Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 2 2005 Internacional 35 Londres multará al Sinn Fein por el robo en un banco de Belfast b El partido republicano alega que es antidemocrático penalizar a representantes con mandato popular para castigar las supuestas acciones de otra organización E. J. BLASCO LONDRES. El Gobierno británico multará al Sinn Fein por la actividad delictiva del IRA, en especial por el robo de diciembre en un banco de Belfast, del que fueron sustraidos 40 millones de euros. Aunque el Sinn Fein insiste en que su brazo armado no es responsable del robo, Londres y Dublín están convencidos de la autoría del IRA. En la mayor presión que sufre el partido de Gerry Adams y Martin MacGuinnes, el secretario de Estado pararlanda del Norte anunció ayer la disposición del Gobierno británico de proceder a retirar las subvenciones públicas que recibe el Sinn Fein por tener representación en el Parlamento de Belfast, así como los sueldos y otras atribuciones que perciben los cuatro diputados en el Parlamento de Londres. Paul Murphy anunció que el Gobierno prolongará otros doce meses más la multa que ya pesa sobre el Sinn Fein de no negarle las 120.000 libras anuales que le corresponden por haber resultado elegido para el Parlamento norirlandés, y que estudia retirar las más de 400.000 libras anuales que corresponden a Adams, MacGuiness y otros dos diputados con escaño en Westminster. Murphy indicó que esta segunda medida queda a la espera de una reunión con los dirigentes del Sinn Fein, en la que espera un cambio de actitud. Los cuatro diputados republicanos no acuden a las sesiones del Westminster, pero a veces utilizan la oficina que les corresponde, para la que también reciben fondos. La Reina Isabel, el Príncipe Carlos y el Príncipe Guillermo, en una ceremonia en la catedral de Westminster AFP Isabel II sorprende con el anuncio de que no asistirá a la boda del Príncipe Carlos Sí acudirá a la bendición del matrimonio en la capilla del castillo de Windsor noticia salta tras unos días en los que han trascendido serias tensiones entre la Reina Isabel II y su hijo sobre la preparación de la ceremonia EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El Reino Unido quedó anoche sumido en un gran desconcierto cuando a última hora el Palacio de Buckingham anunció que la reina Isabel II no asistirá a la boda del Príncipe Carlos con Camilla Parker Bowles, prevista para el 8 de abril. Se trata de la última anomalía en unos preparativos en el que se suceden los despropósitos. Incluso la propia legalidad del enlace ha sido puesta en cuestión, ya que destacados juristas advierten que la ley no permite a la Familia Real más matrimonio que el canónico. En un raro comunicado, el Palacio de Buckingham anunció que la Reina no acudirá al Guildhall de Windsor para asistir al enlace civil de su hijo con Camilla Parker Bowles, cuya condición de divorciada impide un matrimonio religioso. Isabel II sí que estará presente, en cambio, en el ceremonia posterior en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, en la que el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, bendecirá la unión civil. El comunicado precisó que la Reina Isabel II estará feliz de presidir la recepción que después se ofrecerá a los invitados en el Castillo. Al enlace civil sí acudirán los príncipes Guillermo y Enrique, hijos del Príncipe de Gales. b La sorprendente Anoche se apuntaban dos posibles motivos para la decisión. Debido a la concatenación de acontecimientos, la más probable es que Isabel II desaprueba que finalmente la boda se celebre en el Guildhall de Windsor, que es un lugar civil de registros y hace las veces de Ayuntamiento, y considera poco apropiada su presencia en un acto que durará pocos minutos y tendrá un marco nada solemne, lo que supondría un paso más en la pérdida de la pretigio de la Monarquía británica. Los motivos de la Reina También se baraja la posibilidad de que la Reina haya estimado que como cabeza de la Iglesia de Inglaterra no debe asistir al enlace civil entre el heredero y una persona divorciada, cuya boda religiosa no ha permitido la Iglesia Anglicana. Si bien luego participará en la plegaria de la capilla del Castillo, que supone en definitiva la asunción del matrimonio, la no asistencia al acto civil remarcará su no plena aceptación, como última instancia de la Iglesia, del tipo de enlace. Pero si ésta fuera la verdadera causa, la Reina ya habría expresado antes sus intenciones y no ahora. Expertos en asuntos monárquicos británicos coincidían anoche en descartar que a Isabel II le hubiera movi- El arzobispo de Canterbury bendecirá la unión civil en la capilla San Jorge del Castillo de Windsor do el deseo de afear la conducta de su hijo, por más que nunca ha aceptado de buen grado la relación de éste con Camilla Parker Bowles. Aunque el Buckingham Palace justificó la decisión como un intento de contribuir al bajo nivel protocolario que desean los futuros esposos, la noticia salta tras unos días en los que han trascendido serias tensiones entre Isabel II y su hijo. Debido a la precipitación con que el Príncipe Carlos anunciba su boda, sus asesores no se percataron de que la celebración de un matrimonio civil en el Castillo de Windsor, lugar anunciado en un principio, obligaba a abrir el recinto durante tres años a todos aquellos ciudadanos que solicitaran el lugar para casarse. Ello obligó a Clarence House, la residencia oficial del Príncipe de Gales, a anunciar un repentino cambio de escenario. En lugar del Castillo de Windsor sería el Guildhall. Pero entonces surgieron varios problemas: la sala es reducida, por lo que no podrán acudir todos los invitados; la seguridad corresponde a la Policía Local, con cargo al erario público, y la ceremonia civil faculta a cualquier ciudadano a solicitar su asistencia al acto. Otro inconveniente es la interpretación que hacen algunos juristas de la Ley de Matrimonio de 1949, que introdujo las bodas civiles sin hacer mención expresa a la Familia Real, por lo que para ésta la ley vigente sería la de 1836, que no contempla otro matrimonio que el canónico. No obstante, el Fiscal General del Estado avala el procedimiento. Inextricablemente unidos El anuncio fue criticado por el Sinn Fein, que advierte que es antidemocrático penalizar a representantes con mandato popular para castigar las supuestas acciones de otra organización. Pero Murphy insistió en que Sinn Fein e IRA están inextricablemente unidos El paso del Gobierno sigue a las conclusiones de la Comisión de Seguimiento de los Acuerdos de Paz, que la pasada semana acusó al IRA de haber protagonizado cuatro robos el año pasado. El informe no aportó pruebas. Los últimos días, en cualquier caso, la Policía de Irlanda ha detenido a varias personas vinculadas con el IRA, una de ellas relacionada también con el Sinn Fein, implicadas en lavado de dinero. Parte los billetes intervenidos podrían proceder del robo de Belfast.