Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 2 2005 La Entrevista 11 Un buen economista J. GRAU La vida política polaca está presidida estos días por una palabra: corrupción. De las privatizaciones de las empresas estatales de la época comunista han sacado tajada unos personajes algo o bastante corruptos, ligados a la antigua nomenclatura. Mientras tanto, la inmensa mayoría se las ve y se las desea para llegar a final de mes. Los casos de corrupción, en un ambiente semejante al de los últimos años del Gobierno González, muy probablemente le van a costar el cargo a Marek Belka (Lodz, 1952) cuando este año haya elecciones. Y en parte es una pena. Porque, que se sepa, Belka no sólo no ha tenido nada que ver con las inmoralidades económicas, sino que las está combatiendo eficazmente. Belka es un buen economista. Tras licenciarse en Polonia, amplió estudios en las universidades de Columbia y de Chicago, y más adelante en el famoso London School of Economics Ha sido consultor del Banco Mundial. Ministro de Hacienda y jefe de la coalición del Consejo de Coordinación Internacional en Irak. Para Belka, España es la campeona del mundo, de Europa como mínimo en el aprovechamiento de fondos comunitarios legaciones de España y Polonia? -Considero que hay discrepancia de intereses, porque España es un país que después de lograr un éxito enorme, ahora está saliendo de los fondos comunitarios, y nosotros estamos entrando. Hay que ser conscientes de que, independientemente de cómo se trate a los países nuevos de la UE, per cápita recibiremos menos dinero que por ejemplo España, a pesar de que España necesita menos ese dinero que nosotros. Por otro lado, hay que buscar compromisos. En la cumbre hispanopolaca, Zapatero habló decididamente de solidaridad y de los objetivos fundamentales comunitarios. Entre ellos, uno muy importante es la igualación del nivel de vida de sus ciudadanos. Por supuesto, puede decir usted que es una afirmación muy general. Pero a mí me gustaría escuchar ese tipo de afirmaciones fuertes y generales también por parte de otros primeros ministros de países ricos y desarrollados, e incluso más ricos que España, que defienden siempre de manera muy dura sus intereses económicos. ¿En qué se ha notado principalmente el ingreso, el pasado mayo, de Polonia en la UE? -Ha habido un cambio notable, desde el primer día, en el sector agrícola y en el de servicios. Ahora hay un interés enorme, al alza, por los productos polacos. Ha resultado que son no sólo más baratos, sino también muy buenos. Aquí me refiero a la carne y a los productos lácteos, y también al azúcar, las frutas y las verduras. Otra cosa que también se notó desde el primer momento fue la liquidación de los controles aduaneros, de los procedimientos CONSTITUCIÓN EUROPEA El Papa estaba explícitamente a favor del Tratado. Se estima que el 75 por ciento de los polacos lo aprueban RETIRADA DE TROPAS DE IRAK Nos complicó mucho la organización de la división internacional tan complicados que había en la frontera con Alemania, Austria y la República Checa, lo que ha significado una mejora inmediata para los transportistas polacos. Gracias a esta mejora, los costes de los transportes, que ya eran baratos, han bajado aún más. -La Iglesia católica tiene una influencia considerable en su país. ¿Cómo son las relaciones de su Gobierno con ella? -Creo que puedo definirlas como muy buenas, incluso cordiales. Hay que subrayar que en Polonia la discusión sobre el Tratado Europeo de la UE fue muy efervescente... ¿La Iglesia en Polonia apoya la Constitución Europea? -Le digo. Había muchos prelados en contra. Yo consideraba que oponerse al Tratado no era bueno para Polonia. En la redacción definitiva del Tratado habíamos conseguido introducir unas frases que protegían nuestros intereses. Al final llegamos a un compromiso. El que más me apoyó fue el Papa. El Papa estaba explícitamente a favor del UNIÓN EUROPEA Me gustaría que hablaran de solidaridad países más ricos que España, que defienden de forma muy dura sus intereses PLANTÓN DE ZAPATERO Yo también me canso en las comparecencias de las comisiones parlamentarias Tratado Europeo. Me dio las gracias por firmarlo, por defender ineficazmente la frase de las raíces cristianas en el preámbulo. Actualmente se estima que el 75 por ciento de los polacos están a favor del Tratado. ¿Cree que Polonia ratificará la Constitución europea? -Sin problemas. ¿Cuándo piensa que Polonia introducirá el euro como su moneda? -En el año 2009. -Polonia está ya en la UE. ¿Sigue siendo Rusia una amenaza para su nación? -La última vez que Polonia fue amenazada por Rusia fue a finales de los 70, principios de los 80. Entonces no se excluía que la invadiera para aplastar el movimiento sindical Solidaridad. Ahora no nos sentimos amenazados por la Federación Rusa. Con las dificultades típicas para países tan grandes, Rusia está construyendo su democracia. Y la democracia nunca tiene carácter agresivo. Eso sí, tenemos que prestar mucha atención a la dependencia de materias primas rusas. Nuestro objetivo consiste en diversificar nuestra economía lo más posible. ¿Cree que también Ucrania debería ingresar en la UE? ¿Y Turquía? -No debemos decir a los ucranianos: nunca llegaréis a ser miembros de la UE. ¿Por qué decirles eso si a los turcos les hemos dicho otra cosa? En Ucrania queda mucho por hacer. Hoy en día es muy importante que a Ucrania y a los ucranianos se les presente una buena oferta, igual que la recibió Polonia hace quince años. En 1990 nadie nos prometió la entrada. Pero nosotros estábamos muy decididos y sabíamos que era posible. Si los ucranianos toman la determinación de ingresar, ¿quién sabe? En cuanto a Turquía, la situación es análoga. Yo creo que es un reto muy grande y no sé cómo acabará el proceso de negociaciones. Pero seguramente, si no lo hubiéramos abierto, habríamos cometido un error. ¿Qué ha supuesto para Polonia la conmemoración del 60 aniversario de la liberación de Auschwitz? -Ante todo queríamos homenajear a los que murieron allí, pero también a los que sobrevivieron: judíos, judíos polacos sobre todo, polacos, gitanos, etc. Tengo que subrayar que nos irritamos mucho cuando alguien habla de los campos de concentración polacos Es una mentira evidente. En aquel entonces Polonia, invadida, era parte del Reich alemán. Y nosotros fuimos las víctimas. Cualquier alusión a que Polonia podría haber sido cómplice de todo eso no tiene fundamento. Las celebraciones queríamos aprovecharlas para aclarar la verdad a toda Europa y al mundo.