Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional INCENDIO EN EL WINDSOR LA INVESTIGACIÓN MIÉRCOLES 23 2 2005 ABC Una entrada al aparcamiento La inmobiliaria Asón, propietaria del edificio Windsor, aseguró ayer que la puerta de acceso al inmueble que se encuentra en el subterráneo de Azca y que ha aparecido forzada no es una entrada secreta sino uno de los portones de entrada al aparcamiento, conocida y visible por los usuarios. Asón Inmobiliaria añade que estas puertas, de más de tres metros de ancho cada una, son perfectamente conocidas no sólo por todos los usuarios de las 650 plazas de aparcamiento del edificio, sino que son además perfectamente visibles por cualquier persona que circule por los viales del complejo Azca Descubren un butrón practicado desde dentro del Windsor a los bajos de Azca La custodia del edificio es responsabilidad de la Policía Municipal S. N. EFE MADRID. La Policía Municipal encontró ayer un butrón en una zona de garajes del subterráneo de Azca que pudo ser realizado en la noche del lunes por alguna persona para salir del edificio Windsor, al que supuestamente accedió por otro lugar, según indicaron a la agencia Efe fuentes conocedoras de la investigación. Al parecer, el hallazgo se produjo por la mañana en los subterráneos de Azca, en una zona de garajes colindante con el rascacielos incendiado. En concreto, el agujero se había realizado desde dentro del edificio Windsor en un tabique de pladur. Fuentes del Ayuntamiento de Madrid y de la familia propietaria del inmueble declinaron hacer comentario alguno sobre este hecho y se remitieron a la investigación judicial en marcha. Por su parte, fuentes próximas al caso recordaron que la vigilancia y custodia del edificio siniestrado para impedir el acceso de intrusos corresponde en exclusiva a la Policía Municipal. Además, consideran que con los datos disponibles resulta imposible establecer una relación entre el butrón y el incendio que destruyó el edificio hace 10 días. La investigación policial abierta por el incendio en el edificio Windsor de Madrid aún se encuentra en sus primeras fases. De hecho, las fuentes consultadas consideran que se tardará al menos ocho días en elaborar el primer informe del siniestro para ser remitido al juez Como informó ayer ABC, la cinta original grabada por un videoaficionado de Reus en la que se pueden ver las famosas siluetas cuando ya el fuego consumía una buena parte de la torre, ni siquiera ha llegado a la Comisaría General de Policía Científica para su análisis. Además, los agentes especializados en la investigación de este siniestro tampoco han podido acceder a la planta 21 del inmueble, en la que se supone que se declaró el siniestro, para proceder a la recogida de muestras y a una inspección ocular a fondo. Hasta que no se produzca el desescombro de esa zona no vamos a entrar, porque buscar pruebas en esas condiciones sería como encontrar una aguja en un pajar aseguraron las citadas fuentes policiales, que pusieron en cuarentena la multitud de hipótesis, rumores y bulos que han comenzado a circular en relación con el siniestro. La Policía también investiga si una puerta de acceso al edificio Windsor que se encuentra en el subterráneo de Azca fue forzada antes o después del incendio. La puerta está situada en el sótano segundo, adonde se desplazaron los agentes encargados del caso el pasado domingo cuando examinaron todos los accesos al edificio. Por su parte, la inmobiliaria Asón, propietaria de la torre Windsor, presentó el sábado un requerimiento ante el juzgado que investiga el caso, el número 28 de los de Madrid, para poder entrar en el inmueble y ayudar en la investigación e insistió en que nadie de la empresa se encontraba dentro del rascacielos en el momento del incendio. Finalmente, la instructora ha solicitado al Ayuntamiento un plazo de 48 horas para terminar las investigaciones en torno al edificio antes de que comiencen a desarrollarse los trabajos de demolición. Según señalaron fuentes municipales, la juez ha estimado oportuno que hasta el jueves por la tarde ninguna persona ajena a la investigación entre en la zona de seguridad, incluidos peritos de aseguradoras e investigadores privados.