Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 2 2005 35 Las mujeres que escaparon del asesino de la baraja sufren graves secuelas psicológicas Desmantelan en Leganés la mayor red de piratería audiovisual detectada en España zarán trabajos puntuales en zonas de difícil acceso para las grúas, y en su extremo podrán manejar retroexcavadoras, sierras, tijeras, martillos o pinzas. EMILIO GARCÍA DE BURGOS Responsable municipal de la demolición del Windsor Láser y lanzas térmicas Por su parte, las grúas cortarán a pedazos lo que queda del Windsor mediante el uso de sopletes, láser, lanzas térmicas o agua a presión. Entre los riesgos de la delicada operación, uno es el de derrumbe parcial de determinadas zonas del inmueble. Y otro es el del desprendimiento de las toneladas de escombros metálicos, partes de estructuras, forjados y hasta vigas que se encuentran en equilibrio inestable apoyados nadie sabe cómo en las fachadas del rascacielos. Los servicios técnicos han decidido instalar en la planta de calle planchas de neopreno, para amortiguar los posibles impactos que se produzcan durante el proceso de bajada de los restos del rascacielos incendiado. En cuanto a las miles de toneladas de escombros que saldrán de allí, se prevé establecer turnos de trabajo que mantengan operativas las labores 24 horas al día. De este modo, se aprovecharán las horas nocturnas para trasladar todos los restos hacia un lugar homologado de reciclaje La sensación dentro es devastadora TEXTO: SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍA: CHEMA BARROSO Descartada la voladura Los técnicos municipales justificaron la decisión de reducir el perímetro de seguridad a un área de 60 metros de radio porque han descartado el colapso total del edificio, aunque no desechan la posibilidad de que se produzcan hundimientos parciales en determinadas zonas. El perímetro obedece a la prioridad de garantizar la seguridad en la zona que se ha impuesto el Ayuntamiento de Madrid desde el inicio de esta operación. El método de coger, cortar y bajar pieza a pieza los restos del edificio será el que se utilice hasta llegar a la planta 17. Desde ahí, se estudiará qué técnicas se aplican para continuar el derribo hacia abajo. En cualquier caso, informó García de Burgos, lo que se ha descartado totalmente es la demolición por voladura controlada, debido a los daños colaterales que podría provocar bajo la torre hay cinco plantas sótano, parte del anillo distribuidor subterráneo de Azca y el Metro. Este arquitecto es el responsable municipal de la demolición de los restos del edificio Windsor. ¿Éste es el mayor reto profesional de su carrera? -Sí, aunque tengo muchos años de experiencia interviniendo en edificios con daños, situaciones complicadas e imprevistos. Eso es lo que me hace responder; y además, me siento muy respaldado. ¿Dónde pasó la noche de autos? -Me enteré por la televisión del incendio, algo después de las doce y media, y me fui de inmediato para allá. Me lo tragué enterito. ¿Temió que el edificio se cayera? -Hubo momentos distintos a lo largo de la noche. Allí había técnicos que participaron en la ejecución del edificio, que nos dieron planos y nos explicaron cómo había sido el proceso constructivo y de qué tipo era la estructura. Con eso nos fuimos haciendo a la idea del proceso que iba a seguir. Lo más sorprendente fue la propagación hacia abajo del fuego: saltó la planta técnica y a partir de ahí, siguió bajando. Tenía confianza de que no se produjera un hundimiento completo, pero claro, el efecto del fuego en los materiales depende de muchos factores diferentes. ¿Qué sintió al entrar al edificio? -La sensación es devastadora. Cuando se enfrió, entramos por el núcleo central, que era la zona más fiable y la que estaba algo más despejada, porque la caja de escalera y los ascensores han hecho un poco de barrera. La intensidad del fuego se había notado más en la fachada y en las crujías exteriores. El desembarco de un lado y otro de la meseta de cada planta es desolador: daños, deformaciones muy importantes... A partir de la cuarta planta, está arrasado, y con escombros acumulados por todas partes. ¿Los escombros se mantienen en equilibrio estable o inestable? -Inestable: el fuego provoca el desgaste de los materiales y la afección de los mismos, de manera que no se sabe cómo se van a comportar tras aguantar el incendio. Nos puede servir como experiencia para el futuro investigar la resistencia de estos diferentes materiales ante el fuego. -Le han echado mucha imaginación para encontrar fórmulas de derribo. -Desde el segundo día estamos replanteándonos cómo se podía acometer: alrededor hay oficinas, hay una altura considerable, la incidencia de un derrumbamiento descontrolado sobre la zona sería terrible, y además debajo está Azca, con galerías, túne- les, plantas sótano... -Este trabajo pasará a los libros de arquitectura. -No he pensado en ello. Sólo pienso en recoger la experiencia y ver qué nos dicen otros que saben de esto. El Corte Inglés, afectado en unos 10.000 metros El centro comercial con que cuenta El Corte Inglés en el paseo de La Castellana, que se ha visto afectado por el incendio del edificio Windsor, ha sufrido daños en al menos 10.000 metros cuadrados de su superficie. Concretamente, 8.000 de ellos se corresponden con el espacio que tenía alquilado al cine Windsor, y otros 2.000 son del propio centro comercial. El edificio de estos grandes almacenes es contiguo al rascacielos siniestrado, y comparte con él algunos muros. Sus instalaciones más afectadas han sido las de confección femenina, supermercado y restauración. Esta firma se ha visto perjudicada por el suceso no sólo físicamente- -tanto por el incendio como por el necesario derribo de la torre- sino también desde el punto de vista comercial, dado que su establecimiento de Castellana- -tal vez el de mayor volumen de negocio de los que tiene en Madrid- -permanece cerrado desde el pasado lunes. Y ese día fue San Valentín, tradicional celebración con una repercusión comercial añadida. El centro comercial aún no ha realizado una valoración económica de las pérdidas acumuladas durante estos días.