Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional NUEVA TRAGEDIA EN LAS COSTAS GALLEGAS MIÉRCOLES 23 2 2005 ABC Tuve a mi padre a sólo dos metros y no pude hacer nada para salvarle la vida Gerardo Taboada, único superviviente de los 9 tripulantes del pesquero que ayer naufragó en Lugo b Los cuatro submarinistas de Sasemar, que ya participaron en las labores de rescate del O Bahía lograron estabilizar la embarcación atándola a una estacha La última singladura del Siempre Casina 1 El barco se hunde a causa de un golpe de mar o por una vía de agua Dos tripulantes, el patrón y su hijo, estaban en el puente de mando. El joven se arroja al agua y alcanza un bote salvavidas, al tiempo que ve cómo su padre desaparece bajo las aguas Proa ANA MARTÍNEZ BURELA (LUGO) Tuve a mi padre a dos metros y no pude salvarle. Vi cómo se arrojaba al vacío sin que pudiese hacer nada porque no hubo tiempo para reaccionar. Esto no lo superaré en la vida, ha sido terrible, la imagen la tendré en mi mente constantemente Estas fueron las duras palabras de Gerardo Taboada Fernández, de 24 años, el único superviviente hasta el momento del naufragio del pesquero Siempre Casina ocurrido a 18 millas de la costa de Lugo. Visiblemente nervioso y emocionado, relató que pudo salvar la vida con la ayuda de una de las balsas de la embarcación. Los demás estaban durmiendo todos... menos nosotros dos... mi viejo y yo... que estábamos en el puente de mando Sobre las causas que pudieron provocar el siniestro, dice que no lo sabe. El Siempre Casina con una tripulación multicultural que siente el mismo amor por el oficio -en palabras a ABC hace un año del patrón segundo del barco, Gerardo Taboada Pardo, hoy desaparecido- -se hundió ayer frente a las costas de Lugo a causa de un golpe de mar o de una vía de agua en el casco. A bordo del pesquero estaban enrolados, aparte de los Taboada, Camilo Montes Fernández, de Burela; Jorge Luis Pena Ormeño, Richard Gustavo Manchego Valdés y José Santos Clavijo Mogollón, de Perú; Mousa Npong y Souleymane Faye, de Senegal; y Víctor Jorge Corrella López, de Cabo Verde. Todos llevaban poco tiempo residiendo en Galicia. Pero estaban contentos. Tenían familia, hijos y amigos que, ante la tragedia, se han quedado sin palabras. 2 El agua acumulada en la zona de motores hace que la embarcación se incline por popa Lugar del naufragio Viveiro Ría de Muros y Noya Santiago Ría de Arosa Galicia Asturias Ferrol La Coruña Ortigueira Ribadeo Burela Foz 3 Burbuja de aire en la proa 30 toneladas de registro bruto 4 Una burbuja de aire en proa provoca que el barco quede flotando verticalmente Pontevedra Ría de Pontevedra Ría de Vigo 0 25 Km 50 Vigo Motores Siete de los marineros dormían en los camarotes Popa FERNANDO RUBIO Uno de cada cien accidentes ocurridos en 2004 fue mortal La pesca gallega rompió el año pasado su tendencia positiva ya que el número de muertes se disparó hasta un 57,1 por ciento. Este resultado convierte el 2004, en el que uno de cada cien accidentes fue mortal, en uno de los más luctuosos del último lustro, sólo superado por los nefastos 2000 y 2001, fechas en las que los temporales azotaron las áreas en las que normalmente opera la flota, causando un gran número de defunciones (35 y 28, respectivamente) El año pasado, 22 personas perdieron la vida en el ejercicio de la actividad pesquera, frente a los 14 muertos que se registraron en 2003 y los ocho con los que se cerró 2002. En este rotundo ascenso tuvo gran peso el naufragio del cerquero O Bahía, el 2 de junio de 2004, en el que perecieron diez marineros. Pero el 2004 escala hasta el primer puesto del siniestro ránking si a lo que se atiende es al número de heridos graves: 113 en total, la cifra más elevada de todo el decenio. El pesquero hundido, en la zona donde se produjo el naufragio ABC Viejo lobo de mar Rescatado a media mañana, con un fuerte shock emocional y con síntomas evidentes de hipotermia, Gerardo Taboada, el único superviviente, fue trasladado al Hospital Comarcal de Burela donde permaneció en observación. Hoy regresa a casa. De familia marinera de toda la vida, muchos definen a este muchacho como un viejo lobo de mar No en vano, y pese a su juventud, era el marino más cualificado de la tripulación. Por ello se hizo con el cargo de patrón mayor primero, ya que el segundo lo ocupaba su progenitor. Florentino Robledo, familiar de José Santos y amigo de los otros dos peruanos, se deshacía en sollozos: ¿Quién puede contarle a sus mujeres y a sus pequeños esto? ¿qué persona ¿Quién puede contarles a sus mujeres y a sus pequeños esto? ¿qué persona puede atreverse a llamarles? ¿hay alguien que sea capaz de soltar un la vida es así de dura y hay que adaptarse a todo Yo creo que no? puede atreverse a llamarles? ¿hay alguien que sea capaz de soltar un la vida es así de dura y hay que adaptarse a todo Yo creo que no. Al menos, a mí me faltan fuerzas Por ello, antes de enfrentarse a la situación, prefiere esperar al desenlace. Nunca he vivido esto, me hace replantear muchas cosas, todos ellos llegaron como yo, a España, buscando un futuro mejor, ¿y ahora qué? se lamentaba. Y no era el único que se hacía preguntas. La esposa de Richard Gustavo era casi incapaz de hilar las palabras. ¡Dios mío! acertaba a pronunciar, yo espero que su experiencia le ayudase, que haya logrado enfrentarse al percance, pero pasa el tiempo y no sabemos nada Allegados del caboverdiano comentaban que llevaba tan sólo cuatro años residiendo en esta Comunidad y que su esperanza era cumplir los treinta aquí y más, y más a poder ser Ninguno de ellos perdió la esperanza pero las novedades que esperaban nunca llegaron. A medida que pasa el tiempo es terrible, no queremos pensar en nada pero hay que exponerse a 20 metros