Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 2 2005 Nacional 17 El aumento de idiomas oficiales en la Unión Europea perjudica al español hasta el punto de que se está viendo reducido a una segunda categoría. Aún así, el Gobierno solicita que se consideren lenguas oficiales el catalán, el gallego, valenciano y vasco Zapatero y Carod pasan hoy del secreto al luz y taquígrafos b El líder republicano intentará arrancar en Moncloa el compromiso del presidente del Gobierno de que respetará todas las promesas realizadas hasta ahora IVA ANGUERA BARCELONA. El presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, acudirá a su tercera cita en La Moncloa dispuesto a reivindicar ante el presidente del Gobierno el cumplimiento de las promesas realizadas hasta ahora por Zapatero. Tras la frase menos talante y más federalismo práctico que el propio Carod acuñó como previa de la reunión, se encuentra la decepción de los republicanos ante lo que empiezan a ver como un cúmulo de promesas con poco futuro. En las últimas semanas el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, ha advertido de que su Ministerio pondría sus propios límites al nuevo Estatuto catalán, el vicepresidente y titular de Economía, Pedro Solbes, rechazaba tanjantemente cualquier posibilidad de publicar las balanzas fiscales, pese a que la presidenta del INE reconoce que sería posible hacerlo siempre que exista voluntad política. Sólo la promesa reiterada por Zapatero el miércoles en la sesión de control parlamentario puede dar aire a los republicanos, que ya han desestimado definitivamente la oferta de pacto de legislatura que lanzaron a principios de año. Por su parte, Rodríguez Zapatero expresará al líder republicano su compromiso de apoyar una reforma del Estatuto consensuada y que respete el marco legal, así como de garantizar la suficiencia financiera de Cataluña. Pero aparte, la pretensión de Zapatero es tratar de cerrar el calendario de leyes que quiere aprobar en las Cortes de la mano de sus socios republicanos en este periodo de sesiones. España se olvida del español TEXTO: ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. Un cambio en la reglamentación de trabajo en la sala de prensa de la Comisión Europea ha puesto al Gobierno español frente a una situación comprometida. En aras de la simplificación, la Comisión ha decidido reducir el número de lenguas a las que se traducen las ruedas de prensa de los comisarios, lo que ha relegado en este caso al español a una especie de lengua de segunda categoría. La embajada española ha protestado e incluso a algunos funcionarios europeos les ha faltado tiempo para recordar- -en privado, eso sí- -que España ha contribuido de forma destacada a la babelización de las instituciones comunitarias con su exigencia de que además del castellano, otras tres lenguas tengan el carácter de oficiales. El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, confesó ayer a un grupo de periodistas italianos y españoles que le habían sorprendido las críticas a unas medidas que no pretendían otra cosa más que agilizar el funcionamiento de la sala de prensa. Al fin y al cabo, el portugués es una de las perjudicadas, es más hablada en el mundo que el italiano y, sin embargo, también ha sido suprimida de la lista de traducciones en las ruedas de prensa ordinarias. además de a la lengua nativa del comisario. La embajada de Italia fue la primera en protestar, y el miércoles el embajador español, Carlos Bastarreche, envió una carta en la que aseguraba que esas prácticas no son aceptables para mi país dado que la defensa del español es una de las prioridades de mi Nuestro país, con dificultades para mantener a flote su idioma, pretende añadir más lenguas Almunia ya apoyó la idea de eliminar el español en las ruedas de prensa de los comisarios gobierno Actualmente en la Unión Europea hay 20 lenguas oficiales, pero serán 22 cuando dentro de dos años ingresen en ella dos nuevos países: Bulgaria y Rumania. España solicita que también se consideren lenguas oficiales el catalán, el valenciano, el gallego y el vasco y por otro lado tiene que hacer grandes esfuerzos para mantener a flote el español, que es la quinta lengua en numero de hablantes en Europa y la única que está resistiendo el empuje del inglés en el mundo. Tendencia a la simplificación No hay que dar muchas vueltas para darse cuenta de que, aunque se trate de dos cuestiones diferentes, a mayor número de lenguas, mayor tendencia a la simplificación. Ya había muchas lenguas en la Unión Europea como para pensar que añadir tres o cuatro más a la colección no tendría consecuencias. Barroso pide que se eviten las percepciones nacionales E. S. BRUSELAS. José Manuel Barroso es un pragmático que se ha encontrado con una Comisión compuesta por 25 miembros en la que muchos de ellos hacen gala de un interés creciente por explicar personalmente los detalles de su gestión. Lo cierto es que esta situación multiplica el número de confe- Las fundadoras Hay que decir que de todos modos el portugués nunca había figurado entre las seis lenguas que se conocen como fundadoras que eran de uso común hasta ahora y que incluyen el francés, inglés, alemán, italiano, español y holandés. Desde el mes de noviembre, la Comisión, con el apoyo del español Joaquín Almunia, decidió que las ruedas de prensa de los comisarios sólo se traducirían al inglés, francés y alemán, rencias de prensa, lo que en términos de traducción tiene un coste desaforado. Pero vista desde Bruselas, la cuestión es siempre muy delicada, de forma que el hecho de que un comisario como Joaquín Almunia responda en inglés a una pregunta hecha en español es algo que no pasa nunca desapercibido. El principal consejo de Barroso en este caso es que todo el mundo debería evitar las percepciones nacionales porque precisamente de eso se trata en Europa. Eso es lo que ha hecho Almunia, que ha dado su apoyo a las medidas que, desde noviembre, están dejando el español en un segundo plano en la sala de prensa de la Comisión.