Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MIÉRCOLES 23 2 2005 ABC Internacional Zapatero (sobre estas líneas) escucha una de las intervenciones, ayer, en la cumbre de la OTAN celebrada en Bruselas, mientras Bush (a la derecha) bromea con Solana EE. UU. y los aliados europeos ponen en marcha una nueva era de cooperación trasatlántica Bush logra que todos los miembros de la OTAN participen en la reconstrucción de Irak b La idea transmitida en la Cumbre Atlántica es que, en el futuro, Washington tratará de ampliar el consenso antes de emprender acciones comunes ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. ¿Crisis? ¿qué crisis? El presidente norteamericano, George W. Bush, ha pasado por Bruselas decidido a no desmentir a los que anunciaban la superación de las tensiones entre las dos orillas del Atlántico, esforzándose por dejar claro que la Unión Europea es el mejor de los socios con el que puede contar Estados Unidos y que naturalmente su primera visita al extranjero en su segundo mandato no podía ser a otro lugar. Una cumbre en la OTAN por la mañana y otra en la Unión Europea por la tarde han terminado por dejar las cosas, si no donde estaban antes de la guerra de Irak, al menos en un punto parecido. De hecho, de la OTAN se ha llevado Bush un acuerdo formal de todos los países miembros de participar en la misión de entrenar a las nuevas fuerzas armadas iraquíes, algo que nadie hubiera creído posible hace un año. No se puede ocultar que algunos países como Francia sólo aportan un oficial de enlace en el servicio de distribución de los materiales militares que se enviarán a Irak (aparte de la formación de gendarmes que hace de manera bilateral) pero formalmente no se ha quedado ninguno fuera y la Alianza tiene ya los 360 efectivos que se había propuesto enviar sobre el terreno, además de haber recaudado mucho más de los 3,5 millones de euros previstos (400.000 euros aportados por España) sultado es que también Bush dijo que está de acuerdo en hacer de la Alianza un organismo de acción política lo que, en lenguaje de los observadores diplomáticos, parece querer decir que en el futuro todos, incluido Washington, tratarán de ampliar el consenso de las acciones comunes, incluso para que la OTAN se sacuda la mala imagen militarista y agresiva que tiene. Algunos, como el francés Jacques Chirac, dicen que ha sido Bush el que ha cambiado y que la reconciliación ha venido favorecida porque desde Es- tados Unidos se ha dado marcha atrás en ciertas posiciones. Bush se empeñó en decir que todas las cuestiones que causaban los desacuerdos han quedado atrás Es decir, carece de importancia quién tenía razón si todos compartimos ahora los mismos objetivos Las presiones a Irán Para Bush, hasta el debate medioambiental sobre el tratado de Kioto está superado y ha llegado el momento de que Estados Unidos y Europa cooperen en el desarrollo de nuevas tecnologías menos contaminantes. Nada que objetar tampoco a la acción que llevan a cabo Francia, Gran Bretaña y Alemania para asegurarse de que Irán no produce armas nucleares, un país al que Bush vigila de cerca. Aunque afirmó que es ridículo decir que estamos pensando atacarle aseguró que todas las opciones siguen sobre la mesa El levantamiento del embargo de venta de armas a China también es un asunto que se ha suavizado, porque Bush precisó que tiene que convencer al Congreso norteamericano de que la transferencia de tecnología militar al gigante asiático será controlada y que Europa lo hará consultando con Was- Una cumbre excelente El secretario general de la OTAN, el holandés Jaap de Hoop Scheffer, estaba de muy buen humor. Ha sido una cumbre excelente. ¡Una buena idea del presidente Bush, venir! dijo, y no es de extrañar que mencionase varias veces la idea de que la Alianza se involucre de alguna forma en nuevas misiones, como la paz en Oriente Próximo. Han tenido repercusión los comentarios del canciller alemán, Gerhard Schröder, sobre la necesidad de reformar esta organización militar que Bush calificó como la alianza más exitosa de la historia del mundo Y el re- El presidente norteamericano cree superado el debate sobre Kioto y pide nuevas tecnologías El levantamiento del embargo de venta de armas a China ya no despierta las mismas suspicacias