Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 2 2005 45 Cuarenta instituciones se unen con Sanidad para frenar el consumo de drogas entre los jóvenes El primer indicio de que algo iba mal se produjo al no acudir el Papa a una reunión solemne de cardenales El procedimiento no se considera un recurso extremo y podrá retirarse al mejorar la salud del Papa una carta del Papa que comenzaba así: Por motivos de prudencia se me ha aconsejado seguir el acto desde mi apartamento mediante un enlace televisivo interno. Le confío por tanto, cardenal Sodano, el encargo de presidir esa reunión, autorizándole a proceder en mi nombre en los varios actos ya programados... Vestidos de púrpura y alineados en tres filas en la espectacular Sala Clementina, los cardenales dieron su asentimiento a los puntos previstos y tomaron nota de diversos nombramientos sin saber que, a mitad del encuentro, el Papa recorría las calles de Roma en una ambulancia, y que, al final del mismo, llevaba casi una hora internado en el policlínico Gemelli. Un empleado de seguridad que le vio entrar en una camilla con el respaldo realzado manifestó que estaba consciente, parecía tranquilo y llevaba una manta para cubrir las piernas. Fue recibido por el departamento de Urgencias, el mismo que le atendió en la hospitalizacion anterior, del uno al 10 de febrero, motivada por una crisis Historial clínico 13 de mayo de 1981. Intervención quirúrgica tras el atentado. Después de más de cinco horas de operación le extirparon 55 centímetros de intestino. 20 de junio de 1981. Ingresó por una una infección de cytomegalovirus, derivada de su intervención anterior. 12 de julio de 1992. Se le manifestó un tumor en el colon y fue intervenido durante 4 horas en las que le fue extraído un tumor benigno, extirpada la vesícula biliar y detectados cálculos biliares. 11 de noviembre de 1993. En el transcurso de una audiencia sufrió una caída que le produjo una luxación del hombro derecho con fractura de la glena, y ese mismo día fue intervenido. 29 de abril de 1994. Por quinta vez ingresaba en el mismo hospital tras fracturarse el fémur derecho en una caída accidental cuando salía de la bañera de su apartamento privado. Se le implantó una prótesis de titanio. 13 de agosto de 1996. Fue sometido a una prueba de escáner en Albano. 1 de febrero de 2005. Aquejado de una laringotraqueítis aguda, fue hospitalizado en el policlínico Gemelli. de espasmos de laringe y una lanringotraqueítis aguda. El portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro- Valls, explico que desde la tarde del miércoles, el Santo Padre ha sufrido una recaída del síndrome gripal sufrido en las semanas precedentes. Por ese motivo, ha sido hospitalizado en el policlínico Agostino Gemelli para recibir la oportuna asistencia de especialistas y realizar nuevos análisis Igual que la vez anterior, el hospital Gemelli logró mantener la reserva sobre todo lo que sucedía en la planta dé- cima mientras la colina contigua al aparcamiento volvía a llenarse de un bosque de furgonetas con antenas parabólicas de televisión. La noticia de la gravedad del Papa había dado ya la vuelta al mundo. La gravedad proviene del párkinson Si las recaídas de la gripe son malas para cualquier persona de 84 años, el verdadero problema del Papa es la presencia de un párkinson avanzado que le dificulta tragar saliva, respirar o toser, un mecanismo de defensa frente a las infecciones de garganta. Desde hace tiempo, su capacidad respiratoria resulta disminuída a causa de la postura encorvada y la escasa respuesta muscular. El inspirar muy poco aire de cada vez le obliga a respirar el doble de veces que las personas normales, con la consiguiente fatiga añadida de los músculos pectorales y diafragma. Leer textos le supone un gran esfuerzo, y a partir del segundo párrafo tiene que respirar cada dos o tres palabras. Hacia el final de los textos, cada vez más breves, jadeaba ruidosamente a cada palabra. A su vez, los espasmos de glotis del pasado uno de febrero, que provocaron la hospitalizacion urgente, tienden a repetirse en caso de nueva infección o de recaída. Desde hace tiempo, los responsables de la salud del Papa tienen siempre a mano el oxígeno y el material necesario para intubarlo inmediatamente en caso de necesidad. Las señales del párkinson aparecieron en el rostro del Papa en 1986, antes que los temblores de la mano, visibles desde principios de los noventa. Al cabo de tantos años de enfermedad, lo asombroso es que Juan Pablo II mantuviese un empeño y un ritmo de trabajo extraordinarios en sus circunstancias. AP crisis anterior. Habia comenzado incluso a recibir individualmente a los obispos españoles en visita ad limina cuando lo previsto era reducir su agenda a un encuentro colectivo el próximo lunes para entregarles un segundo discurso sobre la situación espiritual de España. El primer indicio de que algo iba mal se produjo a las 11 de la mañana, cuando el Papa no acudió, por primera vez en el Pontificado, a una reunión solemne de cardenales, convocada para proclamar cinco nuevos santos. Como explicación, el cardenal secretario de Estado, Angelo Sodano, dio lectura a