Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 2 2005 57 El escritor marroquí Tahar Ben Jelloun presenta en España su última novela, El último amigo Expolian más de cien metros de la Gran Muralla china para pavimentar una carretera TRISTES TRÓPICOS JOSÉ MARÍA POZUELO YVANCOS Uno de sus placeres confesados, el humo de un buen tabaco ABC Bibliografía escogida 1960: Así en la paz como en la guerra 1963: Un oficio del siglo XX 1967: Tres tristes tigres 1974: Vista del amanecer en el trópico 1975: O 1976: Exorcismos de esti (l) o 1978: Arcadia todas las noches 1979: Cuerpos divinos 1979: La Habana para un infante difunto 1985: Holy Smoke publicado en castellano como Puro humo (2000) 1990: La próxima luna 1992: Mea Cuba 1995: Delito por bailar el chachachá 1996: Mi música extremada 1996: Ella cantaba boleros 1997: Cine o sardina 1998: Vidas para leerlas 1999: El libro de las ciudades 1999: Todo está hecho con espejos Su pasión por el cine le llevó a ser el guionista de la película Punto de fuga Guillermo Cabrera fue el primer escritor latinoamericano que llegó a Hollywood como profesional. En 1975 publicó O Le siguen Exorcismos de esti (l) o (1976) o Arcadia todas las noches (1978) colección de ensayos sobre cine. Desde 1954 vive prácticamente de su trabajo como guionista y crítico cinematográfico para la prensa británica. Realizó la adaptación de la novela Bajo el volcán de Malcom Lowry, para la película que dirigió John Huston. A finales de 1990 trabajó en la realización del guión La ciudad perdida en el que se recrea la vida nocturna de La Habana antes de la llegada de Castro, en colaboración con el actor Andy García. El proyecto aún no ha culminado. En 1991 publicó un nuevo libro, Mea Cuba en el que recoge todos sus escritos políticos; en 1994 aparece en Inglaterra, traducido por Kenneth Hall. En mayo de 1995 se editó en España un volumen de relatos titulado Delito arece mentira, pero otro que entierra Castro. Y suma y sigue. Pasará el tiempo y este Premio Cervantes de 1997 llegará a ser otra cosa, será recordado por su prodigiosa habilidad con el lenguaje, por la pirotecnia verbal que compartía con esos otros dos monstruos de su isla, de su Mea Cuba (1992) Lezama Lima y Alejo Carpentier. Pero lo primero que se me ha venido a la mente, al saber la noticia, ha sido esto: Te ganó Castro la partida Es triste, tan triste como esos Tres Tristes Tigres que publicó en 1967, y que le valieron, además del Premio Biblioteca Breve, reconocimiento por doquier. Hay algo de tristeza en estos trópicos irredentos, tenaces en su desidia, como si fuese un mal bolero (o diré mejor: un buen bolero, porque los buenos boleros son aquellos que hablan de lo malo que es morir) en todo caso de esos que cantaba ella, en una obra memorable de 1996. El Malecón de la Habana, ése al que volvió literariamente en La Habana para un infante difunto P (1979) llamándose él infante y siéndolo ya, hoy, esta noche mismo, como si hubiese sido una premonición, ese malecón ya no lo verán sus ojos, pequeños y como enristrados, por el Mucho Humo de su habano, ese Humo que cantó ya en inglés, en Londres, porque en esa lengua publicó originariamente Holy Smoke (1985) Cabrera Infante es esa isla, tan bella, que Castro ha convertido en maldita para la literatura y que se llevó para adelante la amistad de Vargas Llosa y de García Márquez, que formaban con Guillermo Cabrera un trío de cómplices de una revolución, en la Barcelona de los amigos latinoamericanos, que al final han acabado perdiendo los tres, porque Gabo también ha perdido casi todo bajo la bota del general, capaz de encerrarlo en su laberinto de verbos mentirosos, de futuros proclamados. Que la Literatura tendría que ser otra cosa, por ejemplo verbalidad carnosa, por ejemplo juego, mucho de inpiración y unos Exorcismos de esti (l) o (1976) esos que conjuraba Guillermo Cabrera Infante, mucho antes de esta mueca, aunque no le salieron las cuentas y el otro le ganó la partida. Pero la la Literatura siempre gana. Eso dicen los que quieren consolarte. por bailar el chachachá un conjunto de tres relatos enhebrados de recuerdos y secuencias de su memoria con el perfirl femenino como contraste e interlocutor del narrador. En enero de 1996 presentó en Madrid su antología de textos narrativos Mi música extremada Este mismo año publicó en España Ella cantaba boleros obra compuesta por los textos de La amazona y Metafinal que hacen referencia a mundos cubanos. Amor y adicción al cine En septiembre de 1997 presentó en Barcelona Cine o sardina libro en el que explica su amor y adicción al séptimo arte y comenta las películas que más le han impresionado e influido a lo largo de su vida. Reúne artículos, crónicas y escritos organizados a la manera de un cinéfilo y estructurados bajo epígrafes sugerentes. El título repite una pregunta que su madre le hacía en su infancia, a la que él siempre respondía a favor del cine. Cabrera Infante publicó finalmente en español su libro Holy Smoke titulado ahora Puro humo en el que relata la historia de una hoja de tabaco des- Una imagen de juventud ABC 1964 escribe Tres tristes tigres su obra más polémica, por la que fue finalista del Premio Formentor, y ganador del Biblioteca Breve. Seix- Barral la publica tres años más tarde. En 1974 escribió otra de sus grandes obras, Vista del amanecer en el Trópico Eterna presencia del erotismo El erotismo está presente en toda su obra, pero siempre en función de la parodia y de la risa, cosa que un autor erótico no haría nunca según afirma él mismo. En Cuerpos divinos el narrador principal se salva de la política y, para no caer en el abismo histórico, se agarra a cualquier cuerpo como a un clavo ardiendo. La Habana para un infante perdido es la reconstrucción de la ciudad perdida a través de la memoria, así como la búsqueda de la mujer perdida o por encontrar. El cine, el erotismo y La Habana fueron las tres grandes pasiones que marcaron su vida y su obra de los primeros fumadores hasta nuestros días. Según el autor, las dificultades de la tradución fueron debidas a las dificultades que presentaban los juegos de palabras. En octubre de 1990 fue homenajeado en Madrid durante una semana en la que se analizó su obra literaria y cinematográfica. La semana- homenaje fue organizada por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. En noviembre de 1996 se celebraron en la Casa de América unas jornadas dedicadas a su obra, en las que participó el propio autor. En julio de 1991 visitó España y participó en la Universidad de Salamanca en el Foro de Iberoamérica. Asimismo, intervino en el curso de verano de la Universidad Complutense sobre La creatividad: encuentro entre las ciencias y las artes dirigido por Raúl Guerra y Emilio Muñoz. En 1993 volvió a visit ar la Universidad de Verano de El Escorial, donde pronunció una conferencia sobre la presencia hispana en Hollywood. Al año siguiente, fue el encargado de coordinar un ciclo dedicado a la Novela Rosa Desde entonces es un habitual de este Foro. En junio de 1995 fue galardonado con el premio del Instituto Italo- Latino Americano (ITLA) creado para distinguir la mejor obra de autores latinoamericanos publicada en lengua italiana en un bienio. El 9 de octubre de 1997 fue galardonado con el premio Cervantes de Literatura, el principal galardón de las letras hispanas. En su discurso dialogó con el autor del Quijote.