Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad LUNES 21 2 2005 ABC Medio Ambiente (Viene de la página anterior) mas de regulación no hacen más que añadir complejidad a esta fotografía del estado ambiental del planeta. En la parte media de la tabla está precisamente España, con una puntuación de 48,8. Es curioso comprobar cómo Indonesia obtiene exactamente el mismo resultado que nuestro país. La explicación, que no disculpa el mal lugar obtenido por nuestro país, está en que mientras España tiene unos sistemas ecológicos sobrecargados, unos niveles de presión ambiental bastante altos a la vez que capacidad más que suficiente para manejar esos males, Indonesia tiene sistemas más fuertes en la base y menos presiones, pero también una menor capacidad institucional para manejar estos desafíos. Alta capacidad de actuar Los autores dividen en siete grupos a los países de acuerdo a una serie de coincidencias en los indicadores. España comparte grupo con otros 16 países: Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Países Bajos, Portugal, Eslovenia, Corea del Sur, Suiza, Taiwán y Reino Unido. Los rasgos comunes son la baja puntuación en el estado de sus ecosistemas y en la gestión de las presiones que hay sobre ellos; baja vulnerabilidad, alta capacidad de actuar y responsabilidad de la administración moderada. Así, en el manejo de recursos naturales nuestro país se sitúa en el puesto Emisiones de gases de las industrias en la ciudad siberiana de Kemerovo 136 de 146, con puntuaciones negativas en todos los indicadores de este apartado. Los peores datos los obtienen los impactos sobre el territorio, con una puntuación de- 0,02 frente a 0,43 de la media de su grupo de referencia, y que la sitúa en el puesto 128 del ranking mundial; la cantidad de agua superficial y subterránea disponible por habitante, que es 100 veces menor que la media del grupo y relega a España al puesto 99 de la tabla, y la calidad de estos recursos hídricos (puesto 121) Los otros dos indicadores de este apartado, calidad del aire en las ciudades (puesto 74) y especies amenazadas (131) también arrojan resultados negativos. En cuanto a las medidas para reducir las presiones ambientales nos situamos en el puesto 132. La peor nota se obtiene en la reducción de las presiones sobre el agua (138) que incluye tanto la demanda sobre el recurso como la contaminación por sustancias de la industria y los fertilizantes y pesticidas. Suspendemos también en el manejo de REUTERS los recursos naturales (142) y en la generación de residuos (116) así como en las medidas para reducir la contaminación del aire (128) En este sentido, no es de extrañar, por tanto, que obtengamos una puntuación negativa en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, cuestión que nos sitúa en el cómputo general en el lugar 71, pero hay que considerar que la gran mayoría de los 146 países de la tabla no tienen obligación de reducir sus emisiones y están ahora desarrollándose.