Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24 2 2005 63 Toros EDUARDO MIURA Presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) La lengua azul puede provocar una crisis mayor de lo que muchos creen Más del 60 por ciento de las ganaderías de bravo se encuentran en zona restringida y peligra el normal desarrollo de la temporada; para ellas Francia se ha cerrado a cal y canto TEXTO: ROSARIO PÉREZ FOTO: MILLÁN HERCE -Ha entrado en vigor la nueva orden APA 245 2005 que define zonas estacionalmente libres de lengua azul ¿Cómo afecta al toro de lidia? -Es un poco menos restrictiva que la anterior, pero el movimiento de animales no se puede hacer con libertad. El tema está muy complicado. Hay que ser consciente de que son normativas europeas y aquí quien emite la orden es Bruselas, que no conoce la idiosincrasia del toro de lidia. Estamos en manos de las decisiones de Europa. ¿En qué consiste exactamente la la enfermedad de la lengua azul -Es una fiebre catarral que afecta al vacuno, al ovino y al caprino. El contagio no es por contacto, sino que tiene que aparecer el famoso mosquito que hace de vector y que puede transmitir del enfermo al sano. Siendo una enfermedad que no es grave para la salud pública, va a incidir más negativamente que el mal de las vacas locas -Según el último comunicado que han emitido desde la UCTL, 196 ganaderías de las 331 localizadas en España se encuentran en las zonas restringidas de Andalucía Occidental, Extremadura y Castilla- La Mancha y esto puede provocar una crisis en el sector. -Es evidente, cuando supone un serio quebranto para más del 60 por ciento de las ganaderías de la Unión. Nos gustaría someternos a unos controles y, una vez comprobado que el animal está sano, poder salir. No pretendemos saltarnos las normas a la torera, pero sí pedimos reglas que se adapten a nuestra situación, es decir, que contemplen la particularidad del manejo del toro. -Las divisas situadas en la zona de libre movimiento significan tan sólo el 34 7 del censo total. ¿Podrían abastecer a los 1.500 festejos que suelen celebrarse anualmente en España? -Parece que la oferta es menor que la demanda, ¿no? ¿Peligra entonces la celebración de la temporada? -Va a afectar, y a lo mejor más de lo que muchas personas piensan. No soy adivino y no estoy en situación de de- cir qué ocurrirá, pero existe una voz de alarma, puesto que los ganaderos de las zonas restringidas estamos muy preocupados. Sin comerlo ni beberlo, nos van dando bofetás No somos creadores del problema, pero sí sufridores. Ya nos tocó con las vacas locas No salió ni un solo caso de toro bravo y, aun así, nos tocó pagar los platos rotos. Y ahora viene la lengua azul España es frontera con África, y Andalucía es la primera que paga el pato; también Extremadura y parte de Castilla- La Mancha. En cambio, Salamanca y Soria se benefician en este caso. Esperemos que la Administración aporte alguna ayuda. ¿Y qué dice la Administración a todo esto? -Bueno, la Administración ahí está. Nosotros entablamos conversaciones con todas las Autonomías, y unas son más sensibles que otras. La andaluza tiene muy buena voluntad, pero choca con la normativa europea, vía Madrid, y no puede actuar como quisiera. A nuestras autoridades les falta esa sensibilidad para la Fiesta y el toro bravo. En España parece que muchas veces lo nuestro es lo último y lo de fuera lo primero. -La máxima preocupación de los empresarios es que los toros no puedan regresar al campo, lo que supondría gastos importantes en ferias relevantes, donde los animales rechazos en los reconocimientos no podrían volver a las dehesas o donde se necesita tener preparado un número considerable de sobreros que también habría que sacrificar. -En una crisis como ésta habrá que tener buena voluntad y colaborar. Tal vez los veterinarios tengan que moverse y dar una visual en el campo un mes antes de lidiarse una corrida. Porque esto aguantará hasta ciertos límites. Puede llegar un momento en que las empresas digan: Mire usted, se acabó. No tengo dinero -En Francia también tienen un serio problema con el ganado... -El mercado francés se puede decir que lo tenemos cerrado, lo que supone pérdidas importantes. Aguantaremos el chaparrón como podamos: unos se mojarán más y otros menos. ¿Ve visos de que esto se enderece? -Lo veo bastante negro. No somos conscientes de hasta qué punto puede tener incidencia para un normal desarrollo de la temporada. -Han optado por atrasar el Congreso Mundial de Ganaderos que se iba a celebrar en mayo con motivo del Centenario de la Unión. -Sí, hemos preferido pasar la temporada. A ver si hay un milagro y esto se da medio en condiciones. Los que tenemos fe todavía creemos en los milagros. Claro que también hay un refrán que dice: A Dios rogando y con el mazo dando Seguimos dando nuestro mazo, rogando a Dios y esperemos que nos eche una mano. -O un capote. -Un capote no, un capotazo, un capote grande como un toldo.