Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad SÁBADO 19 2 2005 ABC Salud Neurología Pediatría Oncología Cannabis y alcohol, una combinación que puede elevar el riesgo de ictus El neurólogo español Juan Carlos García- Monco, del Hospital de Galdácano (Vizcaya) ha relacionado el consumo de alcohol y cannabis con un mayor riesgo de infarto cerebral o ictus. García- Monco publica en Journal of Neurology Neurosurgery and Psychiatry el caso de un varón de 36 años sin otros riesgos que sufrió un ictus tras combinar dosis elevadas de marihuana con alcohol. La UCI del 12 de Octubre, premiada por la atención a los familiares Los profesionales de la UCI pediátrica del Hospital Doce de Octubre de Madrid han sido premiados por un novedoso proyecto para mejorar la atención a los niños y sus familiares en caso de fallecimiento o situaciones críticas. Con la ayuda de padres, psicólogos y la Asociación de Ayuda Mutua ante el Duelo se han elaborado estrategias para afrontar las emociones y mejorar la información. Setecientos españoles con mieloma múltiple probarán un nuevo fármaco El Ministerio de Sanidad ha autorizado el uso del fármaco bortezomib para enfermos con mieloma múltiple, un cáncer hematológico. Setecientos pacientes españoles serán los primeros en recibir este fármaco de primera línea tras los primeros resultados alentadores El fármaco no sólo actúa sobre la célula tumoral sino también sobre el ambiente en el que se desarrolla. TRASPLANTES PSIQUIATRÍA La solución más cercana para la diabetes Hígado Estómago Demandan más estudios sobre los antidepresivos y el riesgo de suicidio b Tres investigaciones encuentran relaciones entre la administración a adultos de dos tipos de antidepresivos y el riesgo de ideación suicida, respecto a placebos G. Z. MADRID. Tres grupos de investigadores publican en British Medical Journal artículos donde se analiza la relación entre la administración de antidepresivos de última generación (inhibidores selectivos de recaptación de serotonina, ISRS) y los tradicionales tricíclicos, respecto al aumento de la ideación suicida e intentos de autolesiones. Los tres destacan la necesidad de acometer estudios que delimiten posibles riesgos. Mientras, los editorialistas de la revista aconsejan a los facultativos un mayor seguimiento de los pacientes. Las tres investigaciones están basadas en adultos, aunque las dudas sobre la seguridad de estos fármacos han estado puestas sobre su prescripción a niños y adolescentes. Los psiquiatras han insistido siempre en que el riesgo de ideación suicida es un fenómeno que puede producirse en el inicio del tratamiento de los trastornos depresivos, pero que este hecho supera en beneficios a renunciar a terapias con fármacos. El primero está dirigido por Carlos Martínez, director de un área de la agencia del medicamento del Reino Unido. Tras revisar los datos de 146.000 pacientes concluye que los riesgos de autolesión y suicidio eran similares entre los que tomaron ISRS y tricíclicos, aunque alerta de un mayor peligro de autolesión en 18 fármacos de ISRS. Un equipo canadiense intentó definir entre 87.000 pacientes la relación entre los ISRS y los intentos de suicidio. El resultado fue que entre quienes tomaron estos antidepresivos existía el doble de posibilidades de suicidio, pero examinando las tasas de mortalidad no encontraron diferencias con los que ingerieron placebo. La Universidad de Bristol revisó 477 pruebas descubriendo débiles relaciones con un aumento del riesgo de autolesión y un mayor riesgo de ideación suicida. Páncreas Duodeno Una vez aislados y purificados los islotes del páncreas de un donante, se inyectan en la vena porta del hígado. Estas células, encargadas de la producción de insulina, son arrastradas por la corriente sanguínea hasta alcanzar la periferia del hígado. La intervención no requiere anestesia general Aislamiento del islote Hígado Vena Páncreas Islote de Langerhans aislado Infografía ABC El trasplante de islotes pancreáticos para diabéticos, más cerca de la rutina clínica Demuestran que ya no es necesario contar con tres o cuatro páncreas b Los implantes de células de pán- creas permiten dejar la insulina a diabéticos que no consiguen controlar la enfermedad. Su eficacia media es de un año N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Los trasplantes de islotes pancreáticos, las células productoras de insulina, están más cerca de convertirse en una práctica rutinaria. Un estudio de la Universidad de Minnesota (EE. UU. ha revelado que basta con la donación de un solo páncreas para que los pacientes trasplantados no necesiten pincharse insulina durante, al menos, un año. El trabajo se publica en la última edición de JAMA, la revista de la Asociación Médica Americana. Los pocos centros que realizan este tipo de trasplantes para diabéticos dependientes de las inyecciones de insulina tenían serios problemas para encontrar los páncreas adecuados. Sólo son útiles órganos de personas con una edad media, ni muy jóvenes ni muy mayores, con lo que se reducen las posibilidades de conseguir el órgano adecuado. Además, la técnica de aislamiento es muy compleja y resulta difícil conseguir el número de células necesarias en un solo páncreas. Si además el paciente puede necesitar dos inyecciones de islotes, a veces se requieren entre tres y cuatro páncreas por paciente. En el estudio que publica JAMA sólo se ha comprobado la eficacia del trasplante de un sólo donante en ocho mujeres, pese al reducido número de casos se trata de un paso importante. En ninguno de los casos hubo incidentes graves ni asociados con la terapia inmunosupresora que requieren todos los trasplantes. Las pacientes no necesitaron inyectarse insulina tras el implante de células pancreáticas- -cinco de ellas durante un año- -y no mostraron hipoglucemia. También se consiguió un control glicémico superior que con la insulina. Este tipo de trasplantes se realiza desde 1988, pero aún no ha abandonado su carácter experimental. Por ello, los centros que han apostado por este tratamiento han unido fuerzas en un registro internacional que analiza los resultados de la técnica para perfeccionarla. El último informe publicado de este registro, elaborado con los resultados de 86 pacientes, permite ser moderadamente optimistas. El 61 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 1 a los que se realizó el trasplante no necesitó volver a pincharse, porque los islotes implantados empezaron a fabricar la insulina necesaria para metabolizar la glucosa. Aunque un año después, el 58 por ciento volvió a depender de las inyecciones de insulina. Más riesgo femenino Coincidiendo con este estudio se ha publicado esta semana otro trabajo que insiste en los conocidos riesgos cardiovasculares de los diabéticos. Pero en esta ocasión se afirma que las mujeres diabéticas tienen mayor riesgo que los varones. El riesgo de muerte por enfermedad cardiaca coronaria es un 50 superior en mujeres que en hombres diabéticos, según un estudio del Instituto de Salud Internacional George de la Universidad de Sidney.