Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 2 2005 69 Cultura y espectáculos LV FESTIVAL DE CINE DE BERLÍN Muere, a los 71 años, Harald Szeeman, prestigioso crítico de arte y comisario de las principales bienales Rodar en nuestra lengua ha sido un milagro TONI GARCÍA BERLÍN. Mark Dornford- May confesó hace unos días que para él era una gran alegría estar en Berlín. Su adaptación de Carmen de Bizet, con la compañía surafricana de danza Dimpo Di Kopane le ha valido el Oso de Oro. Dornford afirmó que el reto era conseguir hacer la película, y a partir de ahí todo lo que venga es bien recibido El director habló de la pujanza del cine africano y recalcó el mérito de sus actores y actrices, además de reivindicar el Xhosa, lengua en la que está rodada la película: Rodar este proyecto en nuestra lengua ha sido un milagro Por otro lado, el jovencísimo Lou Taylor Pucci (19 años) que ya se llevó el premio a mejor actor en el festival de Sundance, repite premio en la Berlinale. El protagonista de Thumbsucker reconocía a ABC que nunca pensé en dedicarme al cine, pero las cosas me han salido así Su prodigiosa interpretación en la película de Mike Mills le ha convertido en uno de los rostros más buscados del cine independiente norteamericano, algo a lo que el actor responde con escepticismo: Me encanta lo que hago, y también los premios, pero soy muy joven para que se me suba a la cabeza. De momento, sólo pienso en seguir trabajando Pauline Malefane, protagonista de U- Carmen eKhayelitsha besa el Oso de Oro logrado por esta película REUTERS La carnal y provocadora Carmen surafricana y un oso indefenso Ayer se clausuró el certamen con Kinsey protagonizada por Liam Neeson b Los premios de interpretación para Julia y Lou Taylor Pucci fue lo más digestivo de un palmarés difícil y de compromiso en esta floja edición del festival E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL BERLÍN. Por fin un jurado de festival de cine consigue no dejarse ninguna película buena fuera de su palmarés; ni una gran olvidada, ningún título apartado, ningún genio del cine relegado. Lo esperpéntico es que tampoco ha conseguido meter una gran película en él. Ni grandes olvidos, ni grandes aciertos, ni dentro, ni fuera del palmarés. El Oso de Oro para U- Carmen eKhayelitsha es, sin duda, una extravagancia, pero también un pellizco de lucidez: en una programación como la vista en esta 55 edición de la Berlinale, incluso una película como ésta que firma el surafricano Marc Dornford- May puede llevarse el gran premio. Nunca ha sido un Oso tan omnívoro como el de este año, que come de todo, incluso esta Carmen entrada en carnes y a miles de kilómetros al sur de Sevilla. Y en esa tónica rebelde, el jurado que ha presidido Roland Emmerich decidió darle su gran premio a la impecable y muy clásica película china Peacock (Pavo real) que si bien no le trae nada nuevo al cine, ni siquiera al cine de su país, conseguía al menos contar una historia compleja y familiar con tanto buen gusto como linealidad narrativa, vamos, que se entendía todo, lo cual es justo lo que nunca premian los jurados, que se suelen quedar más tranquilos dándole ese galardón especial a algo que no acaben de entender. Palmarés Oso de Oro a la mejor película: U- Carmen eKhayelitsha de Mark Dornford- May (Suráfrica) Oso de plata a la mejor actriz: Julia por Sophie Scholl- Die letzten Tage (Alemania) Oso de plata al mejor actor: Lou Taylor Pucci por Thumbsucker (EE. UU. Oso de plata al mejor director: Marc Rothemund por Sophie Scholl- Die letzten Tage (Alemania) Oso de plata- Premio especial del Jurado: Kong Que (Peacock) de Gu Changwei (China) Oso de plata al mérito artístico: Tsai Ming Liang por el guión de Tian Bian Yi Duo Yun (The Wayward Cloud) (Taiwán) Oso de plata a la mejor música: Alexandre Desplat por De battre mon coeur s est arrete de Jacques Audiard (Francia) Premio Alfred Bauer: Tian Bian Yi Duo Yun (The Wayward Cloud) (Taiwán Francia) Premio Ángel Azul a la mejor película europea: Paradise Now de Hany Abu- Assad (Holanda, Alemania y Francia) Unos personajes muy especiales Como tantas otras veces, los más acertadamente premiados fueron los actores: ella, la alemana Julia por su entrega al personaje de Sophie Scholl (la joven resistente que fue condenada a muerte por los nazis y que es poco menos que una heroína nacional) y él, el también jovencísimo Lou Taylor Pucci, aquel que se chupaba el dedo en la película de Mike Mills titulada precisamente Thumbsucker Bueno, ninguno de ellos ha derribado los viejos pilares de la interpretación para colocar los suyos propios, pero al menos consiguieron perfilar unos personajes muy especiales. Tampoco produjo rebuznos el Oso de Oro al mejor director para el alemán Marc Rothemund, también por Sophie Scholl Vale. Al menos no se lo han dado al ruso pesado Sokurov, o al malayo de diseño Tsai Ming Liang, o a algún otro con ínfulas, como Audiard o Guediguian. Aunque no se pudo resistir el jurado a la tentación (al fin y al cabo, sus miembros son humanos) de buscarle algo al director malayo, por el qué dirán, mayormente, y le endosaron un Oso de plata por su contribución artística, y dándole vueltas ahora al asunto ha de referirse esa contribución o bien al cine porno que no es porno, o bien al cine musical que no es musical, o al cine de tiempos malheridos o al cine de diálogos muertos. Y en su película, The wayward clouds tambien cayó esa pedrea del Premio Alfred Bauer. Aunque el premio gordo, gordo, el llamado Blue Angel y dotado con 25.000 euros, fue para la palestina Paradise Now de Hany Abu- Assad, película de la que todavía se discute por aquí si justificaba o no los atentados terroristas suicidas de palestinos en Israel.