Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad JUEVES 24 2 2005 ABC Comunicación De la Vega defiende en el Parlamento las bondades de poder ver Canal sin pagar El Ejecutivo elude explicar en el Congreso de los Diputados si dará más licencias analógicas b Acebes acusa al Ejecutivo socialista de confundir licencias digitales con licencias a dedo y de querer hacer con ellas lo que más interesa al PSOE A. C. MADRID. La segunda guerra digital está servida. PP y PSOE vuelven a chocar, también en el Parlamento, por la futura reforma del marco legal de la televisión digital y, de entrada, por los inminentes cambios en el campo de la analógica a favor del Grupo Prisa. El Grupo Popular llevó ayer el asunto al Pleno de control del Congreso y se encontró con la sincera réplica de la vicepresidenta del Gobierno en defensa de la exigencia de Sogecable. ¿Por qué no quieren que los ciudadanos puedan ver sin pagar Canal u otras televisiones? preguntó María Teresa Fernández de la Vega al secretario general del PP, Ángel Acebes, quien a su vez pretendía- -inútilmente- -que el Ejecutivo explicara a la Cámara sus compromisos y futuras decisiones en la materia. De la Vega dejó sin contestar las cuestiones clave: si el Gobierno accederá a la petición de Canal como se da por hecho y si, además, habrá más licencias de televisión analógicas para los aspirantes. La vicepresidenta eludió las citadas cuestiones, aunque aseguró que el Gabinete de Rodríguez Zapatero está dispuesto a seguir adelante con la reforma de la ley de televisión digital con su talante abierto y dialogante sión por mayoría de dos tercios del Congreso y presentar al Parlamento un proyecto de ley audiovisual consensuada. El dirigente del PP recordó la oposición de todo el sector de medios de comunicación- -menos el beneficiario antiguo y el aspirante a serlo también- -a los planes del Gobierno. Tramitan una ley sin diálogo, ni con el sector ni con el resto de los grupos de la Cámara, y con mucha prisa, como hicieron con los jueces, pero no para que haya más libertad sino menos añadió Acebes. El secretario general del PP comentó que el Ejecutivo de Zapatero confunde las licencias digitales con las licencias a dedo y quiere poder hacer con ellas lo que más interesa al Partido Socialista Acusaciones devueltas Acebes terminó por exigir al Gobierno socialista que evite el favoritismo partidista que tanto se le nota y que respete la ley sin tomar decisiones anticipadas, lo pida Sogecable o quien sea María Teresa Fernández de la Vega no dejó en el Pleno del Congreso margen alguno a la duda sobre cuál será su respuesta a la exigencia de Sogecable y devolvió las acusaciones al representante del Grupo Popular al afirmar que el anterior Ejecutivo no de- De la Vega, entre Zapatero y Solbes, en la sesión de control parlamentario fendió nunca el pluralismo, sino más bien los intereses de parte y de partido La vicepresidenta del Ejecutivo afirmó que su objetivo es defender el interés común y que a la sociedad lleguen cuantas más voces mejor dentro de la justa y libre competencia De la Vega concluyó con la acusación dirigida al Partido Popular de estar muy preocu- ABC pado y nervioso con el asunto y preguntar por qué se oponen a que Canal emita en abierto. ¿A qué intereses están sirviendo ustedes, a los de todos o a los de algunos? remachó la vicepresidenta. Tras la primera refriega parlamentaria, quedó aún más claro que antes que el Gobierno permitirá más pronto que tarde que Sogecable disponga de un ca- Tramitación parlamentaria Visto lo complicado que se presenta el trámite parlamentario del citado proyecto de ley, en el que el PSOE carece de mayoría para sacarlo adelante antes del verano, el Gobierno socialista se dispone a alterar primero el mercado de la televisión analógica para que Sogecable emita en abierto. Y la principal formación de la oposición está dispuesta a protestar por considerarlo una maniobra con intereses ocultos partidistas, además de una arbitrariedad. Por ello, Ángel Acebes hizo ayer una primera pregunta parlamentaria en la que empezó por acusar al Gobierno de Zapatero de incumplir tres promesas electorales en materia de televisión: adelantar el llamado apagón analógico elegir al director de Radiotelevi- MUCHO MENOS QUE EL PLUS F. ÁLVAREZ L a vicepresidenta se pregunta: ¿Quién se opone a que los ciudadanos puedan ver sin pagar Canal que sería como decir que quién rechaza duros a peseta. Nadie, evidentemente. ¿Quién en sus cabales criticaría poder recibir sin coste adicional un servicio de valor añadido que ahora tiene un precio de 25 euros al mes? Dicho así cuesta poner peros a una operación empresarial que sigue al dedillo una hoja de ruta diseñada mucho tiempo atrás y que como punto de destino tiene la ineludible apertura de las emisiones de Canal Si los recientes guiños del Gobier- no a los anunciados planes de Sogecable se concretan en la autorización formal para que pueda ofrecer toda su programación en abierto, Canal tiene sus días contados entendida como una cadena de acceso condicional cuyo modelo de negocio son los contenidos exclusivos. Canal no podrá incluir elementos distintivos que, sin duda, han contribuido a consolidar su reputación corporativa como el fútbol de Liga y de Champions o el cine de estreno. Un Canal de prét à porter sin el partido del domingo- -los contratos sólo permiten la emisión codificada y están vigentes hasta junio de 2006- -y sin los primeros pases de las películas más taquilleras poco tendrá que ver con la idea que los ciudadanos a los que se refiere la vicepresidenta se hacen de la cadena de Prisa para el futuro más inmediato. No hay que olvidar que la eventual apertura de las emisiones de Canal cambiaría radicalmente el modelo de explotación de la compañía. Ya no serían los abonados con su cuota mensual los que tendrían que sostener la cuenta de resultados. Una cadena en abierto competiría directamente con los otros operadores privados generalistas, Telecinco y Antena 3, y con TVE. Su vía de financiación sería únicamente la publicidad. De esa forma, Canal en abierto necesitaría un respaldo de audiencia lo suficientemente mayoritario para presentarse ante la bolsa de anunciantes como un atractivo escaparate. Para entonces, el plus como llanamente se reconoce en el imaginario colectivo, estaría en los antípodas de lo que es hoy día. ¿En abierto? seguro, ¿Gratis? no hay nada. ¿Lo mismo? Ni mucho menos.