Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24 2 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY España mantiene con EE. UU. una relación privilegiada (Moratinos) Europa es la excusa que ha dado Bush para poder saludar a Zapatero HOLA, ¿QUÉ TAL, AMIGO? OY estamos pletóricos de gozo. Hoy, el contento estalla por todas las venas de nuestro cuerpo. A ver qué inventan ahora los derrotistas que predicen el desvío de Bush, el desdén de los Estados Unidos, o sea, del Imperio, y otras desgracias eternas. Hoy, José Luis Rodríguez Zapatero ha ido a buscar los poemas de Gustavo Adolfo Bécquer para recitar, adaptándolos a la situación, los versos famosos. Hoy la tierra y los cielos me sonríen. Hoy al fondo de mi alma llega el sol. Hoy lo he visto y es más: me ha saludado. ¡Hoy creo en Dios! Y es lo que podría decirle a Zapatero el señor obispo de Mondoñedo el primer día que lo pille por su cuenta: Pues, hombre, ya que hoy se da esa circunstancia gozosa y confiesa usted que cree en Dios, a ver si deja en paz de una litúrgica vez a la Iglesia Católica y no se dedica a desgraciar la enseñanza religiosa y a expulsar de los claustros a los profesores de Religión El césar ha pasado por delante de Zapatero y le ha preguntado en español, seguramente para que lo entienda: Hola, ¿qué tal, amigo? George W. Bush le ha llamado amigo a Zapatero. Amigo, amigo, amigo. ¿Lo ven? Que enmudezcan todos aquellos que parloteaban, clocaban y cacareaban el enojo del césar con Zapatero y con su Gobierno. Que se avergüencen del daño que querían hacerle a España con las represalias del césar todopoderoso por la retirada de Iraq de las tropas españolas. Bush se ha rendido a la realidad y no puede desconocer la influencia decisiva de un estadista de la talla de Zapatero en Europa y en el concierto internacional. Y si no, ahí tienen ustedes el resultado del primer referéndum sobre el Tratado para un proyecto de Constitución europea. Nada menos que tres españoles de cada diez ha dicho sí a ese Tratado. Y lo ha dicho antes que nadie, antes que ningún otro pueblo. Ha sido Zapatero, y nadie más que Zapatero, quien ha abierto de par en par las puertas de Europa a un futuro de paz y de prosperidad. Gracias a Zapatero, el día glorioso del 20 de febrero el referéndum en España de la Constitución de Europa ha entrado en la Historia. Bien se puede decir, majos, que ese día es ya un día histórico. Ignoro si Zapatero, cuando Bush le ha hecho la obsequiosa pregunta: ¿Qué tal, amigo? ha respondido: Bueno, amigo, sí, pero no para obedecer, sino para debatir, y enviaré o retiraré las tropas españolas de cualquier sitio en el momento en que me dé la gana. Además, has de saber que me han encargado mis dos niñas que te diga que no hagas más guerras. Y es que en cuanto se te hinchan las narices por quítame allá esas pajas o por cualquier bagatela, hala, a lo bestia, a hacer una guerra. Ya sabes que lo mío es el talante y el diálogo, pero lo que es obedecer, yo sólo obedezco a Carod- Rovira. Para que me vote, o sea El caso es, queridos lectores, que ya podemos decir con Miguel Ángel Moratinos que España mantiene con Estados Unidos una relación privilegiada Sí, privilegiada como lo oyen, y que no les entre a ustedes la risa nerviosa. Si Moratinos ha dicho privilegiada es privilegiada. Y ahí lo tienen: Europa es la excusa que ha dado Bush para poder saludar a Zapatero. H DARÍO VALCÁRCEL El presidente ha denunciado en Bruselas la táctica de la extrema derecha israelí: trufar Cisjordania de asentamientos judíos para fraccionar el territorio y hacer inviable el futuro Estado palestino BUSH Y LOS ASENTAMIENTOS USH puede ser un mal presidente pero es el presidente de Estados Unidos. En este viaje europeo, cada una de sus palabras será medida, pesada, radiografiada. Los escritores de discursos le han hecho caer en algunos tristes tópicos de los que el presidente apenas es culpable Ningún poder de la Tierra nos dividirá jamás un modo vacuo de hablar, aplicado a europeos y americanos) El presidente ha tenido otras intervenciones, algunas muy certeras. La más relevante sobre Israel y Palestina. Bush ha denunciado la táctica israelí de trufar Cisjordania de asentamientos judíos para fraccionar el territorio del futuro Estado palestino y hacerlo inviable. Una táctica que la comunidad internacional no admitirá. Y en buena parte no la admitirá porque George W. Bush, después de tragar tantos desplantes israelíes, ha salido en defensa de los palestinos en este asunto crucial. Primero en la conferencia pronunciada el lunes en Bruselas, y al día siguiente en la reunión mantenida con la Unión Europea en la sede de la Comisión. La extrema derecha israelí trataba de extender su presencia en Cisjordania por ese medio espurio: decenas de asentamientos dividirían el territorio palestino hasta convertirlo en un impracticable tablero de ajedrez. No existiría unidad territorial y por tanto no habría Estado. A esta trampa se ha opuesto Bush al reclamar un nuevo Estado palestino verdaderamente viable, basado en un territorio contiguo en la zona hoy ocupada. El poder israelí se ha tensionado de tal manera que la coalición de derecha radical que encabezaba Ariel Sharón ha saltado en pedazos. Aunque hubieran de ceder, los laboristas han acertado al entrar en el nuevo gobierno. Con 77 años, Sharón ha acabado por aceptar su única misión histórica: avanzar como B pueda por una senda de paz que reconstruya, corregido y actualizado, el sistema trazado en Oslo, en 1991- 93. Sharón es una roca de testarudez: hasta sus adversarios políticos creen que se obsesionará con la paz del mismo modo que antes se obsesionó con la guerra. La nueva senda trazada por el mínimo acuerdo entre Sharón y Abbas, tiene el respaldo de Naciones Unidas y de la Unión Europea, esto es un 50 por cien del cuarteto: pero no es el 50 por cien mayor. Estados Unidos dudaba hasta la transfiguración de Bush. Rusia guardaba sus bazas (Putin, por tradición antidemocrática, juega un juego de equilibrios como si Alejandro II, Bismarck y Napoleón III siguieran al frente) El acuerdo incoado entre israelíes y palestinos no tendrá viabilidad sin el apoyo conjunto e inequívoco del cuarteto. Estados Unidos no puede, él solo, llevar adelante la apuesta. Será necesaria la fuerza internacional para respaldar la paz. La denuncia de Bush pone el foco sobre la primera gran irregularidad, desde que Mahmoud Abbas fue elegido presidente después de la muerte de Arafat. El respaldo de Bush y de la Unión Europea debilitará a Netanyahu y a la derecha golpista del general Shaul Mofaz. Es decir, reforzará a Sharón. Si el viaje del presidente americano a Europa solo tuviera este resultado, sería altamente rentable. Nuestra mayor oportunidad y nuestro objetivo inmediato es un acuerdo de paz en Oriente Próximo ha repetido Bush. Al lado de este mensaje, algunos pierden el tiempo en Madrid, calculando los minutos que Bush ha pasado con Rodríguez Zapatero. Bush cenó el lunes, a solas, con el presidente francés, Jacques Chirac, y ha dedicado buena parte de su jornada alemana de ayer al canciller alemán, los dos líderes que se opusieron frontalmente a la guerra de Irak. Es un giro de 180 grados.