Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 2 2005 Deportes LIGA DE CAMPEONES REAL MADRID- JUVENTUS 99 ASÍ JUGARON E. O. JUVENTUS BUFFON: bien. En la segunda parte hizo honor a su fama desviando remates de Figo, Zidane, Ronaldo... Pasó apuros en el juego aéreo y no estuvo decidido en alguna salida en la que se quedó bajo los palos. ZEBINA: bien. Cerró bien a Zidane por su banda, pero apenas se incorporó en ataque a pesar de tener ocasión. Helguera le ganó la acción- -en la jugada del único gol del partido- -en una de sus grandes bazas, el juego aéreo. THURAM: notable. Seguro, rápido y bien colocado se entiende a la perfección con Cannavaro y forman un tándem de un gran peso específico. Valiente en el cruce y muy agresivo en la marca. CANNAVARO: notable. Sabe dominar los espacios, arriesga en la anticipación y recupera metros a una gran velocidad. Algún problema en el juego aéreo, pero Ronaldo nunca pudo marcharse de su presencia. ZAMBROTTA: bien. Muy poco ofensivo para lo que suele ser normal en él, aunque cuando lo intentó siempre llevó peligro. Si hubiera arriesgado más podría haber complicado más la vida a Raúl Bravo. CAMORANESI: regular. Fue de más a menos. Muy activo en los primeros veinte minutos, terminó más preocupado de defender que de atacar. No estuvo fino en el pase, aunque es uno de los conceptos que mejor domina. EMERSON: notable. Alma del medio campo. Arriesgó más que otras veces e incluso llegó a tener dos remates claros, uno de ellos de cabeza con todo a favor. Se le notó muy motivado. Domina mucho terreno y sabe siempre lo que tiene que hacer. BLASI: mal. Capello le quitó antes de que el árbitro le pudiera expulsar, aunque realmente tuvo ocasión de hacerlo por su reiteración en la faltas. Sólo se preocupó de destruir y entró poco en juego. NEDVED: regular. Muy poco le dio tiempo a hacer en la media hora larga que jugó. Se le notó menos activo que de costumbre, aunque encontró alguna vez a Ibrahimovic, una sociedad que suele crear mucho peligro cuando se le deja espacios. DEL PIERO: mal. Hizo muy poco, casi nada. Se movió por la media punta, pero apenas entró en contacto con el balón y físicamente quedaba en evidencia cuando intentaba la acción individual. Entre Gravesen y Beckham se comieron su zona de influencia. Capello le terminó sustituyendo. IBRAHIMOVIC: regular. No pudo moverse a su antojo y además estuvo muy solo, pero sólo con verle cómo controla y se perfila para el regate demuestra su calidad. Algo individualista, lo que provocó el enfado de Capello, que le recriminó un par de acciones al final. Ocasión postrera que desbarató Casillas (m. 82) OLIVERA: mal. No entró en juego y se limitó a correr sin rumbo. No aprovechó su banda izquierda y se perdió en el centro. TACCHINARDI: regular Salió en lugar de Blasi e hizo más de lo mismo: faltas. ZALAYETA: sin calificar. EL TÉCNICO: CAPELLO. Bien. Su equipo estuvo siempre bien colocado, defendió con riesgo lejos de su área. Seguro que echó de menos a Trezeguet arriba. Cuando se fue Nedved metió otro centrocampista. Ibrahimovic controla en balón con el pecho marcado por Figo IGNACIO GIL IGNACIO GIL Ronaldo sólo pudo rematar a puerta en dos ocasiones IGNACIO GIL RONALDO VS. IBRAHIMOVIC El duelo de delanteros no tuvo intercambio de golpes. El brasileño realizó dos remates y Buffon anuló el que fue a puerta, con sendero de gol. El sueco sólo asustó una vez a Iker Los nueves se quedaron a cero TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Ronaldo volvía a ser titular después de la hora de castigo liguero- -el sábado salió a los 66 minutos- -y el Bernabéu se cuestionaba qué Ronaldo surgiría en la Copa de Europa, el goleador que marca y crea ocasiones o el apático que no pelea ni los balones cercanos. Desgraciadamente, salvo dos disparos con opciones de gol, el público sufrió al brasileño de las malas noches. Le silbó en varias ocasiones, incluso cuando fue sustituido a los setenta y seis minutos por el hombre que el otro día le quitó el puesto, Owen. Buffon y Casillas tenían enfrente a dos delanteros que compatibilizan calidad y peligro, Ronaldo e Ibrahimovic, y los porteros superaron con creces a dos atacantes con pedigrí de buenos rematadores. El duelo de nueves finalizó con un cero compartido. Ibrahimovic, un sueco de origen bosnio que a sus 23 años ha demostrado pinceladas de Van Basten, sólo dio anoche dos brochazos de una pintura pre- sumiblemente genial a la que le falta tiempo por cuajar y demasiada sangre por calentar. El sueco que marcó de tacón aquel golazo a Italia, en la Eurocopa, sólo participó en nueve jugadas. Para remate (realizó uno) en la última acción se llevó la bronca de Capello, por dejarse robar un balón por Figo y no dignarse perseguir al portugués. El brasileño, sólo doce jugadas Está claro que este bosnio se hizo sueco porque el pasaporte le viene como anillo al dedo. Toca el balón con arte, pero considera la lucha una pérdida de tiempo. Un buen pase a Nedved dentro Ronaldo no peleó los balones y fue silbado y sustituido; la desgana de Ibrahimovic se llevó la bronca de Capello del área, cuyo disparo detuvo Casillas, y un trallazo con estela de miedo que Iker paró con reflejos, fueron el balance de un chaval al que Fabio deberá inyectar glóbulos rojos. También los necesitaría Ronaldo. El brasileño acumula varios partidos sin ver portería y, dado su Guadiana participativo, sabe que los silbidos afloran a medida que sus desmarques no se producen y sus disparos no llegan. En un partido dominado por el Real Madrid, Ronnie sólo intervino en una docena de jugadas y su desgana a la hora de perseguir pases en profundidad o balones sin dueño enojó una vez más a la afición madridista, que no le perdona el jet lag horario que el brasileño sufre también aunque no viaje. Un tiro en una volea difícil, que se marchó alto, y un buen disparo colocado que Buffon despejó un segundo antes del gol, fueron sus únicas acciones meritorias. Poca contabilidad deportiva para tanta contabilidad económica.