Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 2 2005 51 Cultura y espectáculos b Institución de referencia, venta- Jorge Drexler critica que no le dejen interpretar en la gala de los Oscar la canción por la que opta a una estatuilla Club inglés, café vienés y tertulia madrileña El Círculo de Bellas Artes celebra sus 125 años con una exposición que saca a la luz su patrimonio na y espejo de la cultura española... tiene como emblema a la diosa Minerva y como más preciado tesoro, el edificio de Antonio Palacios NATIVIDAD PULIDO MADRID. En 1880 un grupo de artistas y aficionados al arte, que frecuentaban la tertulia del Café Suizo de Madrid y a cuya cabeza estaban Carlos de Haes, Aureliano de Beruete, Plácido Francés o Artura Mélida, fundaron una Casa de las Artes (a caballo entre tertulia madrileña, club aristocrático inglés y café vienés) donde se pudiera hablar de arte, que sirviera para exponer la obra de los artistas y, además, fuese un lugar cosmopolita y moderno de ocio, fiesta y conversación. Por esta sociedad privada (aunque siempre ha contado con apoyo institucional) han pasado algunos de los pintores, escultores, arquitectos, músicos, escritores, cineastas y políticos más destacados del último siglo, como Sorolla, Rusiñol, Benlliure, Penagos, Cecilio Pla, Ricardo Baroja o Mesonero Romanos. El catedrático de Historia del Arte y crítico de ABC Delfín Rodríguez ha logrado heroica y milagrosamente sacar adelante en tan sólo un año un proyecto de esta envergadura. El Círculo no cuenta con suficiente presupuesto como para tener inventariado y puesto en orden todo su patrimonio (con más de 6.000 piezas) Cuatrocientas de ellas han salido de sus almacenes para ocupar las cuatro salas de exposiciones de esta institución. En la muestra, que celebra los 125 años de historia de esta casa, han colaborado el Ministerio de Cultura, la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y Bancaja. Delfín Rodríguez concibe el Círculo de Bellas Artes como ventana y espejo del crecimiento metropolitano y cosmopolita de la ciudad de Madrid Ventana, porque es un lugar desde el que mirar; espejo, porque en él se han reflejado en estos 125 años el arte, el ocio, la lectura, la conversación... Imágenes no sólo complacientes (carnaval, fiesta... sino también inquietantes (vaivenes políticos, guerras... Durante la Guerra Civil parte de su patrimonio sirvió para calentar el edificio. Si hay un signo de indentidad, un emblema que se identifique con esta institución cultural, ése es, sin duda, Minerva. La diosa de las artes y la sabiduría no sólo protegió el Aventino romano, sino que se encaramó a lo más alto de la sede del Círculo en su sede de la calle Alcalá (la escultura está firmada por Juan Luis Vasallo) obra del arquitecto Antonio Palacios; se convirtió en sello, medalla y logotipo del centro, y da título a una publicación. Del inmenso legado del Círculo es, precisamente, el edificio de Palacios su más preciada joya. Inaugurado en 1926 con una exposición de Zuloaga, la belleza y modernidad de este templo de Minerva permanecen hoy intactas. Aunque no faltaron críticas (Valle- Inclán propuso en 1937 derribarlo, porque era una vergüenza son pocos los que pueden resistirse a la seducción de esta ar- quitectura metropolitana y monumental de Palacios. El comisario la semeja al cisne blanco que arrastraba su blanco plumaje por el áspero suelo en Las flores del mal de Baudelaire. Escoge esta metáfora, porque, en su opinión, el edificio asume y a la vez niega la metrópoli. Pero antes de que estuviera concluido, los socios de esta Casa de las Artes vagaron errantes por distintas sedes: desde el número 5 de la calle Barquillo, pasan- do por la calle Libertad, los locales sociales de La Equitativa o el tristemente desaparecido Pabellón de Exposiciones del Retiro, obra de Ricardo Magdalena, siguiendo modelos europeos como el edificio de la Secesión en Viena. Al edificio de Antonio Palacios se dedica no sólo uno de los cuatro apartados en que se divide la muestra- -en la sala Minerva se exhiben planos, bocetos, documentos y fotografías de la sede del Círculo- sino también un segundo catálogo, que verá la luz cuando concluya la exposición. Una Pecera muy artística Las otras tres salas quedan distribuidas de la siguiente manera. En la Sala Picasso, a través de muebles, documentos, objetos cotidianos, pinturas, carteles, libros... se quiere rendir homenaje a los socios de esta institución, verdaderos motores de la misma. En la Sala Goya se reúnen algunas de las principales obras maestras de sus fondos hasta 1936, mientras que la Sala Juana Mordó se ocupa del generoso legado de esta importante mujer, con especial atención al arte de la segunda mitad del siglo XX. Pero no acaba la muestra en estas cuatro salas, puesto que sus tesoros se extienden por el salón de baile, la majestuosa escalera y las célebres Salas de Conversación, conocidas popularmente como La Pecera Para el director del Círculo, Juan Barja, con esta conmemoración se quiere no sólo poner en valor los fondos de esta institución, sino también aunar historia y modernidad en una casa contemporánea con 125 años de vida a sus espaldas. El sábado habrá una Jornada de Puertas Abiertas, de 10.00 a 22.00 horas, con visitas guiadas, conciertos, performances y talleres. Carteles y objetos cotidianos Esculturas y documentos Pinturas y grabados La colección de carteles del Círculo de Bellas Artes es espectacular. Los hay firmados por Rafael de Penagos, Benlliure, Cecilio Pla, Bartolozzi, Antonio Moline (en la imagen) Gordillo, Genovés, Arroyo, Canogar, Pérez Villalta... Además, es muy interesante el fondo de objetos cotidianos de los socios: desde caballetes de pintor, una bicicleta y una urna de votaciones, hasta una ruleta, una mesa de billar y otra de ajedrez Repartidas por todo el edificio, bellísimas esculturas de los principales artistas. Como El salto de Léucade de Moisés de Huerta (en la imagen) La Fortuna de Julio Vicent, o La sibila Casandra de Juan Cristóbal, que custodia la escalera. También cuenta el Círculo con numerosos e interesantes documentos, como actas de fundación, reglamento y adhesiones, así como manuscritos de los principales poetas La impresionante Minerva en bronce de Juan Luis Vasallo preside el Círculo La colección de pintura de esta institución incluye importantes obras de Cecilio Pla, Gutiérrez Solana, Muñoz Degrain, Rusiñol o Antonio Cortina (en la imagen, El descanso de la modelo) El legado Mordó reúne una interesante selección de pintura moderna y contemporánea. Entre los grabados, atesora La Tauromaquia de Goya. El Círculo compró las planchas originales, hoy conservadas en Calcografía Nacional.