Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MARTES 22 2 2005 ABC Los asesinatos frustrados de ETA han devuelto a la realidad a la clase política vasca, sumida en un espejismo durante 18 meses sin muertes. Hoy, el lendakari convocará las elecciones, que volverán a celebrarse bajo la amenaza de las pistolas Amargo final de legislatura TEXTO: ANA ANTOLÍN FOTO: EFE VITORIA. Ajeno a la conmoción que ha supuesto, tras meses de especulaciones sobre un posible alto el fuego, la noticia de que ETA haya ordenado seguir matando a dirigentes de los partidos constitucionalistas, el lendakari anunciará hoy la disolución del Parlamento y el arranque oficial de una carrera electoral que, según sus cálculos, le puede dar la mayoría absoluta el 17 de abril, ante la más que probable ausencia de la ilegalizada Batasuna. De momento, el Parlamento vasco despidió ayer la legislatura con otro polémico pleno en el que se repitieron los problemas del sistema de votación con la tarjeta electrónica de la parlamentaria batasuna Rakel Peña, que esta vez se solventaron de inmediato. Los votos en contra del PP, PSE- EE y del grupo de la antigua Batasuna, Sozialista Abertzaleak, impidieron al Ejecutivo de Ibarretxe, en minoría, aprobar otra ley, la del suelo. En una valoración de urgencia, la portavoz del Ejecutivo vasco, Miren Azkarate, denunció la unión entre ilegalizadores e ilegalizados el mismo día en el que el lendakari firmó el decreto de convocatoria de las elecciones autonómicas. Los planes asesinos de ETA han hecho caerse del guindo a una clase política que había relajado sus hábitos de vida, pero no sus medidas de seguridad durante estos casi dos años de ausencia de atentados mortales. Es imposible mantener la presión confiesa el popular Borja Semper, al que ETA quiso quitarle la vida. A la fuerte división política, por la radicalización del Ejecutivo vasco y los gestos del Gobierno socialista hacia la ex Batasuna, se suma ahora la tensión de un posible atentado mortal tras 18 meses sin asesinatos. El aliento de ETA, sin embargo, no ha dejado de sentirse durante todo este tiempo en las filas del PP y del PSE- EE, que han sufrido la presión y las amenazas del entorno etarra en sus negocios Los proetarras irrumpieron el pasado jueves en el Parlamento vasco, durante el penúltimo Pleno de la legislatura El espejismo en pedazos 2 de febrero. Al día siguiente del rechazo de las Cortes al Plan Ibarretxe, el lendakari convoca las elecciones para el 17 de abril y pide que Batasuna pueda presentarse. 11 de febrero. La Guardia Civil detiene al etarra Javier Pérez Aldunate, en Basauri, y confirma que ETA ha dado la orden de volver a matar. Aldunate pensaba atentar, contra Rodolfo Ares, del PSE- EE, y Antonio Basagoiti y Leopoldo Barreda, del PP, entre otros. 16 de febrero, El Ejecutivo vasco exige a Zapatero que aclare si está hablando con ETA. 18 de febrero. Detenidos en Valencia los etarras Orbegozo y Majarenas, que querían asesinar a un militar en la víspera del 20- F. El consejero vasco de Interior dice que es muy posible que ETA intente matar en la precampaña. o sedes. La orden de ETA de poner muertos sobre la mesa reaviva la amenaza terrorista, en plena precampaña hacia las elecciones autonómicas del 17 de abril. Pero la amenaza terrorista ha subido también la temperatura entre los principales partidos de la oposición, el PP y el PSOE. Las especulaciones sobre una posible tregua han dado alas a ETA y Batasuna en un momento de gran debilidad de la banda, aseguran los populares, que reprochan también al gobierno que haya rebajado la firmeza frente a los terroristas y haya entrado en la estrategia de sacar ventaja de la ausencia o la presencia de Bata- suna en las elecciones autonómicas. Tras la tregua- trampa del año 2000 las condiciones son distintas. Aunque las elecciones de abril volverán a celebrarse bajo las pistolas los partidos no han rebajado, como entonces, las medidas de protección a sus cargos en este tiempo de inactividad Frente a lo que pasó tras el pacto de Lizarra, suscrito entre el PNV y ETA, el PP y PSEEE han emitido circulares para pedir a sus cargos que extremen las medidas de seguridad. Lo tienes asumido porque se trata de historias vividas afirma el parlamentario por Guipúzcoa, Borja Semper, quien asegura que esta nueva amenaza sólo puede sorprender a los ingenuos o a los que se quieren dejar convencer Reconoció que, tras 18 meses sin muertes, se ha podido caer en un punto de relajación, de las formas, pero no hemos bajado la guardia La amenaza de ETA se lleva mal pero te acostumbras añade el secretario general del PP, Carmelo Barrio, que reconoce que es difícil entender que se asuma con cierta normalidad que tu vida está en peligro por defender tus ideas, pero subraya que quien peor lo pasa es la familia. Para el secretario general del PSEEE, Patxi López, la situación es igual que antes ya que no existía ningún dato constatable que apuntara a la intención de ETA de dejar de matar. Cuando baja su actividad, se vive siempre en una especie de espejismo, que te devuelve a la realidad Su compañero de escaño, Rodolfo Ares, contra el que la banda terrorista pretendía cometer un atentado inminente, El PP pide a sus cargos vascos que extremen la protección El Partido Popular dedicó ayer un amplio capítulo a la lucha antiterrorista en la reunión de su Comité Ejecutivo Nacional. Los planes de ETA de atentar contra dirigentes políticos, descubiertos por las Fuerzas de Seguridad, han hecho que la dirección del PP pida a sus cargos- -en especial, los del País Vasco- -que no relajen la guardia, tras 18 meses sin asesinatos. La recomendación de la Ejecutiva de los populares es que se extremen las medidas de protección. aseguró que en ningún momento nos hemos relajado Desde el PNV afirman que la vuelta al asesinato será un tremendo error para ETA. Acusan al Gobierno de no haber hecho nada para ayudar a la banda a buscar una salida y sospechan que un posible atentado rompería cualquier cauce de diálogo. ETA nunca ha bajado la guardia, siempre ha estado al pie del cañón- -dice un escolta- -los políticos llevan un ritmo en el que ya pasan de estar amenazados, llevan escolta, se sienten protegidos y piensan que no les va a pasar nada En fin, que siguen haciendo su vida. Si llega el petardazo, ya se verá