Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DOMINGO 20 2 2005 ABC Deportes El Athletic marchita la flor Los leones ponen fin a la racha de victorias de Luxemburgo con un fútbol de toque y velocidad que dejó en evidencia a un pobre Real Madrid JOSÉ MIGUEL MATA MADRID. No hay mal que cien años dure. Aunque tampoco bien. Vanderlei Luxemburgo lo sabe y quizá por eso en la víspera del duelo frente al Athletic se puso la venda para prevenir una posible herida. No me ha gustado cómo hemos trabajado esta semana. Mucha boda, tsunami... Se habló de todo menos de fútbol y tenemos dos partidos vitales Premonitorio. Después de siete victorias consecutivas, a la octava fue la derrota. Contra el Athletic no pudo ni la aureola de suerte, la flor que parecía rodear y proteger al entrenador brasileño. El fútbol de los bilbaínos se impuso a todo, incluso a la no concesión- -en descargo del árbitro y del asistente hay que reconocer que era imposible de ver- -de un golazo de Orbaiz. Un tanto que se convirtió en fantasma porque el cañonazo del centrocampista fue tan lejano y golpeó con tanta potencia en el travesaño que el bote, dentro, fue muy rápido y el balón salió tan escupido que sólo Casillas y su sonrisa delataron en el césped que había sido eso, un golazo. A la octava fue la vencida, sí. Porque hubo un equipo mejor y otro peor. Así de simple. Y ahora se podrá especular con lo que habría pasado si Luxemburgo hubiera tirado de Ronaldo, Zidane y Raúl desde el principio. No se sabe. Pasó lo que pasó, que el Athletic desafió al Madrid con sus mismas armas- -el tiempo del pelotazo y tentetieso es historia- -y en el duelo de toque y continuación gente como Iraola, Yeste, Orbaiz o Ezquerro estuvo más inspirada que Guti, Figo, Beckham o Gravesen. En la primera parte, todavía el equipo local mantuvo el tipo. Gracias a la movilidad de Figo, pero especialmente porque Yeste y Ezquerro entraron muy poco en juego, el dominio fue suyo. Eso sí, sin encontrar nunca las vías REAL MADRID ATHLETIC 0 2 de penetración hacia Aranzubia, que excepto en un zurdazo de Solari que sacó a una mano fue un simple espectador. Guti y Owen- -al inglés le va a ir mejor salir cinco minutos, para marcar o no, pero así tener excusa- -no conectaron nunca y los muchos centros laterales a la olla fueron presa fácil de la segura defensa de los de Valverde. Como por entonces Gravesen aún se multiplicaba y Raúl Bravo todavía se enteraba de algo de lo que sucedía en el partido y veía a Iraola, el choque fue equilibrado, aunque excesivamente centrocampista Pero las llegadas del Athletic se intuían con más peligro porque Del Horno siempre se ofrecía por sorpresa y la calidad de Yeste y Ezquerro les hacían imprevisibles. Cuando Del Horno entró sin oposición desde atrás para cabecear a la red un centro de Orbaiz, el partido se acabó. La puesta en escena de Ronaldo- -que remató el triple que Owen, es decir, tres veces- -Zidane y Raúl no sirvió, porque el Madrid se fue con todo arriba y los leones tuvieron muchas oportunidades de sentenciar. Acertó Iraola- -llegó tarde Solari- para culminar una gran tarde suya y de su equipo. Real Madrid (4- 2- 3- 1) Casillas; Míchel Salgado, Helguera, Samuel, Raúl Bravo (Raúl, m. 66) Beckham, Gravesen; Figo (Zidane, m. 66) Guti, Solari; y Owen (Ronaldo, m. 66) Athletic (4- 4- 2) Aranzubia; Murillo, Gurpegui, Prieto, Del Horno; Iraola (Solabarrieta, m. 80) Orbaiz, Tiko (Lacruz, m. 71) Yeste (Casas, m. 88) Etxeberria y Ezquerro. Árbitro Medina Cantalejo (Comité Catalán) Mostró cartulina amarilla a Orbaiz, Guti, Helguera, Samuel y Zidane. Goles 0- 1, m. 57: Del Horno remata de cabeza entrando desde atrás un centro de Orbaiz. 0- 2, m. 72: Iraola, en un mano a mano frente a Casillas. Exhibición tras el descanso Quizá en el descanso Valverde abrió los ojos a sus pupilos, les exigió que se quitarán complejos- -si los tenían- -de encima y se fueran a morder a un Real Madrid que, sin cuatro de los denominados galácticos se estaba mostrando más terrenal que nunca. Aunque el técnico se desesperase viendo cómo sus hombres no acertaban a remachar en una jugada en la que Etxeberria se encontró solo a un metro de la portería, después de un remate de Iraola, esa acción también desesperó al Madrid. A partir de ese momento los blancos perdieron la brújula y el balón pasó a ser propiedad del Athletic. El baño comenzó a ser serio. El Madrid no rascaba pelota, que corría de un rojiblanco a otro, ahora con un juego profundo al hueco o ahora buscando abrir espacios según conviniera. Iraola empezó a hacer sangre de Raúl Bravo por el costado, mientras Orbaiz se comía a Gravesen y a Beckham y Yeste tocaba aquí y allí para un Ezquerro que se movía por todo el frente de ataque desquiciando a los centrales. ASÍ JUGARON REAL MADRID Casillas: bien. Míchel Salgado: regular. Helguera: mal. Samuel: mal. Raúl Bravo: mal. Beckham: mal. Gravesen: regular. Figo: regular. Guti: mal. Solari: regular. Owen: mal. Raúl, Ronaldo y Zidane: sin calificar. El técnico. Vanderlei Luxemburgo. Mal. Las apuestas son así, o te hacen rico o te arruinan. Ayer se jugó todo a prescindir de hombres que tienen capacidad de resolver y, como los que jugaron no lo hicieron, él es el culpable. Lo mejor: la primera parte de Gravesen, en todos sitios y atento al corte Lo peor: puede parecer manía, pero lo de Raúl Bravo... Guti no tuvo su día y el equipo lo acusó, y Owen fue un cero a la izquierda. La defensa en general apenas se enteró, sobre todo tras el descanso. ATHLETIC Aranzubia: bien. Murillo: notable. Gurpegui: notable. Prieto: notable. Del Horno: notable. Orbaiz: muy bien. Tiko: bien. Iraola: muy bien. Etxeberria: regular. Yeste: bien. Ezquerro: bien. Lacruz: bien. Solabarrieta y Casas: sin calificar. El técnico. Ernesto Valverde. Muy bien. Ha cambiado el estilo de este equipo, que ahora es menos directo, pero más futbolístico Lo mejor: el equipo siempre estuvo bien posicionado y se mostró seguro en todas sus líneas. Iraola fue una pesadilla y Orbaiz se adueñó del centro del campo por fuerza y juego. La efectividad de Del Horno, especialmente ante el Madrid. Lo peor: Etxeberria desentonó en el buen hacer general del conjunto. Zidane se desespera por el devenir del partido