Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24 2 2005 95 Deportes Raúl López sufre una grave lesión de menisco en la rodilla izquierda y se pierde lo que resta de campaña en la NBA Drogba, el mejor aliado de un Barça tenaz Se adelantó el Chelsea en la primera mitad y cuando los azulgrana no sabían cómo superar su barrera defensiva, el de Costa de Marfil se autoeliminó con una expulsión que facilitó la remontada BARCELONA CHELSEA 2 1 Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Belletti (Gerard, m. 84) Puyol, Márquez, Gio; Xavi, Albertini (Iniesta, m. 57) Deco; Giuly (Maxi López, m. 63) Eto o y Ronaldinho. Chelsea (4- 3- 2- 1) Cech; Paulo Ferreira, Ricardo Carvalho, Terry, Gallas; Tiago (Smertin, m. 90) Makelele, Lampard; Cole (Johnson, m. 70) Duff (Gudjhonsen, m. 75) y Drogba. ÁRBITRO Anders Frisk (Suecia) Dos amarillas, y por tanto roja (m. 55) a Drogba. Goles 0- 1. m. 32: Belletti, en propia puerta tras centro de Duff. 1- 1. m. 66: Maxi López. 2- 1. m. 74: Eto o. ENRIQUE ORTEGO No me gustaría estar en la piel de Drogba. Sabiendo cómo se las gasta Mourinho, posiblemente el de Costa de Marfil pagará caro su ataque de infantilismo. Ni el hecho de que costara cuarenta millones de euros ni ser el mejor delantero de la plantilla le va a servir de coartada. Será difícil que el portugués le perdone. Gran parte de culpa de la reacción del Barça y de que finalmente diera la vuelta al marcador se debe a la locura transitoria del ex del Marsella. Tenía su equipo el partido más que controlado. El tanto de Belletti en propia puerta pesaba lo suyo no sólo en el marcador, sino en los ánimos de unos y otros. Los de Rijkaard no sabían cómo asaltar la fortificación levantado por el Chelsea delante de su área. Drogba tenía una tarjeta desde los primeros minutos. Nada más salir en el segundo tiempo cometió la primera tontería, pero Frisk le perdonó la segunda cartulina. Cinco minutos después entró con los tacos por delante a Valdés en el área pequeña y se ganó a pulso la segunda. Expulsado con 35 minutos por delante. El Barça no desaprovechó la oportunidad. Rijkaard también contribuyó con la inmediata entrada de Iniesta y Maxi López. Su incorporación revolucionó al equipo y pronto se vieron los frutos porque, con todo el Chelsea colgado del larguero, el argentino acertó en el primer balón que tocó. Y ahí los de Mourinho perdieron la flema que habían derrochado hasta entonces y el once azulgrana aprovechó bien los espacios. Esta plancha de Drogba a Valdés le costó al marfileño la segunda amarilla y abrió el camino de la remontada local REUTERS Zapatero canceló su viaje por el temporal y no asistió al Camp Nou El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no asistió ayer al Camp Nou para presenciar el partido de Liga de Campeones entre el Barça y el Chelsea al cancelar su viaje debido al temporal de frío y nieve que azota el país. Zapatero, que es barcelonista y que iba a acudir por primera vez al palco del estadio azulgrana desde que es presidente, justificó su decisión por las recomendaciones que hizo el Gobierno para que los ciudadanos no viajasen. Eso sí, hubo abundancia de seleccionadores, los de Inglaterra, Holanda, Francia y Bulgaria. Dos cambios rápidos y atinados Gio se convirtió en extremo izquierda, Ronaldinho pasó a interior e Iniesta dibujó ese juego entre líneas que se antoja indispensable cuando el enemigo defiende con nueve hombres. Después llegó el tanto de Eto o. Un gol de oportunista que significaba dar la vuelta al marcador. Y todavía Iniesta y Eto o, en el tiempo de prolongación, pudieron hacer un tercero que sí hubiera sido significativo con vistas al partido de vuelta. Anoche se jugaron dos partidos en uno. Mientras el Chelsea estuvo con once fue un equipo bien plantado, muy táctico y seguro de sus posibilidades. Un conjunto que no tiene nunca remordimientos de conciencia. Si debe defender con todo lo hace con el mayor de los desahogos y sin la menor vergüenza. En la conciencia futbolística de Mourinho no hay hueco para el rubor. Superados los diez primeros minutos en los que el Barça salió sin frenos, los del portugués pasaron a controlar el partido con una facilidad pasmosa. Les bastó con acumular hombres en la frontal de su área y buscar la contraria con dos toques cuando más, porque su jugada preferida es el pase largo en per- pendicular y que Drogba, Duff y Cole se la jueguen en velocidad con los defensas contrarios. Es un fútbol sencillo. Cuadriculado si cabe, pero tremendamente eficaz. A la seguridad de la línea defensiva al mando del capitán Terry se suma la inteligencia que aportan los tres hombres que se colocan por delante. Son como tres medios centro (Tiago- Makelele- Lampard) y con su perfecta colocación y su oficio terminaron anulando la creatividad de Xavi y Deco, que son palabras mayores. Tuvo el Barça sus oportunidades en ese arranque al galope con Ronaldinho como jinete más activo por su banda izquierda. Fueron diez minutos de fútbol trepidante, entradas por las bandas, balones interiores, paredes... pero cuando los de Londres levantaron sus torres en la frontal del área resultaron inabordables... hasta que Drogba cometió su pecado. Una falta que le puede costar muy caro. A él, seguro. A su equipo, quizás.