Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24 2 2005 Sociedad 57 Comunicación REACCIONES AL POLÉMICO INFORME DE LOS SABIOS ÁNGEL RIESGO VICTORIA CAMPS Vicepresidenta del Consejo Audiovisual de Cataluña y miembro del comité de sabios Para decir lo que hemos dicho tampoco hacía falta gente muy experta Victoria Camps defiende el informe para la reforma de RTVE frente a los ataques recibidos desde fuera y desde dentro, aunque confiesa su decepción por la imposibilidad de poner de acuerdo a sus cinco miembros y admite que la composición del comité era pintoresca pero independiente TEXTO: FEDERICO MARÍN BELLÓN FOTO: ERNESTO AGUDO SEÑOR CLIENTE IMPORTANTE l año pasado Keith Reinhard, presidente mundial de la agencia americana DDB, hablaba con el Señor Cliente Importante. La conversación transcurría en estos términos: KH: ¿Qué pueden hacer las agencias de publicidad para mejorar las relaciones con sus clientes? SCI: Primero tendríais que entender mejor mi negocio, saber qué lo mueve, qué lo lleva adelante y qué hay que hacer para que suene la caja registradora No me enseñes una campaña preciosa y súper- creativa- de- la- muerte no es suficiente. Enséñame también cómo me ayuda con mi competencia, con el canal de distribución, cómo disminuye mis problemas, que son muchos... Muéstrame que estás en mis zapatos, que miras por mis ojos. Así podré confiar en ti. KH: La confianza debe empezar por sentirse escuchado. SCI: No sólo eso, sentir también que comprendes lo que quiero, debéis evitar esa sensación que muchos clientes tenemos de que nos estáis vendiendo algo en vez de ayudándonos a resolver nuestros problemas. A veces las agencias parecéis médicos, más fascinados por la enfermedad en sí que por curar a su paciente. KH: Es verdad, pero también a veces los clientes no gustan de escuchar las malas noticias del médico, y nuestro trabajo es deciros las cosas claras. SCI: Tienes razón, alguna vez he visto en un concurso a una agencia diseccionando nuestros problemas con claridad y también con cariño; sabía que ganarían antes de que sacaran los cartones con las ideas creativas... KH: Hablando de otro tema, tenéis que cambiar la forma en la que nos pagáis, debería haber alguna relación entre el valor que os generamos y el dinero que obtenemos a cambio. SCI: Podría probar ese sistema en uno de mis productos, en uno pequeño para ver cómo funciona... La conversación de Keith y el Señor Cliente Importante no tenía desperdicio. Desgraciadamente Mr Reinhard sólo estaba soñando; a veces es muy difícil tener una conversación como esa, Cuando la extractaba The Advertiser la revista de los anunciantes americanos, estaba extractando el sueño de muchas agencias de publicidad en el mundo. A veces, proponiéndoselo, los sueños se cumplen. E -Antes de entrar en materia, ¿cómo han encajado las críticas recibidas? -Me han dolido, en concreto las de ABC. No creo que nadie se haya leído el informe ni que se haya valorado de forma imparcial. -Lo segundo siempre es opinable, pero le aseguro que se ha leído. -Pero nunca salimos de ese debate absurdo entre facciones, que reproducen el debate parlamentario. ¿Qué puede decir en defensa del informe? -Que cumple lo que se nos dijo que había que hacer. Se nos propuso realizar un estudio del modelo de televisión pública vigente y que hiciéramos una propuesta de cambio. Hemos hecho todo lo que hemos podido. Durante el proceso hemos oído a muchos, no directamente, porque era imposible, pero sí hemos escuchado a casi todo el mundo y sobre esa base hemos hecho un diagnóstico, creo que correcto. Se han indicado los aspectos más susceptibles de ser corregidos y cambiados. ¿Puede concretar los logros del comité de sabios? -Había que definir mejor la función de servicio público, lo que ha ocupado el cincuenta por ciento del informe; hemos propuesto la creación de un Consejo Audiovisual, necesario porque alguien tiene que controlar después los cambios; hemos propuesto otras formas de financiación y lo hemos hecho sin privatizar una de las dos cadenas, propuesta que alguien llegó a realizar, sino diciendo: si quieres una televisión pública y de servicio público, hay que pagarla. Luego, hay que reducir publicidad, porque competir por ella es gestionar mal el servicio público y la gente espera, entre otras cosas, menos publicidad. También hemos cambiado el modelo de nombramientos y el sistema de elección del director para que sea más profesional. ¿No reproduce el modelo del actual Consejo? -Hemos hecho un trabajo de derecho comparado y la mayoría de los países eligen a través del Parlamento, que en última instancia es la representación del pueblo. Otra decisión posible sería seguir como hasta ahora y que al director lo elija el Gobierno. El modelo cata- lán no funciona mal y también lo elige el Parlamento. -El partidismo no se puede evitar de ningún modo... -Pero dentro de eso hemos procurado que el Consejo tenga menos miembros para que sea más difícil repartirse el pastel, además de requerir mayorías amplias y que sea necesario pactar casi siempre. ¿Cree que todo esto va a servir para cambiar algo? -Tiene que venir acompañado de la voluntad de cambiar. ¿No se ha sentido decepcionada por el hecho de presentar las conclusiones con un voto particular discordante? -Mucho. Muy decepcionada. Desde el principio, Fernando González Urbaneja no estuvo de acuerdo ni en la me- todología ni en el diagnóstico, pero tampoco propuso nunca otras alternativas. -No sólo Urbaneja discrepaba, también el asesor del Ministerio de Economía, Miguel Ángel Arnedo. -Era eso, un asesor propuesto por el Ministerio, y lo que hacía era ayudarnos en temas económicos. Proponía, pero no era su papel, no tenía representación alguna. Su diagnóstico sí se admitió, pero no nos pareció aceptable dividir Televisión Española en dos sociedades, privatizar una y dejar la otra de servicio público. Precisamente tener una sociedad que compite es uno de los mayores errores actuales. ¿No han dado poco de sí estos nueve meses? -Hemos trabajado mucho, pero muy expertos no somos. -A lo mejor el error era la composición del comité. -La composición es pintoresca, quizás, pero también eso es muestra de que se buscaba gente sin intereses de ningún tipo en el medio. ¿No habrían sido preferibles miembros más conocedores, pese a todo? -Para decir lo que hemos dicho tampoco hacía falta gente muy experta. -Lo que ocurre es que no era eso lo que los ciudadanos esperaban de los sabios. -La gente lo que espera es que la televisión cambie. Si hay voluntad de hacer las cosas de otra forma podrá ir cambiando. Ahora tenemos la televisión peor financiada, peor gestionada y con los peores contenidos posibles. ¿Han sufrido alguna presión? -Ninguna en absoluto. -Han podido trabajar a gusto, entonces. -Ha sido un esfuerzo, siempre interesante, aunque con las suspicacias de las voces discrepantes se ha vivido algún momento un poco tenso. ¿Cree que el Gobierno aplicará ahora sus propuestas? -Han asegurado que sí, pero no sólo depende del Ejecutivo. Pueden hacer un proyecto de ley que siga al pie de la letra el informe y que no pase en el Parlamento. Por eso hemos procurado que las propuestas que realizábamos no fueran disparatadas, ajenas, imposibles de pasar por el Parlamento.