Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 2 2005 Nacional 13 REFERÉNDUM EUROPEO VEINTE RAZONES ELEMENTALES PARA VOTAR SÍ CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN n uno de esos episodios nacionales de conmovedora irresponsabilidad personal y colectiva, los ciudadanos asistimos, atónitos o abochornados, a la repetición de la tendencia española a la crítica histérica, la mojigatería ideológica y el energumenismo argumental. Repentinamente, miles de conciudadanos en riguroso desacuerdo en casi todo se han encontrado en algo: la Constitución europea es un bodrio y hay que rechazarla. En esto no se aprecian diferencias entre españoles a secas y secesionistas catalanes, vascos y de otras patrias de bolsillo. Ni entre izquierdistas y tradicionalistas, alternativos y conservadores, apocalípticos e integrados. El sucesor imaginario del alcalde de Móstoles suscribe el mismo bando que los secesionistas y antiglobalizadores: todos con el Pueblo (el suyo, claro) y contra el Estado. La exigencia de elección excluyente pone en mal lugar, el de los resignados y posibilistas, a los que pensamos que esta Constitución europea es necesaria, a pesar de que el texto sea pesadamente burocrático, ofrezca un esquema institucional como de galimatías y muestre una ambición política insuficiente. Por eso me animo a exponer algunas razones sencillas y elementales para votar favorablemente el día veinte. Son razones parecidas a las que hacen que la gran mayoría apoyemos la Constitución española, el Derecho Internacional o la Declaración de Derechos Humanos (textos que, por cierto, muy pocos de nosotros han leído íntegramente) Son razones, me atrevo a sospechar, de sentido común. Ahí van algunas: 1. Porque una Constitución que no gusta a todo el mundo y que satisface sólo en parte las aspiraciones de los distintos países, grupos y personas es, sin duda, una Constitución adaptada a la realidad en que vivimos y por tanto razonable. Si a usted le parece que en algunas cosas se pasa y en otras se queda corta esa es, sin duda, una buena señal. E 2. Porque Europa no puede, por principio y por motivos prácticos, seguir siendo un club de gobiernos de los Estados miembros; necesita convertirse en el club de los ciudadanos de los Estados. Esa es la meta principal que persigue adoptar una Constitución común: una ciudadanía europea sumada a la nacional. 3. Porque tal como están y estarán las cosas en el mundo, es y será mucho mejor tener 450 millones de conciudadanos que cuarenta. No se deje engañar por los paraísos de bolsillo, cerrados en sí mismos y ajenos al resto del planeta: no existen ni existirán. 4. Porque en los últimos siglos Europa ha herido al mundo, y a sí misma, con dos guerras mundiales y muchas otras guerras, revoluciones, invasiones y genocidios. La progresiva conversión de Europa en un espacio común y compartido ha demostrado tener la capacidad de conjurar nuestra tendencia a resolver problemas con masacres. 5. Porque esta Constitución incluye medidas preventivas contra los partidos totalitarios y antidemocráticos que eventualmente puedan hacerse con el gobierno de un Estado miembro, de modo que un Mussolini o un Hitler lo tendrían mucho más díficil. 6. Porque declara inviolables los territorios y fronteras de los Estados miembros y los derechos de todos sus ciudadanos, incluso dentro de sus respectivos Estados y a pesar de sus gobiernos (cosa que nos interesa especialmente a la mitad de los vascos) 7. Porque acabamos de rememorar la liberación de Austchiwz, monstruosidad nacida de la negación activa de todo lo anterior. 8. Porque niega el llamado derecho de autodeterminación de partes de los Estados miembros, cerrando la puerta a la secesión de Estados étnicos que destruyan los Estados de derecho y nos devuelvan a las guerras del pasado o llevan a tragedias como las de Yugoslavia. JAVIER PRIETO Bandera de la UE izada el jueves en la Plaza de Colón de Madrid El proceso de unión impulsado por la Constitución hará menos viable la volatilización de España en una docena de taifas gobernadas por otros tantos gansters 9. Porque no reconoce a los pueblos, tribus o sectas la condición de sujetos políticos interpuestos entre ciudadanos y Estados, e ignora los derechos colectivos legendarios y tribales, casi siempre incompatibles con la democracia. 10. Porque- -precisamente por lo anterior- -no reconoce otros derechos colectivos que los reconocidos y desarrollados por el Derecho Internacional. 11. Porque una Europa instituída por una Constitución, por limitada que sea ésta, no tendrá más remedio que hacerse cargo de su lugar en el mundo, sin poder evadirse de su responsabilidad aduciendo debilidad política y militar. 12. Porque no debemos encomendar la defensa de nuestra libertad y bienestar comunes a Estados ajenos ni a Estados tan débiles e impotentes como son los nuestros. 13. Por la única comunidad cultural ancestral que realmente es nuestra y tiene pasado y futuro: la de Aristóteles, Dante, Cervantes, Bach, Kant, Diderot y un larguísimo y deslumbrante etcétera, que son nuestros auténticos antepasados comunes. 14. Porque la comunidad cultural que históricamente ha sido y es Europa es inseparable de su diversidad y variedad reales, de modo que la unión política y la igualdad de los ciudadanos europeos garantiza su autonomía, mestizaje y diversidad cultural (exactamente lo contrario de lo que consigue el nacionalismo étnico) 15. Porque nuestros insoportables nacionalistas, cruentos e incruentos, lo tendrán mucho más díficil en la Europa del nuevo Tratado constitucional y quizás hasta pierdan su clientela, reducidos a lo que son: partidos y facciones aldeanas. 16. Porque el proceso de unión impulsado por la Constitución hará mucho menos viable- -aunque no imposible, porque siempre dependerá de nosotros- -la volatilización de España en una docena de taifas gobernadas por otros tantos gansters. 17. Porque esta Constitución es una de las pocas cosas en que están de acuerdo las grandes corrientes de opinión y los partidos políticos nacionales, y no es momento para mezquindades partidistas, sino para reforzar el consenso en lo que nos une. 18. Porque no les gusta nada a Llamazares, Carod, Ibarretxe y el resto de ganapanes políticos que medran explotando diferencias folklóricas nimias e ideologías del siglo XIX. 19. Porque no puede ser tan mala si les parece fatal a personajes como Javier Sádaba, Lolo Rico, Jorge Verstrynge y Francisco Letamendia pues, según dicen, esta Constitución no consagra una alternativa real al modelo civilizatorio que representa Estados Unidos (que es básicamente semejante al europeo: la civilización es única) 20. Y en último lugar, pero no menos importante, porque ETA pide el NO.