Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Los domingos DOMINGO 20 2 2005 ABC LA CARA OSCURA DEL NACIONALISMO No quieren que sus razones queden diluidas en la normalidad cívica de la que hoy disfrutan en otros puntos de España. Su forzada ausencia es un resorte más en la trastienda del plan Ibarretxe, porque en condiciones reales de libertad se habrían quedado en el País Vasco El éxodo vasco alza la voz tierra es la única región de España en la que en una determinada época la emigración estaba sujeta a unos parámetros inmutables. Las cifras se sostenían, año tras año, sin que guardaran ninguna relación con la bonanza o depresión económica. No hablo de opiniones, sino de números. Cuando eso ocurre es que algo anómalo pasa, ¿no? A Fernando García- Capelo le gusta Bilbao, el Botxo aunque hace ya muchos años que no vive allí. A veces, por dignidad te quedas o por hartazgo te marchas. No hay recetas comunes ni circunstancias únicas. Lo que sí es cierto es que no me apetece callarme. Quienes estamos fuera y vemos los avances del plan Ibarretxe no podemos evitar ahora contar el número de miembros de nuestra familia y lamentarnos. ¡Varios votos constitucionalistas menos! Pero no podemos caer en la tentación de pensar que la culpa es nuestra, si no nos hemos sentido suficientemente amparados por las Mi TEXTO: BLANCA TORQUEMADA instituciones. Si a lo largo de estas tres últimas décadas hubiéramos vivido en libertad en nuestro pueblo o en nuestra ciudad, como el resto de los españoles, seguiríamos allí Aunque expuesta al desistimiento por haberse integrado en la convivencia pacífica de otras Comunidades autónomas, la diáspora vasca más beligerante no claudica y participa activamente en plataformas cívicas como el Foro de Ermua o Basta Ya. Entidades que calculan que unas doscientas mil personas han dejado el País Vasco empujadas por las sacudidas de ETA y del nacionalismo. Lo de los que viven y trabajan en el País Vasco esgrimido ahora por Ibarretxe a cuenta de su plan no es ni nuevo (ya lo utilizó el pujolismo hace casi veinte años en Cataluña cuando la campaña Som sis milions ni tolerante, pese al celofán en el que nos llega envuelto el proyecto separatista. ¿Qué es un vasco? ¿el negro que habla euskera, un chaval de Treviño reciclado para la kale borroka, un aitzkolari con doscientos apellidos puros al gusto de Sabino Arana? ¿O es lo del rh? Cuando los niños aprendían a sumar antes que a dividir, en un orden lógico de las cosas, era más sencillo dar con la sustancia y comentar sin mayores resabios: Mi madre es vasca Claro. De Vitoria, de Lequeitio, de Villabona, de Guecho. Sin más. Ahora no lo son los que ya no computan en el censo y sí los que viven y trabajan por una razón de nacionalismo omnímodo: la disidencia está siendo erradicada o silenciada desde hace años. De modo que la identidad vasca ha dejado de ser una circunstancia biográfica para convertirse en adscripción ideológica o en mero conformismo. Fernando García- Capelo: La década ominosa Fernando es abogado y conoce bien las claves del exilio: Los años cruciales arrancan en 1976 y llegan hasta bien entrados los ochenta. Fue la etapa más dura de extorsión, la de las amenazas y asesinatos que sentaron las bases para que ahora el secesionismo se encuentre cómodo con su plan, y capaz incluso de sacarlo adelante Relata que el ambiente se hizo irrespirable. Mi padre era el secretario general de Babcock Wilcox y, tras un consejo de administración de la empresa, el presidente, Javier Ibarra, fue secuestrado y posteriormente asesinado. Casi al mismo tiempo, una bomba estalló debajo de su despacho. Y eso que él, directamente, sólo recibió una amenaza que resultó ser falsa, según le comunicó la Policía. En esa etapa salió gente a patadas De su núcleo familiar (sus padres y los cinco hijos) sólo una hermana permanece en el País Vasco batallando a brazo partido frente a las injusticias cotidianas, sobre todo en lo que atañe a la educación de sus niños. Para que estudien en el llamado modelo A en castellano tiene que llevarlos a treinta kilómetros de su casa. ¿Dónde está, en esas condiciones, la libertad de elección legalmente establecida? Considera Zubiaga, piloto y hombre de mundo, dice que lo que ocurre en su tierra es anormal que a él la impuesta distancia geográfica le ha aportado perspectiva para captar el grado de enfermedad intelectual de esa sociedad. ¿Quién recuerda, por ejemplo, que la UCD ganó en el País Vasco y fue exterminada en el sentido literal, con varios de sus principales dirigentes asesinados? Cuando yo era niño ya había algunos excesos en el ambiente, de exaltación local, de aúpa Athletic por encima de todas las cosas, como si en cuestiones aparentemente irrelevantes el terreno estuviera ya abonándose para el fanatismo y la exclusión. Ahora, cuando viajo a Bilbao veo cómo incluso quienes rechazan el nacionalismo están impregnados de determinadas intoxicaciones. Por ejemplo, te comentan el párroco de Maruri, buen pájaro debe de ser ése y cuando les preguntas que por qué es un pájaro no saben qué responderte. Simplemente, se han dejado contaminar por el discurso oficial. O al vecino del barrio que es concejal del PP llegan a verle como alguien que pone en riesgo a los demás. Es el mundo al revés Creo que el nacionalismo moldea las conciencias, incluso las de quienes votan constitucionalista. ¿Por qué? Tú tienes un quiosco y vienen a pedirte dinero para los presos, y lo sueltas, por proteger tus intereses y a Mi hermana sigue allí y tiene que llevar al niño a un colegio que está a treinta kilómetros para que estudie en castellano. ¿Es eso libertad? Fernando García- Capelo recuerda el cerco etarra a los empresarios JAIME GARCÍA