna lucha de David contra Goliat, o mejor dicho, la lucha de todo un pueblo recio, aguerrido y fuerte, como el cántabro, contra el imperio Romano a través de su héroe, Linto, al que sus paisanos rebautizaron Corocotta. En El último soldurio Lorenzo narra cómo un niño con epilepsia llega a la corte romana y desde allí se forja en un gran estratega que reniega de la ciudadanía romana y se hace después fuerte en su tierra, Cantabria. te romana, donde Corocotta recibe una educación de alto copete merced a Marco Cornelio Balbo, el adivino de Julio César. Después rechaza ser ciudadano de Roma y vuelve a su tierra, donde se hace soldurio- guerrero en la mitología celta- y lucha contra las legiones romanas de Augusto en su intento de someter la península y convertirla en la provincia Hispania. Para el autor, es un Astérix, pero podía ser también un Viriato, un Braveheart o un William Wallace que nos acerca a la Historia antigua de España, pero, recalca, sin pretensiones nacionalistas. De hecho, como se encargó de explicar José María Blázquez, académico de la Historia que presentó el acto, se recrean magníficamente los hechos históricos más importantes incluso, añadió, se detallan con exactitud costumbres, ciudades, personajes y hasta el armamento que se usaban en aquella época Sobre este punto, el autor considera que las guerras cántabras, que tuvieron lugar hacia el año 60 antes de Cristo, no fueron en territorio vascón. El relato recrea no sólo el ardor guerrero de un personaje de leyenda. También en esa reflexión sobre el destino, la identidad y ese poder que ejemplifica Roma, hay una parte importante del lado humano del personaje: cómo Corocotta- -jefe veterano en lengua celta- -conoce el amor y se casa con Azu. Esto le sirve al autor para ver que con este auténtico caudillo, el último escollo de los romanos en la conquista de Hispania, también se acaba el matriarcado, aquel en el que las mujeres eran guardianas de los ritos, la caza y la estructura política de la sociedad. PARTICULAR VENDE EDIFICIO en Ctra. La Coruña (Madrid) 1.950 m de oficinas, 37 plazas de 2 aparcamientos Precios: 9.650.000 e Telef: 647 575 710