Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad VIERNES 25 2 2005 ABC Ciencia Siete cepas de bacterias se comen las películas conservadas en la Filmoteca Nacional Se nutren de la gelatina que impregna los rollos, lo que daña el color y deteriora las imágenes CSIC y de la Universidad Complutense colaboran con la Filmoteca Nacional para elaborar protocolos internacionales que protejan los archivos A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. El patrimonio cinematográfico español, protegido en los archivos de la Filmoteca Nacional, está amenazado por diminutos enemigos, identificados por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Complutense. Son catorce cepas de bacterias, de las que siete se alimentan de la emulsión de gelatina utilizada en los rollos cinematográficos. Capaces de sobrevivir a temperaturas muy bajas (4 grados centígrados) esa invasora colonia de microorganismos es inocua para el ser humano, pero causa, al alimentarse con la capa de gelatina de los rollos, un deterioro del color que puede desembocar en la pérdida de las imágenes. Aunque no es posible eliminar completamente la presencia de esas bacterias, si cabe impedir su peligrosa acumulación en los archivos cinematográficos si éstos se adecúan a determinadas condiciones de temperatura y humedad. Todos estos datos científicos aparecen detallados en la Revista de Plásticos Modernos editada con el patrocinio del Instituto de Polímeros, un centro de investigación del CSIC que inició hace cuatro años este proyecto científico junto a investigadores de la Complutense y la Filmoteca Nacional, con el apoyo financiero del mayor laboratorio cinematográfico español. El b Científicos del La evolución del material Las películas están formadas por dos capas principales de polímeros plásticos. Una sirve de soporte y la otra registra las imágenes y los sonidos. Para la primera capa se utilizó, en los primeros años del cine, el llamado celuloide, pero su elevada inflamabilidad hizo que se sustituyera por plásticos de acetatos de celulosa. A finales del siglo XX, los acetatos (que soportan mal las temperaturas y se degradan formando ácido acético, un problema conocido como síndrome del vinagre) se sustituyeron por poliestéres. Para la capa de registro de imágenes y sonido se usa, aún, una emulsión de gelatinas y sustancias fotosensibles. objetivo último de este proyecto es fijar protocolos internacionales para la conservación de los archivos cinematográficos. Como primera medida para evitar la proliferación de microorganismos, la Filmoteca ya ha comenzado a almacenar sus películas en latas ventiladas y ha ajustado las características de su nuevo archivo central de Pozuelo (Madrid) a los requisitos de temperatura y aire acondicionado que despuntan de los resultados de este proyecto. No obstante, el comienzo de las obras de ese archivo central aún no se han iniciado, pese a que su financiación fue aprobada hace ya unos años. Interior de los archivos de la Filmoteca Nacional ÁNGEL DE ANTONIO Bacilos hallados en las películas Revicien, la red de revistas científicas españolas. Catalina recuerda que son muy conocidos los efectos de bacterias y otros microorganismos en pinturas, esculturas y edificios históricos, pero se sabe poco de los microbios que biodegradan las películas. Los rollos cinematográficos tienen un particular atractivo como alimento para las bacterias porque la gelatina de la emulsión de las películas está fabricada con una combinación de proteínas de- El patito feo de la conservación El cine puede considerarse el patito feo de la conservación del patrimonio precisa Fernando Catalina, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros, en una nota difundida por rivadas de colágeno animal, según detalla Alfonso del Amo, jefe de investigación de la Filmoteca Española. En sus archivos, los investigadores han descubierto catorce cepas de bacterias, siete de las cuales se comen la gelatina de las películas. Resisten condiciones bajas de humedad y temperatura e incluso, en el caso de dos bacterias, atacan de forma conjunta: un microorganismo prepara el terreno para otro, que sólo se multiplica en la película cuando ha detectado un daño previo. También se han hallado 17 cepas de hongos. El objetivo de los científicos es descubrir cuál es la función que desempeña cada especie, incluidas aquellas que parecen no tener efectos perniciosos en el material cinematográfico. A medio plazo permitirá saber qué productos son los más beneficios para luchar contra esos parásitos microbianos que viven del cine El clima seco de Madrid juega a favor de la Filmoteca Nacional. Todo lo contrario ocurre en las filmotecas autonómicas situadas en la costa, como las de San Sebastián y La Coruña. Las condiciones más adversas se detectan en Barcelona, Valencia y Canarias, donde las temperaturas superan con frecuencia los 30 grados y la humedad ambiental es superior al 60 por ciento.