Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 2 2005 Nacional 13 Se ahorca en su celda el islamista que festejó con café la matanza del 11- M TEXTO: D. M. P. M. MADRID. Colgado de un cinturón en la ducha de su celda de la prisión de Zuera (Zaragoza) fue encontrado ayer el cuerpo sin vida de Mustafá Zanibar, imputado por el juez Garzón dentro de la operación Nova por formar parte de una célula islamista que tenía entre sus objetivos atentar contra la Audiencia Nacional, estaciones ferroviarias y el estadio Santiago Bernabéu. Además, el marroquí, que festejó en la cárcel de A Lama (Pontevedra) la matanza del 11- M invitando a café a otros presos musulmanes, cumplía 29 años de condena por quemar vivo a un compatriota suyo en El Ejido (Almería) en 1994. En la actualidad, el recluso estaba en tratamiento por padecer un herpes zoster que obligó su ingreso durante una semana en el hospital Miguel Servet de Zaragoza. El pasado miércoles regresó a la prisión. El día 11 también fue atendido en el mismo centro sanitario aquejado de molestias gástricas. Ayer, a las 13: 40 de la tarde, funcionarios de la prisión de Zuera acudieron a la celda de aislamiento de Zanibar para llevarle la comida. Tras mirar por la cancela y no verlo en la mesa ni en la cama, decidieron entrar en el habitácu- lo y encontraron al recluso ahorcado. Los funcionarios avisaron al médico, que sólo pudo certificar su muerte. Desde el 25 de noviembre en que fue trasladado a la cárcel de Zuera, tras ser imputado por Garzón, Zanibar se encontraba en una celda de aislamiento. Estaba solo, no podía comer en el comedor con el resto de los reclusos y únicamente podía salir a pasear al patio durante cuatro horas, casi siempre en solitario. Éste es el régimen establecido por Instituciones Penitenciarias desde finales del año pasado para los presos islamistas radicales. La última vez que los funcionarios de la prisión de Zuera vieron vivo a Zanibar fue a las doce y media de la mañana de ayer, cuando realizaron uno de los controles rutinarios. Según los registros del Libro de Servicios, donde se anotan las incidencias, los funcionarios encontraron el cadáver de Zani- bar a las 13: 40 horas de la mañana, cuando fueron a llevarle la comida a la celda. Desde las ocho la mañana hasta el momento de encontrarle muerto, los funcionarios habían tenido contacto con él casi de hora en hora. Según fuentes penitenciarias, lo vieron a las ocho de la mañana durante el recuento y media hora después para darle una medicina para su dolencia de herpes zoster. A las nueve le sirvieron el desayuno y media hora más tarde le preguntaron si quería salir al patio, a lo que respondió que no. Posteriormente, a las once, los funcionarios hicieron un control visual, que se repitió una hora y media después sin que se observara ninguna anormalidad. Mustafá Zanibar en régimen de aislamiento, situación que les lleva a tener altibajos en su estado de ánimo. No obstante, su carácter era bastante hosco. Antes de estar en la prisión de Zuera, Zanibar estuvo en la de Nanclares de Oca (Álava) periodo que coincidió con la celebración de Ramadán. Pese a sus convencimientos integristas, el recluso no siguió de forma rigurosa los preceptos marcados por esta festividad religiosa. Con anterioridad estuvo ingresado en la cárcel de A Lama (Pontevedra) donde celebró los atentados del 11- M invitando a café a los reclusos musulmanes del módulo 5, en el que también había dos etarras, que no participaron en el festejo. A esta prisión llegó el 11 de julio de 2003 procedente de la de Topas (Salamanca) donde se gestó la célula islamista de Achraf. No respetó el Ramadán Durante su estancia en Zuera sólo una ocasión acudió a visitarle un hombre que dijo ser su hermano, pero no pudieron verse porque el recluso estaba en ese momento en el hospital. Este familiar dejó una dirección a la que la prisión envió ayer un telegrama comunicando el fallecimiento. Sobre estado psicológico del recluso, las fuentes citadas señalaron que era el habitual de los presos que están Mustafá Zanibar fue imputado por formar parte de la célula que quería atentar contra la Audiencia Nacional