Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Deportes DOMINGO 20 2 2005 ABC BALONCESTO COPA DEL REY El Real Madrid silencia al TAU y revive la emoción de luchar por un título Felipe Reyes demostró unos nervios de acero para asegurar el triunfo blanco con dos tiros libres en unos segundos finales agónicos TAU VITORIA REAL MADRID 77 80 to final agónico. Era un pulso abierto, que se decidió por la severidad de Bozidar Maljkovic. El serbio no perdona una. Pat Burke cometió unos pasos (70- 71, m. 37) y se fue al banquillo castigado. Entró Reyes y resultó clave, como el día anterior ante Estudiantes. Logró un par de canastas desde casi seis metros- -ya deja de ser extraño- -y protagonizó la jugada clave. Quedaban seis segundos. Bennett se coló, pero la bola rebotó. Lucharon por ella Macijauskas y Gelabale y los árbitros decidieron que sacara de fondo el Madrid. Antes de hacerlo, Splitter hizo falta sobre Felipe. Los tiros libres no son su mejor virtud, pero no le tembló la muñeca. Clavó el primero y el segundo entró llorando (77- 80) En la última jugada, Hansen no acertó a empatar desde 6,25. La ruidosa y ejemplar afición basconista quedó enmudecida tal vez como castigo por sus primeros cánticos: El Madrid se quema; se quema Madrid Original, pero desafortunado. Tau Vitoria (23+ 13+ 22+ 19) Calderón (6) Conley, Hansen (18) David (5) Splitter (7) -cinco inicial- Scola (20) Macijauskas (19) Vidal (2) y Prigioni. Real Madrid (23+ 22+ 17+ 23) Sonko (2) Bullock (20) Gelabale (11) Fotsis (4) Burke- -cinco inicial- Hervelle, Reyes (18) Bennett (16) y Herreros (9) DOMINGO PÉREZ ZARAGOZA. El Real Madrid vuelve a una final. Silenció un pabellón Príncipe Felipe abarrotado de antimadridistas, las aficiones alavesa, valenciana y malagueña. Se impuso en un final apretado a un gran TAU por 77- 80. El equipo de Vitoria tiene fama de ser un gran club. Nadie lo duda, pero con matices porque más bien es un gran equipo de ACB. El que es un gran club de baloncesto es el Madrid. La prueba, ayer. Su equipo infantil estará en la final de la Mini- Copa, en la que se medirá al Barcelona (12 de la mañana) y su primer conjunto se enfrentará en la final grande al Unicaja. Esta es la diferencia entre ser un gran equipo y un gran club: la atención y el mimo a la cantera. Puede que en la máxima categoría jueguen pocos nacionales, pero eso no quiere decir que se ignore la formación, que es lo que hacen los vitorianos. Sus infantiles perdieron todos los partidos de paliza. Fueron la nota negativa en un torneo de pequeños de altísimo nivel. Sirva este comienzo para reivindicar el trabajo de un hombre, Lolo Sainz, y los esfuerzos de un sensacional colectivo de profesionales que se pasan la vida escuchando que son unos futboleros pero que en circunstancias como ésta se ve en qué y para qué trabajan. Burke encesta ante Splitter en presencia de Conley y Calderón EFE El Pamesa se suicida en los tiros libres y da paso al Unicaja PAMESA VALENCIA UNICAJA MÁLAGA 82 90 Pamesa (19+ 28+ 17+ 18) Llompart, Rakocevic (27) Yebra (3) Oberto (10) Tomasevic (10) -cinco inicial- Montecchia (23) Julian (3) Kammerichs (6) Okulaja y Luengo. Unicaja (20+ 19+ 19+ 32) Cabezas (12) Bremer (2) BRisacher (4) Garbajosa (21) Tabak (4) -cinco inicial- Rodríguez (6) Sánchez (2) Herrmann (30) Vázquez (9) y Pietrus. Unicaja se fugara (76- 83) y se colara en la primera final de su historia. El partido lo empezó controlando el Unicaja (11- 16, m. 8) Su aval, un Garbajosa enorme (11 puntos y cuatro rebotes en 9 minutos y 47 segundos) Siguiendo la estela del pívot de Torrejón el cuadro malagueño clausuró el cuarto inicial por delante (19- 20) De repente el partido se llenó de argentinos. Hablamos de jugadores habituales- -Oberto, Pepe Sánchez y Montecchia- -o de candidatos firmes a entrar en cualquier convocatoria- -Herrmann o Kammerichs- -de la mejor selección del mundo. Van a otro ritmo. Defienden con otra intensidad. Se dicen amigos, pero se repartieron estopa como si se acabaran de conocer. Fue un cuarto de una intensidad inusitada, que se decantó, como no podía ser de otro modo, del lado que contaba con mayor número de pibes el Pamesa y sus tres joyitas (45- 39) Salió tocado el Unicaja de esta escaramuza (56- 46, m. 27) Le costó salir del bache y lo hizo gracias al malagueño Cabezas, curiosamente hijo de un uruguayo. Entre él, Herrmann y Garbajosa devolvieron la emoción (67- 68, m. 33) antes del pasmoso suicidio. Un Walter Herrmann de récord En un partido histórico para Unicaja (su primera final) y en una semifinal de récord, la más anotadora de los ocho últimos años (172 puntos entre los dos rivales) destacó un Water Herrmann de lujo. Consiguió 30 puntos, que suponen la mejor anotación individual en la competición desde el año 2000. En las últimas cinco ediciones nadie había alcanzado la barrera de la treintena. Para el jugador argentino también es su mejor anotación individual desde que juega en el club malagueño y la confirmación de su recuperación anímica y baloncestística tras la trágica pérdida hace 19 meses de su madre, su hermana y su novia en un accidente automovilístico y la de su padre hace siete meses a causa de un infarto. Sin embargo, su actuación más que una felicitación le valió algo parecido a un rapapolvo de Scariolo: Está aprendiendo a ser un buen jugador en un grande y no sólo un anotador en club de media tabla Un partido delicioso Al margen, el partido resultó una delicia. Tras un comienzo equilibrado, la primera fuga la protagonizó el Real Madrid con una escapada capicúa: triple de Herreros, tres canastas de Bennett y triple de Herreros. Racha que servía para firmar un parcial de 4- 12 y que ponía el tanteo en 29- 37 (m. 16) En este tramo los blancos alcanzarían la máxima renta (32- 43, m. 18) Se recompuso el TAU a golpe de triple (58- 57, m. 30) Y se entró en un cuar- D. P. ZARAGOZA. Grave es que un equipo de profesionales concluya un partido con 13 de 24 (54 por ciento) en tiros libres. Pero mucho peor resulta que cuando más falle sea en los momentos de la verdad, con el choque apretado, valiendo cada punto un tesoro. El Pamesa se suicidó desde esa línea. Quedaban tres minutos para el final y Garbajosa acababa de poner el 74- 78. Fueron dos minutos en los que Rakocevic, Yebra, Tomasevic y Oberto se acercaron a este lugar fatídico. De ocho puntos posibles, sólo dos conseguidos (Rakocevic y Yebra) Suficiente para que el