Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional CONSEJO DE MINISTROS SÁBADO 19 2 2005 ABC Otros acuerdos Políticas de empleo. Acuerdo para otorgar 2.355 millones de euros en 2005 entre las Comunidades para fomentar políticas activas de empleo. Otros 221 millones, para rogramas sociales. Indemnizaciones. Aprobada una partida de 15,2 millones de euros para indemnizaciones a participantes en operaciones internacionales de paz. Ampliación del Archivo de Salamanca. Se expropiará el Palacio de Orellana, en Salamanca, para ampliar el actual Archivo de la Guerra Civil con 4.000 metros cuadrados más. Nace Expoagua Es el nombre dado a la sociedad estatal que organizará la Expo de Zaragoza en 2008. El Gobierno sustituirá las dietas de altos cargos en empresas públicas por más sueldo Castigará sin contratar con el Estado a las empresas que violen la incompatibilidad MANUEL MARÍN MADRID. Que los altos cargos de la Administración van a ver suprimida la grandilocuencia de los tratamientos; que se endurecerá su régimen de incompatibilidades; que se les sancionará en el caso de que lo vulneren; o que serán testigos mudos de cómo su patrimonio sale a la luz vía Boletín Oficial del Estado ya lo anunció el Gobierno el pasado 10 de diciembre, cuando el Consejo de Ministros sentó las bases de lo que será su propuesta de Código de buen gobierno del Gobierno Pero ayer, el Consejo de Ministros fue un paso más allá al aprobar un programa de actuaciones que, como primera providencia, se plasma en un proyecto de ley ya remitido a las Cortes que regula los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los altos cargos y el necesario aval parlamentario para los aspirantes a órganos supervisores y reguladores del Estado, la Fiscalía, RTVE o la CNMV. Igualmente, se plasma en un acuerdo sobre el Código del Buen Gobierno que preconiza la supresión de los tratamientos oficiales ahora vigentes, como excelentísimo o ilustrísimo; la transparencia informativa acerca del funcionamiento de los servicios públicos; la dedicación en exclusiva al cargo político; la prohibición de aceptar regalos; o la austeridad en el uso del poder Todos ellos se irán desarrollando en los próximos meses mediante decretos u órdenes ministeriales, aunque el ministro de Administraciones Públicas negó que se tratase de un troceamiento de su proyecto inicial. Las novedades introducidas ayer por el Gobierno- -tras haber superado las reticencias expresadas desde algunos Ministerios hacia algunas de las medidas, como la publicación de patrimonios- -afectan principalmente a dos áreas: a la remuneración de los altos cargos que participan en consejos de administración de empresas públicas y al régimen de sanciones. Pendiente de un informe de Economía De hecho, el Gobierno ha decidido que pase a mejor vida la vieja práctica de percibir dietas por la mera asistencia a las reuniones de esos consejos. Eso sí, nadie perderá un sólo euro ya que la intención del Ejecutivo es que esas dietas sean de alguna manera incluidas en las nóminas en forma de pluses o complementos por su actividad. No habrá, pues, supresión de las dietas, sino su inclusión en las nóminas como compensación, según anunció Sevilla. En cualquier caso, esta iniciativa está pendiente de un informe del Ministerio de Economía para determinar cómo y cuándo hacerlo realidad. Afectará a 249 altos cargos. Respecto a las sanciones, además de la prevista apertura de expedientes o de las prohibiciones a empresas para contratar ex cargos públicos durante los dos años posteriores a su función si la actividad empresarial está directamente ligada a decisiones de ese cargo, el Gobierno añade tres nuevas medidas. La primera es que quien incurra en incompatibilidad perderá el derecho a cobrar la pensión indemnizatoria tras su cese como cargo público o, en su caso, tendrá que devolverla; la segunda es la inhabilitación para que una empresa que contribuya a vulnerar el código pueda contratar con la Administración durante un máximo de dos años. Y la tercera es la destitución del cargo público en el caso de que se detecte una vulneración flagrante y grave del código.