Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 SÁBADO 19 2 2005 ABC Internacional Mueren al menos 35 iraquíes en ataques contra mezquitas y procesiones chiíes Cinco atentados provocan un baño de sangre durante la gran fiesta religiosa del chiismo b Dos periodistas de una televi- sión indonesia fueron secuestrados en la rebelde ciudad de Ramadi, en el Triángulo suní, cuando viajaban entre Ammán y Bagdad ABC BAGDAD. Cinco atentados mataron ayer al menos a 35 personas en Irak durante la Ashura, la principal celebración religiosa chií, y convirtieron así la jornada de ayer en la más sangrienta desde las pasadas elecciones, boicoteadas por gran parte de la población suní y en las que la coalición de partidos religiosos chiíes consiguió una espectacular victoria. Cuatro de los cinco ataques fueron llevados a cabo en Bagdad. Dos de los atentados fueron cometidos junto a dos mezquitas chiíes, justo unos minutos antes de la oración del viernes. Un tercer ataque fue perpetrado contra una procesión religiosa chií. El cuarto atentado fue contra un puesto de control vigilado por la Guardia Nacional en un barrio suní. Y ya en la tarde, un coche bomba estalló frente a la mezquita chií de Iskandariya, a unos 50 kilómetros al sur de la capital iraquí. Todos estos ataques parecen tener como objetivo la provocación de una guerra civil entre suníes y chiíes tras unas elecciones que habían suscitado una cierta esperanza de estabilidad que vuelve ahora a romperse en añicos. Las autoridades habían puesto en estado de alerta a las fuerzas de seguridad y habían cerrado las fronteras del país para impedir que se repitiera lo ocurrido el año pasado, cuando más de 170 personas murieron en diversos atentados perpetrados en Bagdad y la ciudad santa de Kerbala. Ashura, martirio y eterna derrota de un pueblo MADRID. La Ashura es la principal conmemoración religiosa de la comunidad chií, que recuerda así la muerte del imán Husein a manos de Chemer ben Yauchan, a las órdenes del califa suní Yazid. Se trata de una peregrinación de duelo que conmemora un martirio y una pérdida militar, pero que, sobre todo, resuena como un grito de dolor por lo que los chiíes consideran el origen de su eterna derrota: el aciago asesinato que les marginó de la historia. Durante el antiguo régimen, el martirio del imán Husein era conmemorado entre fuertes restricciones y muy severas medidas de seguridad. Este año, sin embargo, la Ashura cobra una nueva naturaleza tras la arrolladora victoria electoral de la Alianza chií en unos comicios que fueron boicoteados por la mayoría de la población suní. Podría haber sido la Ashura del jubiloso regreso del chiismo al río de la historia, pero el baño de sangre nos recuerda que tal vez el martirio de Husein y sus herederos aún no ha terminado. can un enfrentamiento entre suníes y chiíes: Matan a inocentes desarmados, a mujeres y niños que sólo quieren honrar las ceremonias de la Ashura. Pero estos ataques terroristas no nos intimidarán ni nos harán cambiar el camino que elegimos, que es el de la libertad frente a la tiranía y la opresión. Hemos elegido el camino de la hermandad, la cooperación y la unidad entre suníes, chiíes, kurdos y cristianos. Y nada nos hará desviarnos de nuestro camino subrayó. Además de esta cadena de atentados dirigidos contra la comunidad chií, cinco soldados estadounidenses murieron y otros cuatro resultaron heridos en diversos ataques llevados a cabo en las localidades de Mosul, Balad y Diwaniya. Las dos primeras son ciudades situadas en el Triángulo suní en el que es muy activa la insurgencia. Un herido en uno de los atentados de ayer es recogido en un hospital de Bagdad Un chií, con el rostro cubierto de sangre, canta en la celebración de la Ashura Diwaniya, en cambio, es una ciudad en la que prácticamente toda la población es chií. En Kirkuk un turcomano murió por la explosión de una bomba artesanal cerca de una mezquita. Y en las inmediaciones de Kerbala, los cadáveres de dos de los hijos del jefe de la policía de la ciudad santa chií de Nayaf fueron descubiertos acribillados a balazos. Por otra parte, dos periodistas de una televisión indonesia- -una mujer AFP Mezquitas atestadas Pese a ese sangriento precedente y al peligro que se cernía, las mezquitas chiíes estaban ayer atestadas de fieles y peregrinos que han acudido en masa a conmemorar la fiesta de la Ashura o martirio del imán Husein, la principal celebración de la comunidad chií. Están asustados de nosotros. No son musulmanes. Son infieles afirmó a la televisión Al Yasira, Walid al Hilly, una de las principales figuras del partido religioso chií Al Dawa, quien insistió en que los ataques bus- y un hombre- -fueron secuestrados ayer en la rebelde ciudad de Ramadi cuando viajaban de Ammán a Bagdad. Un vídeo entregado a la agencia AP muestra a los dos periodistas flanqueados por enmascarados armados, que exigen al Gobierno indonesio que aclare su posición en el conflicto y explique qué hacían los periodistas en Irak. Amenazas Estamos investigando el motivo por el que habían venido al país, y pedimos al Gobierno de Indonesia que clarifique su posición y nos de explicaciones de lo que hacían estos dos. De lo contrario, los mataremos amenaza uno de los encapuchados. El presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, respondió de inmediato que los dos periodistas sólo es- Cinco soldados norteamericanos murieron ayer y otros cuatro fueron heridos en diversos ataques de la insurgencia