Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 2 2005 11 La AVT pide una entrevista con Zapatero para plantearle la destitución de Peces- Barba El PSOE ha demostrado que maneja a la perfección la política de imagen para que un fracaso como el de la participación parezca que no lo es; al PP le queda la fidelidad de su electorado Termina el referéndum, empieza la campaña que durará todo el año POR ÁNGEL COLLADO MADRID. Pasado el trámite del referéndum europeo, los dos principales partidos cierran el relativo paréntesis de tregua abierto durante la campaña electoral para volcarse en lo que les preocupa de verdad: la campaña electoral que durará todo el año, con las elecciones vascas en abril y las gallegas en otoño. El recorrido de la pelea por la interpretación de los resultados no pasará del Pleno del Congreso de mañana, cuando Rajoy pregunte por la elevada abstención en la jornada para reprochárselo. Zapatero controla la imagen. Los resultados de la consulta apuntan los puntos fuertes y las debilidades electorales de PSOE y PP. José Luis Rodríguez Zapatero, desde el poder, es capaz de vender un fracaso evidente como la baja participación casi como si fuera un éxito. Sus actitudes y medios se lo permiten y es una baza decisiva en la pugna política. La habilidad en el planteamiento previo fue fundamental para después dar la imagen de que había salvado los muebles. Desde el Gobierno se fomentó la idea de que la abstención- -de la que culpó desde el principio al Partido Popular- -podía ser superior al 60 por ciento. De esa forma, pudo convertir un fiasco menor en un éxito relativo. Al menos en los sectores más convencidos o interesados en evitar el desgaste del jefe del Ejecutivo. Su punto fuerte es la política de imagen. Las fidelidades de los electorados. La ofensiva del PSOE para denunciar el alto porcentaje de noes en algunos barrios de Madrid procedentes, en principio, de votantes del PP tiene como objetivo esconder la mayor indisciplina entre los propios sectores que auparon al poder a Zapa- tero el 14- M. Es un feudo electoral socialista, Cataluña, donde hay más rechazo al Tratado. Tampoco están las regiones más favorables al PSOE entre las que aportan más síes Los socialistas volvieron al poder el pasado mes de marzo por el empuje de un electorado de aluvión antiguos abstencionistas o votantes de izquierda radical, movilizados por la guerra de Irak y los atentados islamistas, que se añadieron a sus bases tradicionales y que ahora parecen más propicios a la abstención o a los llamamientos de la izquierda más extrema. El origen de los síes En el Partido Popular están persuadidos de que han aportado más síes en el referéndum que el PSOE pese a las fugas del centro de Madrid. Un repaso por las diez circunscripciones con mayor porcentaje de síes arroja el balance de que nueve son feudos del PP- -con Ávila en cabeza- -y sólo una del PSOE. Por Comunidades autónomas, de las nueve en que se ha superado el 80 por ciento favorable, cinco tienen gobiernos del Partido Popular. No deja de ser un indicio de que el principal partido de la oposición mantiene un sólido apoyo electoral, como ya demostró en los comicios europeos de junio al perderlos por sólo dos puntos frente al PSOE recién llegado al poder, con Rodríguez Zapatero en su mejor momento de popularidad- -tras retirar las tropas españolas de Irak- -entre los ciudadanos que le habían votado. El apoyo de los socios. Los aliados parlamentarios del Gobierno tienen unos intereses distintos a los del Gobierno. Los independentistas catalanes de ERC y los grupos de izquierda agrupados en torno a IU han defendido el no porque el Tratado consagra una Europa de los Estados nacionales y capitalista que va en contra de lo que ellos defienden. Y en el orden doméstico también reclaman más intervencionismo estatal y la liquidación del sistema constitucional y autonómico. Sus noes son también contra el Gobierno, aunque Zapatero logra que el dato quede en segundo plano. Otra victoria de su política de imagen. A partir de ahora, como anuncian Carod y Llamazares, los socios pueden marcar distancias con el Ejecutivo o elevar la factura de su apoyo. Vuelve el 11- M. Cerrado el paréntesis de la campaña europea, el Gobierno resulta que no ha fracasado del todo- -al menos ha logrado que no se note- -y el PP ha superado el trago con nota al demostrar la solidez de un electorado fiel. Tenía que pedir el sí por convicción y compromiso europeísta, pero sin que Zapatero lo pudiera utilizar en su favor. El presidente del Gobierno lo ha hecho de todas formas, pero el dato de que sólo ha logrado que el Tratado sea aprobado por uno de cada tres españoles es contundente. Ahora, el Ejecutivo y el PSOE se volverán a aplicar en el asunto del 11- M, primero en el acto institucional del aniversario y luego en las conclusiones de la comisión para cargar contra el PP. JAVIER PRIETO participación para erigirse en alternativa al PSOE, ¿por qué la de anteayer supone un fracaso del Gobierno? Para Blanco, Rajoy incurre en el error de la doble vara de medir Ver a Rajoy y Acebes hablar de fracaso no deja de ser estimulante porque recibieron un partido con mayoría absoluta, con dos millones de votos por encima del PSOE, y ahora tienen uno por debajo concluyó Blanco. ¿Quién fracasa? Y consciente de la irritación que ha causado en el PP la ironía del PSOE aludiendo a la influencia de ERC o de IU en barrios madrileños abonados al PP en los que el no alcanzó el 30 por ciento, Blanco echó más leña al fuego: lo mismo ocurrió en el barrio sevillano de Los Remedios, donde el no fue superior al 70 por ciento, y dijo disponer de un amplio listado con datos semejantes a los de La Moraleja o el barrio de Salamanca que avalarían su tesis de que el PP trabajó en parte por el no La consulta deja heridas entre el PSOE y sus socios, que empiezan a marcar distancias y sacar más facturas por su apoyo