Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DESASTRE DEL CARMELO JUEVES 24 2 2005 ABC LAS RESPONSABILIDADES POLÍTICAS Maragall enciende ahora el ventilador y responsabiliza a CiU del hundimiento del túnel ERC e ICV apoyan a Convergència para aprobar la comisión de investigación parlamentaria intenta pasar a la ofensiva recordando que aunque el gobierno de Pujol no firmó el proyecto, tampoco ha firmado otros que están en marcha IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. En la crisis del Carmelo están pagando justos por pecadores Con esta afirmación, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, demostró ayer que el PSC ha decidido pasar al ataque en la crisis política derivada del hundimiento de un túnel del Metro en este barrio barcelonés, tras ver cómo CiU abandonaba la apatía inicial, mientras sus socios de gobierno miran hacia otro lado, cuando no apoyan a los nacionalistas a la hora de exigir comisiones de investigación parlamentarias. Maragall escogió la sesión de control parlamentario para insistir en que el consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, cuenta con toda su confianza y recordó al líder de CiU, Artur Mas, su propia responsabilidad en la definición y adjudicación de todo el proyecto de ampliación de la Línea 5 del Metro. Un día antes del Pleno extraordinario en el que se deben dirimir las responsabilidades políticas de la crisis, el presidente catalán acusó a los nacionalistas de b El presidente desvergonzados por exigir a otros la responsabilidad de un accidente que atribuyó al Gobierno de CiU. Maragall rebatió además el argumento, esgrimido por Convergència hasta ahora, de que fue el ejecutivo actual el que firmó la modificación del proyecto inicial para ubicar el túnel de maniobras siniestrado en el barrio del Carmelo, desvelando que el gobierno anterior tampoco había firmado proyectos de obra y sus posteriores modificaciones en obras que ya están concluidas y en funcionamiento, como la línea de tranvía del Besós. Atrás queda la asunción de todo el proyecto por parte de Nadal, que en su primera comparecencia parlamentaria, el pasado día 9, cuando asumió en aras de la continuidad institucional el legado dejado por su antecesor de CiU, Felip Puig. Los socialistas dejaron claro ayer que si CiU quiere jugar a fondo la carta del Carmelo, ellos están dispuestos a encender el ventilador de todas las responsabilidades. Un riesgo que los nacionalistas parecen dispuestos a asumir, a tenor de la Pasqual Maragall escucha la pregunta de Mas junto a Bargalló, Saura y Nadal dureza empleada por Mas en los últimos días, que ayer se concretó en un duro ataque a Maragall por sus lamentables declaraciones de apoyo a Nadal. Usted se cree que los afectados por la crisis del Carmelo esperan de la sensibilidad de un gobierno que se llama de izquierdas que su presidente afirme que el consejero de Obras Públicas, como usted dice el principal responsable, hoy tiene más confianza que antes espetó el líder de CiU. Artur Mas advirtió a Maragall que lo que debe hacer el Gobierno catalán es restablecer la confianza perdida de los ciudadanos y apuntó que la única vía para conseguirlo es tomar decisiones drásticas en referencia al cese de Nadal que la federación nacionalista lleva semanas reclamando. Medio gobierno desaparecido Por su parte, el portavoz del PP, Francesc Vendrell, recriminó a Maragall la parálisis de su ejecutivo durante la crisis y le hizo notar la desaparición de sus socios de gobierno, y especialmente de Esquerra. Una situación que llevó a Vendrell a ironizar que esto más que un tripartito es un gobierno partido por tres El dirigente popular recriminó a Maragall que con la crisis del Carmelo dos tercios de su gobierno han desaparecido y le preguntó si se- Nadal cuenta con toda la confianza del presidente, quien tacha de desvergonzada la acusación de Mas BARCELONA. La crisis del Carmelo se ha convertido en la peor prueba para la solidez del tripartito desde que el líder de Esquerra, Josep Lluís CarodRovira, tuvo que abandonar el Gobierno catalán por su entrevista con la cúpula de ETA en Perpiñán. Y esa crisis original está afectando además, decisivamente, el modo de afrontar la actual. Mientras los socialistas se agarran al clavo ardiendo de la responsabilidad compartida con CiU, los republicanos miran hacia otro lado cuando no comentan, en privado, que si eso le hubiera pasado a un consejero de Esquerra ya estarían jugando a fútbol con su cabeza para preguntarse a continuación por qué no dimite Joaquim Nadal como en su día hizo Carod. En el seno de la formación republicana se reprocha al consejero jefe, Josep Bargalló, que en las primeras semanas diera su apoyo a Nadal- -pese a que de hecho en la primera semana Bargalló aprovechó para visitar el País Vasco cuando la coordinación del Gobierno Desde que Nadal reconoció en su primera comparecencia que el accidente era evitable, la presión se ha hecho insoportable El tripartito, una crisis de Perpiñán al Carmelo POR I. A. parecía más urgente que nunca- -y de hecho en la primera comparecencia parlamentaria, cuando Nadal debía verse respaldado por un consejero de cada partido, Bargalló fue oportunamente convocado a una reunión de estrategia para definir la postura de ERC en el debate sobre las balanzas fiscales que en ese momento se había reabierto. Nadal, por su parte, intenta salvar los muebles aunque desde que en esa primera comparecencia reconoció que el accidente era evitable la presión se ha hecho insoportable. Tanto es así, que del anuncio de que volvería al Parlamento autonómico para completar sus explicaciones en tres semanas se ha convertido en la petición de un pleno extraordinario formalizada por el propio presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall. Y una vez convocado el Pleno extraordinario con el que los socialistas querían acallar las críticas, sus socios de gobierno se han declarado ya dispuestos a forzar la creación de una comisión de investigación parlamentaria a la que el PSC se opone tajantemente, y que podría ver la luz el viernes. Hace una semana, CiU y PP ya pidieron la creación de la comisión de investigación, entonces rechazada por los tres partidos que dan apoyo al gobierno. Pero el martes los portavoces de ERC e ICV- EUiA confirmaron su intención de apoyar la comisión reclamada por la oposición, y no la ofrecida por los socialistas. Ayer, la dirección de Esquerra seguía debatiendo sobre la posibilidad de incluir la petición de comisión en las resoluciones que deben aprobarse como conclusión del Pleno extraordinario, o proponerlo en la junta de portavoces. Mientras, Maragall seguía presionando a sus socios de gobierno para que Nadal no se encuentre solo hoy respondiendo a la oposición y cuente con el apoyo de otros consellers, con la vista puesta en Bargalló.