Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional SÁBADO 19 2 2005 ABC La oposición lanza una intifada para que Damasco se retire del Líbano EFE BEIRUT. La oposición libanesa acordó ayer en una reunión conjunta iniciar una intifada (levantamiento) pacífica por la independencia que desemboque en la retirada de las tropas sirias del país. El portavoz de la oposición, Samir Franyieh, leyó un comunicado de seis puntos, acordado en la reunión celebrada en un hotel de Beirut, en el que se pide además el establecimiento de un Gobierno interino y una comisión de investigación sobre el asesinato del ex primer ministro Rafic Hariri que esté supervisada por la ONU Franyieh dijo que este movimiento por la independencia del país se ha formado en respuesta a la política criminal y terrorista de los gobiernos libanés y sirio La crítica situación política que vive el Líbano cristalizó ayer en la dimisión del ministro de Turismo, Farid al Khazem, ante la incapacidad del Gobierno de encontrar una salida a la peligrosa crisis que atraviesa el país Las diferentes facciones de la oposición libanesa (entre los que hay tanto cristianos como musulmanes chiíes y suníes) rechazaron asimismo presentar la dimisión de sus cerca de cuarenta escaños en el Parlamento, que tiene 128 diputados. El comunicado consensuado pide además la protección de la ONU para el pueblo libanés, e insta a las colonias de libaneses en el extranjero a que se unan a su iniciativa con manifestaciones frente a los organismos internacionales. OTAN, POR UNA UNIDAD DE PROPÓSITOS DONALD H. RUMSFELD, Secretario de Defensa de EE. UU. H El presidente sirio coloca a su cuñado al frente de la inteligencia militar AFP DAMASCO. El presidente sirio, Bachar al Assad, nombró a su cuñado, Assef Chaukat, al frente de la inteligencia militar, en sustitución del general Hassan Jalil, según anunció ayer una fuente oficial siria. Esta medida se tomó hace una semana, precisó el mismo portavoz, es decir, antes del asesinato el lunes del ex primer ministro libanés Rafic Hariri. Este nombramiento es un procedimiento normal y de rutina dado que el general Jalil llegó a la edad de retiro, agregó. Fuentes diplomáticas occidentales indicaron que el anuncio del nombramiento el viernes en lugar del lunes, como estaba previsto inicialmente, va en el sentido de mostrar una voluntad de cambio tras el asesinato de Rafic Hariri. AN pasado 40 años desde que fui parlamentario de la OTAN. Así que espero que me permitan hacer algunas observaciones personales sobre la duradera relación que ha existido entre los países de la Alianza. Ha habido épocas en que los expertos sabelotodo predecían que la Alianza Atlántica se desmoronaría, que se volvería irrelevante, que ya era historia. Y desde luego eso es lo que nuestros enemigos habrían deseado. Saben que las divisiones y las diferencias benefician a su causa. Pero nosotros sabemos que nuestra seguridad colectiva depende de nuestra cooperación, respeto y entendimiento mutuos. Consideren los acontecimientos históricos acaecidos desde el año pasado. Y yo diría que algunos no se habrían producido si no fuera por las contribuciones de algunas personas de esta sala: -La OTAN incorporó a siete nuevos miembros, ansiosos por contribuir a la Alianza de forma importante. -En Afganistán, ocho millones de votantes, un 40 por ciento de ellos mujeres, escogieron a su primer presidente elegido democráticamente en 5.000 años. Piénsenlo. Asistir a la inauguración con el presidente Karzai fue un acontecimiento verdaderamente memorable para mí. -Y en la Autoridad Palestina, un presidente elegido democráticamente ofrece la esperanza de una nueva oportunidad para la paz. -Los ucranios han demostrado la solidez de su compromiso con unas elecciones libres y justas. -Y en Irak, los antiguos súbditos de Sadam Husein votaron por primera vez con papeletas que ofrecían 70 partidos políticos en lugar de sólo uno. Pasé la Nochebuena con nuestras fuerzas en Irak mientras se preparaban ansiosamente para esas elecciones. La semana pasada tuvo lugar mi primer viaje a Irak desde que se celebraron los comicios. Puedo decirles que el pueblo iraquí está orgulloso de su logro. Y tiene motivo para estarlo. Incluso después de que estallara una bomba suicida en una sede electoral, los iraquíes fueron a votar. En todo el país, los votantes llegaban con muletas y carromatos de burros. Pasaban junto a carteles que amenazaban: Si votas, estás muerto Pero votaron. El día de las elecciones, las fuerzas de seguridad iraquíes protegieron con un perímetro interno y otro externo a más de 5.000 sedes electorales y lo hicieron bien. Son unas fuerzas valientes que algunos detractores todavía tratan de despreciar. Piensen en los efectos transformadores que pueden tener estas elecciones. Haciendo frente a amenazas de bomba y decapitaciones, los iraquíes salieron vacilantes. En algunos casos, merodeaban por las sedes electorales sin entrar, esperando a ver qué hacían los de- más, y descubrían que todos estaban allí por la misma razón, y acabaron por entrar todos. Durante años, bajo el Gobierno del dictador iraquí, ciudadanos decentes aprendieron a guardarse sus ideas, creencias y esperanzas para sí mismos. Imaginen su sorpresa al enterarse de que todos los que les rodeaban sentían ese mismo deseo de votar. La experiencia, de esas que cambian la vida, debió de aportarles un enorme coraje y un fuerte sentido de identidad nacional, así como individual, además de asestar un golpe certero a los extremistas cuya ideología estaban rechazando tan claramente los electores. Aunque ha habido diferencias sobre Irak, dichos problemas entre viejos amigos no son nuevos. Las detenciones de extremistas islámicos el pasado mes por parte de las autoridades francesas y alemanas demuestran la necesaria labor para vencer en la lucha contra los radicales. A menudo con discreción, EE. UU. y otros países comparten información de espionaje, capturan a terroristas y desbaratan sus finanzas. Y gracias a nuestro trabajo conjunto, aproximadamente tres cuartas partes de los líderes conocidos de Al Qaida han sido asesinados o capturados y otros todavía siguen huidos. Esta importante labor se extiende más allá de la Alianza Atlántica, como debe ser, a una coalición de 90 países que incluye a viejos amigos de todos los continentes, muchos de ellos aquí presentes, y más recientemente, dos nuevos aliados con capitales en Kabul y Bagdad. Se necesitará a muchas naciones para ayudar a los afganos y a los iraquíes a llevar la democracia a lugares en los que gobernaban los tiranos y donde una vez se entrenaron los terroristas. Porque conocemos el valor de la democracia, estamos con quienes la eligen libremente. En Afganistán, la OTAN está dirigiendo la Fuerza de Donald Rumsfeld AFP Aunque ha habido diferencias sobre Irak en el seno de la Alianza, dichos problemas entre viejos amigos no son nuevos El pueblo iraquí está orgulloso de su logro. Y tiene motivo. Incluso después de que estallara una bomba en una sede electoral, fueron a votar Asistencia a la Seguridad Internacional. Todos los países de la OTAN, creo, han tenido personal en Afganistán, y más de la mitad de las naciones de la OTAN han desplegado unidades en Afganistán e Irak. En Irak, el pueblo rechaza la ideología de Bin Laden y Zarqaui. Y a medida que el pueblo iraquí avanza a través de lo que sin duda va a ser un camino lleno de desafíos hacia la democracia, más países están con él. Muchas naciones de la OTAN han accedido a ayudar al personal de seguridad iraquí, a organizar escuelas superiores de guerra y academias militares, y otros a ofrecer fondos y enviar equipamiento para las Fuerzas de Seguridad iraquíes. Éstos son signos bienvenidos y alentadores, y el pueblo iraquí está agradecido. Le manda un importante mensaje a los extremistas: están en el bando equivocado de la historia. Ésta es una etapa histórica para la libertad y la democracia. Los miembros de la OTAN comparten mucho más que la Alianza Atlántica; vínculos y propósito, una herencia de libertad, y una llamada a enfrentarse a la violencia de los extremistas y a derrotarla unidos. Juntos hemos ayudado a proteger Kosovo. Y recientemente llevamos ayuda a las víctimas de un devastador tsunami. Cuando la comunidad atlántica está unida, son posibles grandes logros. Nuestra unidad no implica uniformidad de tácticas o ideas, sino una unión de propósitos. Y aquellos que desean sistemas políticos libres y se benefician de sistemas económicos libres, comparten esperanzas similares. Y, trabajando juntos, esas esperanzas pueden hacerse realidad para muchos más que ansían la libertad. Como dijo una vez Winston Churchill de nuestra Alianza Atlántica: Si estamos juntos, nada es imposible