Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 2 2005 49 Juan Pablo II, restablecido de su enfermedad, vuelve a leer personalmente el mensaje del Ángelus Estudios sobre el SAP Los estudios más avanzados sobre el Síndrome de Alienación Parental (SAP) se han realizado en Estados Unidos y estiman que este fenómeno se produce en el 80 de las separaciones conflictivas. En España, el único informe realizado proviene de un equipo de asesoramiento técnico civil de Cataluña adscrito a los juzgados de familia. Se analizaron 69 casos de separaciones contenciosas entre 2001 y 2003, con 83 hijos. Estas son algunas conclusiones: El 73,5 de lo progenitores rechazados son padres, de entre 36 y 45 años, ya que la custodia de los hijos se entrega mayoritariamente a las madres. Quienes obstaculizan la relación con el otro progenitor suelen ser mujeres de entre 35 y 45 años. El SAP está mas presente en niños de 10 a 12 años, es decir, en la preadolescencia. Los expertos creen que el hecho de que a esa edad el menor pueda ser escuchado en un juicio genera en el adulto un reforzamiento en el proceso de manipulación. Un padre juguetea con su hija en la hierba del madrileño Parque del Retiro ABC Cada vez más padres y madres separados inculcan a sus hijos el odio hacia el progenitor que no tiene la custodia. Ese proceso de manipulación se denomina Síndrome de Alienación Parental (SAP) un fenómeno que empieza a ser frecuente en España Los niños como arma arrojadiza TEXTO: M. J. PÉREZ- BARCO Algunos casos desembocan en falsas acusaciones de abusos sexuales y malos tratos contra el progenitor que no vive con los hijos Tanta presión puede desencadenar situaciones extremas. Aguilar apunta que en muchas ocasiones el síndrome desemboca en falsas acusaciones de abusos sexuales y malos tratos contra el progenitor ausente Y mientras las denuncias siguen su trámite, se suspenden las visitas al hijo durante nueve meses Una táctica más en la campaña del odio hacia el otro. MADRID. Cuando un dolor emocional hiere gravemente el corazón del ser humano, las reacciones de las personas resultan impredecibles. Si no, ¿cómo explicar que un padre o una madre utilicen a su hijo como arma arrojadiza y le inculquen el odio más profundo hacia el otro progenitor? A ese proceso de manipulación se denomina Síndrome de Alienación Parental (SAP) un fenómeno apenas estudiado en España, pero cada vez más frecuente en los casos de separaciones conflictivas. Sin embargo, del SAP se han escrito cientos de estudios desde hace veinte años en Gran Bretaña y Estados Unidos. La campaña del odio se inicia con sutiles velos de agresión- -a partir del tercer mes, y hasta el sexto, después de la ruptura- con pequeñas interferencias en la comunicación y en el régimen de visitas entre el niño y el cónyuge que ha salido fuera de casa explica el psicólogo clínico y forense José Manuel Aguilar Cuenca (autor de uno de los primeros libros publicados en España sobre este fenómeno: SAP. Síndrome de Alienación Parental Ed. Almuzara) Es entonces cuando el cónyuge que tiene la custodia del hijo recurre a miles de excusas banales para aislar al niño del progenitor ausente No puede ponerse al teléfono porque está estudiando o está enfermo o no puede salir porque tiene una actividad extraescolar o hace frío o mañana tiene un cumpleaños A veces el padre o la madre supervisan la conversación de teléfono que el hijo tiene con el otro progenitor dice Aguilar. Cuando no, comentarios despectivos e injurias que parecen caer al azar son la estrategia de ataque, generalmente desacreditando la personalidad del otro: Te llevó a Disneylandia para hacerte fotos y presentarlas en el juzgado Se gasta el dinero y no te da suficiente comida Heridas incisivas que aún se pueden radicalizar más: No comas nada con tu padre (o madre) A ver si te va a envenenar Poco a poco, el proceso de manipulación se convierte en una espiral sin retorno. Tras dos años de presiones, el menor elabora sus propias agresiones y pasa a actuar señala Aguilar. Surgen ahora los reproches hacia una persona que le resulta desconocida: Ya no quiero ir a verte me lo paso mal contigo Los efectos en las víctimas Las consecuencias llegan a causar mayores daños. El desgaste emocional en el adulto se cobra un alto precio. Hay padres y madres que terminan renunciando a todo. Sufren depresión, trastornos de ansiedad, taquicardias... Se arruinan, cambian de ciudad o abandonan un buen trabajo para marcharse al campo como peones o jornaleros Pero el sufrimiento en los hijos provoca mayores estragos. En un principio, se enfrentan a un conflicto de lealtades. Pero la presión aumenta, y flaquean. Comienzan los trastornos de ansiedad, los miedos... Hasta que sucumben y se alían con el incitador de la campaña. Si no toman conciencia, los niños repiten el mismo modelo. Y si asumen lo que ha ocurrido, tienen un gran sentimiento de culpa porque han traicionado a un pilar fundamental de su vida. He atendido casos de niños que se han suicidado a los 19 años cuando han querido recuperar esa relación y han seguido sometidos a una presión que no han soportado dice el psicólogo. José Manuel Aguilar Cuenca En defensa de la custodia compartida Aunque existen pocas investigaciones en España acerca del Síndrome de Alienación Parental (SAP) una cuestión sí tienen clara los expertos. La manipulación no surge por problemas de bienes materiales, impago de pensiones alimentarias o por el sexo del cuidador de los hijos. El SAP lo inicia quien tiene la custodia de los hijos dice Aguilar. Por eso, y para evitarlo, este psicólogo defiende la necesidad de extender la custodia compartida desde los tribunales, pues se ha comprobado que así se genera menos conflictividad, hay más cooperación entre los cónyuges y menos interferencias en el régimen de visitas explica. Además, según Aguilar, la custodia compartida produce una mejor adaptación a la ruptura en los hijos y les aporta mayor autoestima y confianza