Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID VIERNES 25 2 2005 ABC Los bomberos ponen en cuarentena el testimonio de los vigilantes a la Policía Creen que el fuego comenzó una media hora antes de que les avisaran once y cuarto de la noche, cuando los guardas detectaron el fuego, las llamas, de sólo medio metro, se limitaran a un despacho de la planta 21 S. N. MADRID. El testimonio de los vigilantes jurados de la torre Windsor, publicado ayer por el diario El País dibuja una versión del desarrollo del incendio que es puesta en cuarentena por los bomberos, según fuentes del Cuerpo consultadas por ABC. Los trabajadores de seguridad afirman que a las 23: 15 el fuego se limitaba a un pequeño despacho del ala sur, con una altura de las llamas de apenas medio metro de altura. Sin embargo, las primeras dotaciones de bomberos, cuyo testimonio publicó ABC sólo 48 horas después del desastre, afirman que cuando llegaban al inmueble, sólo cuatro minutos después de ser alertados, ya veían desde su vehículo que el fuego había alcanzado el exterior y que habían estallado los cristales de varias ventanas por efecto de las altísimas temperaturas. No sólo eso: aseguran que al llegar a la planta 21 el incendio era incontrolable tanto por su magnitud como por la cadena de fallos detectados en el inmueble. Curiosamente, uno de los vigilantes asegura que cuando los hombres del Servicio de Extinción de Incendios llegaron a la planta 21 sólo había fuego en el citado despacho de la zona sur, de entre 10 y 12 metros cuadrados de superficie. Y añade: Si hubiera podido acceder a él- -afirma que la puerta estaba atrancada desde dentro- -hubiera podido apagar el fuego con un extintor No obstante, los bomberos encontraron una manguera desplegada al llegar al siniestro. b Dudan de que a las Defensa niega que tuviera documentos en una caja fuerte del Windsor b Un Juzgado autorizó ayer a una firma a buscar en el edificio papeles que según el Ministerio son sólo títulos y contratos ajenos a la seguridad L. L. CARO MADRID. El Ministerio de Defensa negó ayer tener en el interior del Windsor documentación alguna de carácter reservada o sensible tal como se desprendía de la autorización dada por el Juzgado número 28 de Madrid a la empresa Comparex España S. A. para acceder ayer a la cuarta planta del edificio y retirar de una caja fuerte ignífuga documentos reservados del Ministerio de Defensa La difusión del auto hizo saltar las alarmas en el departamento que dirige José Bono, desde donde se informó que todo lo que la mencionada compañía podía estar buscando es un Acuerdo de Seguridad, como el que tienen otras 200 empresas en España que la acredita para participar en las licitaciones de Defensa. Junto a ello, añadieron, se trataría de bases de concursos para servicios o suministros, que para nada comprometen la seguridad del Estado sobre los que las firmas depositarias tienen obligación de custodia y confidencialidad Fuentes del Ministerio lamentaron, en todo caso, la imprudencia cometida a la hora de reflejar las características de tales documentos en el auto, al tiempo que subrayaron que el material clasificado está donde tiene que estar, y ese sitio no es el Windsor Comparex España dedicada al alquiler de equipos informáticos, corroboró por su parte las afirmaciones de Defensa, y señaló que su interés es recuperar contratos con el Ministerio que conservaba en una caja de seguridad. La Policía Científica no ha detectado combustible en el edificio ma propagación Salvo que, obviamente, existiera un combustible que acelerara la extensión de las llamas, lo que no ha sido detectado por los investigadores de la Comisaría General de Policía Científica. Los vigilantes jurados, en su declaración ante la Policía, confirman que una traductora que trabajaba en la planta novena fue la última en abandonar el inmueble, pasadas las once de la noche, cuando los trabajadores dan por megafonía la orden de desalojar el edificio. No obstante, consideran que cuando se declaró el incendio con se- IGNACIO GIL Bastante antes La conclusión de los profesionales que estuvieron luchando contra el fuego, sin embargo, era clara y muy diferente: las llamas se habían declarado bastante antes de que se recibiera el aviso de los vigilantes jurados de la torre Windsor. Fuentes de los bomberos precisaban ayer que, según los cálculos que han realizado, el siniestro había comenzado al menos media hora antes; es decir, sobre las once menos cuarto de la noche. En este mismo sentido, consideran dudoso que un fuego como el descrito por los vigilantes jurados cuando accedieron a la planta 21 adquiriera las proporciones que se encontraron los bomberos al llegar, apenas cuatro minutos después de recibir el aviso de los empleados del edificio. Sólo si se dieran unas condiciones muy especiales, con gran cantidad de oxígeno en la planta y mucho material inflamable acumulado, se explicaría esa rapidísi- Consideran dudoso que un fuego como el descrito por los vigilantes adquiriera las proporciones que se encontraron al llegar, sólo cuatro minutos después del aviso guridad había más gente en el edificio Sin embargo, en su última inspección del inmueble para asegurarse de que no quedaba nadie dentro no encontraron a persona alguna. Mientras tanto, ayer continuó en el complejo policial de Canillas el proceso de volcado de los datos de los ordenadores de control del edificio, en presencia de la secretaria judicial. Asimismo, agentes de la Policía Científica volvieron a entrar en el rascacielos para recoger nuevas muestras. Hasta el momento, según precisaron fuentes jurídicas, puede confirmarse que los informes de los expertos señalan que no se han hallado restos ni indicios de sustancias incendiarias o propagadoras del fuego, lo que hace que la hipótesis más probable como causa del siniestro sea la de un cortocircuito. Las mismas fuentes jurídicas precisan que en general, las actuaciones ordenadas por el juzgado en el interior de la estructura han finalizado, aunque quedan todos los análisis de documentación y datos extraídos del edificio y de los informes que se presenten. Papeles importantes y dinero El Juzgado número 28 de Madrid encargado de investigar el siniestro también autorizó ayer el acceso al Windsor de cinco técnicos de la firma Ason Inmobiliaria de Arriendos S. L. al entorno de los sótanos y las plantas baja y cuarta para realizar comprobaciones técnicas que- -al igual que en el caso de Comparex -se ejecutarían bajo supervisión policial y durante el tiempo mínimo imprescindible, que nunca excederá de las cinco horas solicitadas A última hora de la tarde, un grupo de unas ocho personas accedió al inmueble por la zona que une el Windsor con el centro comercial y tras aproximadamente media hora salieron por el mismo lugar portando dos de ellos un objeto negro con forma rectangular y aparentemente pesado que introdujeron en una furgoneta.